Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crows Nest escriba una noticia?

Perdidos en el espacio tiempo

04/11/2010 17:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ver y no ver todo es lo mismo

No es fácil de comprender ni de admitir que, en pleno S. XXI, , con el tremendo legado de conocimiento y evolución humana que poseamos, descubramos a nuestros adultos gateando por el suelo con el pompis levantado a modo de periscopio. Algo no va bien en nuestra sociedad actual, se palpa a cada paso que das, pero todos a una reusan levantar la cabeza y persisten en gatear y en mirarlo todo con el inusitado ojo trasero.

Han caído en la cuenta de que la relación entre niños y niñas no va fina, y han decidido poner cartas en el asunto: Van a regular los juegos sexistas en los colegios para evitar así violencias y diferencias de género. No está del todo mal esta medida, más que nada en vista de los niños y niñas que, por tabúes tradicionales, están obligados a jugar a determinados juegos para no ser tachados de mariquitas o marimachos. No obstante, atendiendo al verdadero problema, esta medida se revela superficial como una mona que se va por las ramas.

El gran problema que hay hoy en día, no tanto entre niños y niñas sino más bien entre muchachos y muchachas, entre hombres y mujeres, es la homosexualidad social masculina de carácter obligatorio. Porque que exista un hombre maltratador es algo que nunca, tal vez, se podrá evitar, pero que los hombres dejen de detestar a las mujeres es algo tan sencillo de evitar como dejar de inducirlos a ellos irracionalmente a la homosexualidad. No obstante algo tan evidente nadie quiere constatarlo y los adultos continúan gateando y usando el pompis como único punto de mira. “¿No será que la guerra actual entre géneros, o más bien la desazón que siente el masculino hacia el femenino, tiene su origen en los juegos infantiles del colegio?” Chimpúm.

Dejemos que los niños jueguen como niños y las niñas como niñas. Masculinidad y feminidad no deben mitigarse ni relativizarse, porque constituyen la identidad existencial propia de cada cual, varones y hembras. Lo bueno y mejor es que un niño sea masculino y una niña femenina y que así lo expresen en sus juegos. La solución del problema está en enseñarles, tanto en la escuela como en casa y en sociedad, que como personas racionales son ontológicamente iguales y que poseen los mismos derechos. Enseñanza esta que debería expresarse con el respeto del hombre hacia la mujer y, tanto más, con la caballerosidad, por ser él, físicamente, más fuerte que ella.

Orientar a los niños y niñas a comprender su igualdad como personas y, por tanto, a no pisarse existencial ni moralmente debería ser tarea fundamental de los educadores. Conducirles a comprender que poseen las mismas capacidades de entendimiento, de sentimiento y de sufrimiento, y que pasarse por alto esta consideración acarrea dolor y humillación para el otro. Esa es la pedagogía que se corresponde a una cultura y a una conciencia evolucionadas.

¿Y qué? ¿Es que maestros y profesores no lo están haciendo así? Pues parece que no lo están haciendo así ni ellos ni los papás y mamas ni la sociedad entera. De hecho lo que vemos es que los adultos enseñan a niños y niñas a “comer”, a comer hombres, y haciendo así convierten a los pequeños varones en homosexuales y a las niñas las obligan a aceptar que los niños pasan de ellas y que deben aprender a piratear sexo masculino.

Tenemos pues un nudo homosexual masculino que se lo pone mal a las mujeres y que las convierte en indeseables y pesadas. No debe extrañar que a veces se peleen. Los juegos de la infancia no son los culpables.


Sobre esta noticia

Autor:
Crows Nest (18 noticias)
Visitas:
182
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.