Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Patricio Peñalver Ortega escriba una noticia?

Paisaje para después de la fiesta

05/01/2012 19:40 2 Comentarios Lectura: ( palabras)

En mitad de las fiestas, han subido los impuestos de las rentas de trabajo con alevosía y nocturnidad y han congelado el salario mínimo, castigando básicamente a los trabajadores y a las clases medias, dejando caer todo el peso del pago de las crisis sobre sus espaldas

Antes, cuando gobernaba Zapatero, la cosa estaba fatal, pero la caverna mediática no maullaba ni decía que había que echar una mano por el bien de España. Su consigna era dar caña. Ahora que hace casi un mes, que más parece un año, que el gobierno de Mariano Rajoy manda y ordena, con tan solo dos consejos de ministros y el subidon de impuestos, y nos piden que por España. ¡Viva España!, en una inquietante y nueva vuelta de tuerca, nos ajustemos un par más de ojales el maltrecho y ajado cinturón.

En mitad de las fiestas, han subido los impuestos de las rentas de trabajo con alevosía y nocturnidad y han congelado el salario mínimo, castigando básicamente a los trabajadores y a las clases medias, dejando caer todo el peso del pago de las crisis sobre sus espaldas. La crisis que han gestado unos cuantos piratas financieros, que en río revuelto siguen ganando millones a espuertas, la han socializado por todo el morro.

De esta pertinaz crisis que al parecer algunos nos quieren hacer creer que nos ha caído del cielo, debería saber mucho el recién ministro de Economía Luís de Guindos, que trabajó para la empresa Lehman Brothers que infectó el sistema financiero. Por supuesto, que no nos hemos caído de un guindo.

Antes de que gobernará Rajoy la caverna mediática rugía y arrojaba cientos de litros de tinta de calamar para ensombrecer el paisaje y confundir al paisanaje; ahora los mininos se ríen de agua y se mean por la pata abajo y los loros le dicen a los loros: “Cágate lorito”.

Ay, Facundo o Abundio, como cambian los tiempos, lo que antes era negro ahora es azul o gris marengo, depende del cristal con qué se mire y donde se decía Diego se dice dijo; un mes antes de las elecciones decía el actual ministro de Economía Cristóbal Montoro, que la subida de impuestos traería más paro. Y ahora…

Y es que no hay más que mirar las hemerotecas: un 26-9-2009 nos espetaba Mariano Rajoy: “La subida de impuestos no se justifica y es claramente insolidaria con las clases medias”. Un par de años, más tarde, 19-12-2009 volvía a decir: “Mi intención es no subir los impuestos…en la situación actual no me parece lo más razonable”.

En esa misma línea, el 28-4-2011, Javier Arenas, manifestaba: “La subida de impuestos es letal para el consumo, la inversión y la creación de empleo”. Y Esteban González Pons, subrayaba: “Rubalcaba está empeñado en subir los impuestos y Rajoy, en bajarlos”.

En fin, sobran palabras para los buenos entendedores.

Mariano Rajoy y el Partido Popular basaron toda su artillería para conseguir el poder en que ellos eran la clave para crear empleo y que no subirían los impuestos. Hasta el momento ni se ha presentado un plan para generar empleo y han mentido claramente con la subida de impuestos. Ya en una conversación de barra de café, a principio de año, pude oír una conversación de unos votantes del Partido Popular que se sentían estafados. La cosa acaba de empezar con un ajuste de caballo, otra vez la venta, en rebajas, de las pocas empresas públicas que quedan; hasta convertir al Estado en una empresa privada más. Y unos recortes intolerables que pagaran los que menos tienen y los que no han generado esta crisis.

Se acaban las fiestas y se apagan las últimas luces de las ciudades y de los pueblos; muchos con amargura podrán comprobar que los reyes magos que nos acaban de poner Mariano Rajoy y sus liberales no venían de Oriente; en la nueva versión los reyes vienen de Alemania y de Francia, y el papel de Gaspar y Melchor lo protagonizan la Merckel y el Sarkozy, porque el negro Baltasar quizás se haya quedado en el camino o haya perecido en el cuerno de Africa.

Se acaban las fiestas, y nos queda el paisaje desolado, se apagan las luces. Y ahora como se dice por estos lares, después de comer el pavo, a cagar las plumas.


Sobre esta noticia

Autor:
Patricio Peñalver Ortega (49 noticias)
Visitas:
880
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

Andrés (06/01/2012)

El mismo cuentoero qué pasa, por qué no se puede votar esta noticia ni se contablizan las visitas?

2
+ -
Responder

Edug (07/01/2012)

Buen artículo y reflexión. Ahí va mi voto.