Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lola Duque escriba una noticia?

El peligro de los radicalismos políticos en tiempos de crisis

15/06/2011 21:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los extremos se tocan y si queremos no repetir errores, debemos tomar nota del pasado

Inmersos en una crisis económica mundial que no ha dejado títere con cabeza, los especiales acontecimientos en el ámbito social y político que se están sucediendo deberían ponernos sobre aviso para no volver a caer en antiguos errores de la historia.

La frase atribuida al político argentino Nicolás Avellaneda: "los pueblos que olvidan su historia estan condenados a repetirla", puede recobrar vigencia pues ahora, tres cuartos de siglo después, quizás se está dibujando un escenario similar y nuestra memoria histórica parece aquejada de un cierto alzheimer

La crisis del 29 de la que últimamente se ha hablado tanto en comparación con la que ahora sufrimos, provocó en todos los países una inestabilidad política y social muy parecida a la actual.

Tras el crack de la Bolsa neoyorquina, la quiebra financiera hizo patente la escasa solidez de las políticas económicas de todos los países y aunque toda la población sin excepción se vió afectada, las clases más humildes, la clase obrera fué la más dañada.

La falta de liquidez y la negativa de los bancos a conceder préstamos, obligó al cierre de muchas empresas y el "boom urbanístico" que vivía Europa reconstruyéndose y modernizándose después de la I Guerra Mundial, se frenó de golpe y las cifras de paro se dispararon.

En éste contexto, tendencias radicales como el fascismo de Mussolini o el nacionalsocialismo de Hitler, aunque ya tenían un recorrido previo pues surgen de lecciones mal aprendidas después de la I Guerra Mundial, encuentran en ese caos, un campo suficientemente abonado para enraizar sus posturas.

El descontento generalizado de la población busca un culpable y un líder y paradojicamente es la clase obrera la que en muchos casos hace que estos totalitarismos tengán cabida.

Es un escenario donde cualquier postura extremista parece ser la única solución viable a la crisis.

En el caso español, la crisis llega en plena Dictadura de Primo de Rivera y aunque abre una puerta a la libertad que suponía la II República, ésta se instaura en un clima donde los fanatismos extremistas estaban tomando fuerza y solo necesitaban un poco más de tiempo para hacerse dueños de la situación.

La clase trabajadora, ha podido querer mirar a la izquierda y a los sindicatos pero realmente ahora se les ha dado la callada por respuesta

Volvamos ahora al tiempo actual. Llevamos casi cuatro años de crisis y los Bancos han repetido uno a uno los errores del pasado y todos los Gobiernos se lo han permitido e incluso se los han justificado. El paro está adquiriendo cifras desorbitadas y tal vez son los países que han apostado por mantener de alguna manera políticas sociales que amortigüen el caos en la clase trabajadora, los que más se han visto afectados económicamente.

Las ultimas elecciones celebradas en Europa, están tiñendo irreversiblemente el mapa de azul y partidos de extrema derecha están tomando aire en países como Francia.

Y en este panorama, cicatrices que no están cerradas en el Norte de Africa y en el Oriente Próximo después de un intervencionismo político brutal hace años y todavía económico en la actualidad y un abandono posterior en manos del mejor postor, han provocado lo que parecía ser lógico: la salida del pueblo a la calle.

Es inquietante la situación de España en la actualidad porque parece ser inevitable una huída hacía delante. El Partido socialista ha perdido estrepitosamente las elecciones municipales, pero no porque las haya ganado el partido popular sino porque había que buscar una salida a este entuerto.

La clase trabajadora, ha podido querer mirar a la izquierda y a los sindicatos pero realmente ahora se les ha dado la callada por respuesta.. Parece que no hay nada a la izquierda del PSOE o han hecho mutis por el foro, tal vez porque su trabajo durante los últimos años no ha sido ganar una elecciones sino simplemente estar presentes.

Confieso que aunque en un principio el Movimiento del 15 M me pareciera un atisvo de esperanza, ahora me dá bastante miedo porque ha creado unas espectativas indefinidas que pueden ser utilizadas por cualquier ideología y esto puede ser una bomba de relojería. No son buenos los extremos ni en la izquierda ni en la derecha y aunque pudiera parecernos lejana la idea de un enfrentamiento armado en la época en que vivimos, sólo nos hace falta mirar un poquito atrás para acordarnos de Bosnia, que sólo pasó hace dos o tres telediarios.

Para terminar, quiero recordar aquí un pequeño fragmento de "La canción del Elegido", que Silvio Rodriguez dedicó al mítico "Che Guevara" cuyo cumpleaños hubiera sido hace dos días:

...Y comprendió que la guerra, era la paz del futuro. Lo más terrible se aprende enseguida y lo hermoso, nos cuesta la vida".

Más artículos en

http://www.fatiguitasdecai.es


Sobre esta noticia

Autor:
Lola Duque (130 noticias)
Visitas:
5605
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.