Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que John Miller escriba una noticia?

Paloma Herrero (DEP) y el arte canario

07/04/2015 15:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Otra personalidad de la cultura insular en plenitud de facultades se nos va, dejando un vacío difícil de llenar. Madrileña de nacimiento y grancanaria de adopción, Paloma Herrero tuvo aportaciones importante a la hora de valorar y configurar el arte canario contemporáneo a través de frecuentes colaboraciones en la prensa regional, el comisariado de exposiciones y la presentación de las mismas. Llegada a la isla desde niña fue nombrada hija adoptiva de la capital en 2012. Paloma era, sobre todo, una mujer cercana y activa que no había perdido la alegría de vivir a pesar de sus achaques de diabetes y del hecho de moverse en silla de ruedas desde hacía algún tiempo. Esa dificultad nunca la alejó de calle, no le impedía asistir animosa a los acontecimientos culturales, siempre custodiada por algún miembro de su numerosa familia. Profesora de enseñanza media, crítico de arte y académica correspondiente de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, fue una notable pedagoga y divulgadora, ayudó a consolidar muchas vocaciones, supo ser consejera y guía de una parte notable de los creadores de esta tierra. Como señaló el director del Museo de Néstor, Daniel Montesdeoca, fue una mujer con una constante preocupación por dar a conocer el patrimonio, y por ello se dedicó a rescatar las figuras del arte de las islas, ya fueran pintores, acuarelistas o escultores, y ponerlos en el lugar que les corresponde. Miembro de las Asociaciones Española y Madrileña de Críticos de Arte, formó parta también de la Asociación Internacional de Críticos de Arte desde 2006. En su labor como comentarista, alcanzó el premio de investigación periodística Antonio Rumeu de Armas, convocado por el periódico El Día, por un artículo sobre el gran muralista gomero José Aguiar. Su actividad profesional le llevó, asimismo, a ejercer el comisariado en numerosas exposiciones celebradas en la capital grancanaria, como las protagonizadas por Néstor, Jane Millares, Yolanda Graziani o Paco Navarro.

Precisamente nos vimos hace apenas un mes en la inauguración de la que debió ser la última exposición que presentó. Sucedió en la bodega de Parrado, en San Francisco de Paula, bello edificio del siglo XVIII restaurado con primor en la madera de sus techos, puertas y ventanas, donde Paco Navarro colgó una muestra de óleos a la espátula, que titulaba Expresiones, con paisajes de la ciudad y la isla. Como siempre, su intervención fue ligera y sustanciosa, allí, delante de docenas de asistentes dijo justo lo que tenía que decir. Porque ella siempre improvisaba, sabía captar la atención del auditorio sin leer nota alguna y explicarse en unas breves pinceladas. Allí, al abrigo de una copa de vino en una tarde de invierno, todavía alcanzamos a hablar de tantas cosas, su empatía tan a flor de piel, y ahora la noticia de su muerte, como tantas otras, constituye un grito en el vacío. Porque Paloma Herrero fue una mujer tremendamente dispuesta a ejercer la generosidad. No en vano en nuestra larga etapa en el Club Prensa Canaria intervino en innumerables ocasiones dejando pruebas de su manera ágil y dinámica de comentar las muestras artísticas. Aquella sala de exposiciones con entrada por la calle Murga la vio ejercer con mucha frecuencia su manera tan pedagógica de afrontar el arte vivo. Tenía una forma tan simple y a la vez tan profunda de comentar, tan alejada de academicismos y tecnicismos, que la hacían muy cálida y efectiva. Porque su preocupación por los demás fue una constante en su vida, y como prueba podemos citar su empuje para que se incluyera a los artistas de la región en el Diccionario de pintores y escultores españoles del siglo XX.

Más sobre

Pedagoga de excepción durante más de cuarenta años, impartió sus clases en los institutos Isabel de España, La Isleta, Cairasco de Figueroa y Guanarteme. Autora de publicaciones y artículos en revistas especializadas de Madrid, Barcelona, Gran Canaria, Tenerife y Santander, así como en periódicos canarios y de la Península, intervino también en radio y televisión. Su libro Veinticinco años de Arte en Canarias, las fichas de Canarias y de la Península para el Diccionario de pintores y escultores del siglo XX, en 16 tomos. Su intervención en las Bienales de Bellas Artes de la capital y de Teror supusieron una radiografía cabal del arte joven que se estaba haciendo en las islas, porque ella siempre tuvo una mirada exacta sobre lo serio y lo frívolo, sobre lo trascendente y lo intrascendente, sobre lo sustancial y lo episódico en el arte actual. Recibió premios de investigación y periodismo, entre ellos el León y Castillo, el del centenario de El Museo Canario, el Doramas del ayuntamiento de Arucas y el Rumeu de Armas del periódico El Día. También hizo pinitos en las letras, así fue seleccionada en un concurso de poesía amorosa convocado en Palma de Mallorca y fue accésit en la primera edición del premio de poesía romántica Cristina Amenedo, de la Sociedad Artística Ferrolana. Y, por encima de todo, Paloma fue una madre protectora para muchos talentos que despuntaban. Siempre tuvieron a mano su orientación, su consejo, su análisis y sus recomendaciones. La Junta directiva de la Escuela Luján Pérez iba a nombrarla socia honorífica, ya que tuvo una constante vinculación con los artistas de dicho centro, a los que apoyó con su críticas en los periódicos. Es deseable que esta entidad aglutine un homenaje en las mejores condiciones posibles.

Fue reivindicativa y luchadora, como ejemplo citemos el hecho de que en las Bienales de Bellas Artes de la ciudad de Las Palmas era lamentable la ausencia de las mujeres en los jurados. Ella consiguió romper tal barrera en los años 80, años de cambio en todo el país, años en los que la mujer empezaba a incorporarse también a la creación literaria y artística. Viuda de Luis González Cerecedo, trajo al mundo nueve hijos. Paloma, buena gente, debe ser recordada porque personas como ella no abundan en el mundillo de las letras y las artes de este ni de cualquier otro lugar.


Sobre esta noticia

Autor:
John Miller (972 noticias)
Fuente:
blogdeleonbarreto.blogspot.com
Visitas:
320
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.