×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

EcoliberalMiembro desde: 10/02/17

Ecoliberal

http://www.miseshispano.org

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    1.421.272
  • Publicadas
    920
  • Puntos
    0
Veces compartidas
104
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 1d

image

imageLos nuevos "socialistas democráticos" quieren hacer creer a sus seguidores que uno puede redistribuir la riqueza y el ingreso y socializar una gran parte de la economía sin dañar la producción y la productividad. Afirman que un control integral de la economía por parte del gobierno traería más justicia y más prosperidad. Los socialistas democráticos quieren más planificación y menos mercado. Sin embargo, este postulado ignora que el socialismo no falla por accidente o circunstancia. El socialismo fracasa porque adolece de cuatro defectos fundamentales de diseño.

  • En primer lugar, el socialismo erradica la propiedad privada y los mercados y elimina el cálculo racional.
  • En segundo lugar, el socialismo permite presupuestos blandos, por lo que no existe un mecanismo para descartar métodos de producción ineficientes.
  • En tercer lugar, abolir la propiedad privada y reemplazarla por el Estado distorsiona los incentivos.
  • Cuatro, el sistema socialista, con su ausencia de propiedad privada y de mercados libres, inhibe la coordinación económica del sistema de división del trabajo y el capital.
La importancia de los Precios de Mercado

El socialismo no puede traer prosperidad porque destruye las funciones de mercado de la propiedad privada. Bajo el socialismo, la propiedad privada de los medios de producción ya no existe y, por lo tanto, no existen precios de mercado para los bienes de capital disponibles. Institucionalmente, el socialismo consiste en abolir la economía de mercado y reemplazarla por una economía planificada. Al eliminar la propiedad privada de los medios de producción, se elimina la información y la valoración del mercado. Incluso si la administración socialista pone etiquetas de precio en los bienes de consumo y las personas pueden ser propietarias de bienes de consumo, no existe una orientación económica sobre la relativa escasez de bienes de capital.

Muchos partidarios del socialismo suponen que la gestión empresarial no es más que un tipo de registro o simple contabilidad. Vladimir Lenin creía que el conocimiento de la lectura y la escritura, y cierta experiencia en el uso de las operaciones aritméticas básicas y alguna capacitación en contabilidad, sería suficiente para la conducción de las operaciones comerciales. Los socialistas promueven la ingeniería y la ciencia pero creen que no hay necesidad del empresario. El régimen puede gastar mucho en educación pero cuando no hay economía empresarial, la gente seguirá siendo pobre, sin embargo.

El rol de la escasez

Los socialistas ignoran la escasez. Suponen que un plan podría estipular la asignación de bienes y servicios de acuerdo a las necesidades y carencias. Sin embargo, los planificadores deben responder cómo dicho plan debe encontrar sus estándares de valoración. Sin precios y mercados, no hay orientación sobre qué factores de producción son más y cuáles son menos valiosos. Los planificadores socialistas no tienen conocimiento de los costos del proceso de producción. Sin mercados, la estructura de valores prevaleciente sigue siendo desconocida.

La oferta en relación con la necesidad hace que los bienes sean valiosos. En una economía de mercado, los precios relativos muestran los grados de escasez. Al observar los precios, los participantes del mercado reciben la información que los guía para alinear sus decisiones económicas con las señales del mercado. El sistema de precios informa sobre escaseces relativas. No es necesario contar con un sistema integral de información detallada sobre el origen y la naturaleza de la escasez más allá de los precios para tomar una decisión racional. El sistema de precios reduce la complejidad para el tomador de decisiones individual al único número del precio. En una economía de mercado, los participantes económicos solo necesitan un conocimiento parcial para actuar racionalmente. En el capitalismo, la motivación para obtener ganancias y evitar los costos funciona como un incentivo para comportarse racionalmente. En una economía de mercado, los precios proporcionan información e incentivos simultáneamente para el vendedor y el comprador.

Toda la producción enfrenta el problema de un número casi ilimitado de formas de producir un bien. Uno puede fabricar un producto con materias primas muy diferentes, tecnologías, y combinaciones de los factores de producción y en una variedad infinita de diseños.

Estableciendo prioridades
Más sobre

Junto con la viabilidad tecnológica de un proyecto, uno debe calcular su rentabilidad. Sin costos en relación con las ventas, una evaluación técnica no tiene sentido. Que un proyecto sea técnicamente viable no significa que su realización también valga la pena. Lo que parece eficiente desde un punto de vista técnico no tiene que serlo en términos de conveniencia económica. Con los costos que quedan fuera de la consideración, la producción socialista es ciega al riesgo de producir bienes que cuestan más de lo que valen. En una economía socialista, incluso un dictador benévolo no podría proporcionar la combinación correcta de bienes en términos de precio y calidad.

Los socialistas suponen que para implantar su regla sobre la economía todo lo que se necesita es socializar las empresas privadas, reemplazar la administración e instalar consejos de trabajadores, y el nuevo orden económico florecería. Los primeros socialistas esperaban que la abundancia siguiera en gran medida porque ahora los trabajadores obtendrían lo que antes les quedaba en manos de los capitalistas como ganancias. Sin embargo, los socialistas ignoraron que la socialización de los medios de producción era solo el comienzo. Fracasaron miserablemente en el funcionamiento de la economía.

El error de la planificación económica socialista es suponer que la gestión empresarial también podría continuar como antes después de que los operadores socialistas se hicieran cargo de la gestión capitalista. Mientras que el régimen socialista puede formar administradores e ingenieros y poner a los miembros del partido en la posición de directores, estos nuevos líderes no pueden decidir de acuerdo con la escasez relativa porque ya no hay disponible un sistema de precios empresariales basado en la propiedad privada.

La realidad del socialismo es el comando y la obediencia. Sin la orientación de los mercados y los precios, la fuerza bruta rige la asignación de los bienes. La pretensión de combinar el socialismo y la democracia es tanto un fraude como la afirmación de que el socialismo traería prosperidad. El verdadero rostro del socialismo es el despotismo totalitario.

No es de extrañar que incluso un capitalismo degenerado produzca más prosperidad que el mejor socialismo. Por lo tanto, la tarea que tenemos por delante no puede ser eliminar el capitalismo en favor del socialismo sino mejorar el capitalismo. En otras palabras: hazlo más capitalista.

El artículo original se encuentra aquí.

Más recientes de Ecoliberal

Los auges artificiales y la teoría del "ahorro forzoso"

Los auges artificiales y la teoría del

En un sentido general o amplio, hemos de entender que el «ahorro forzoso» surge siempre que se produce un incremento de la cantidad de dinero en circulación o una expansión del crédito bancario (no respaldado por ahorro voluntario) que se inyecta en el sistema económico por alguno de sus concretos . Hace 6d

Por qué el estímulo fiscal no crea un crecimiento económico real

Por qué el estímulo fiscal no crea un crecimiento económico real

Para la mayoría de los expertos, un factor clave que los responsables políticos deberían estar observando es la brecha entre la producción real y la producción potencial 10/10/2018

En Europa del Este y Rusia, los recordatorios de los horrores comunistas están en todas partes

En Europa del Este y Rusia, los recordatorios de los horrores comunistas están en todas partes

Cuando nuestro tren de cercanías se detuvo en el suburbio de Tornakalns en Riga, vimos un pequeño vagón de ferrocarril parado en el lateral 10/10/2018

El problema de los cubículos y la "oficina abierta"

El problema de los cubículos y la

La National Public Radio emitió recientemente un segmento sobre el concepto de oficina abierta. Cuando volví a mi oficina, planeaba escuchar todo el segmento y cuando lo busqué en Google, hubo múltiples visitas a los segmentos de la NPR 10/10/2018

Los maestros de las escuelas públicas no están mal pagados

Los maestros de las escuelas públicas no están mal pagados

Parece que los medios de comunicación nunca dejarán de promover el mito de que los maestros de escuelas públicas están "mal pagados". El ejemplo más reciente es la historia de primera plana en Time, "Esto es lo que es ser un maestro en Estados Unidos". Time habla de una mujer que gana $55 09/10/2018

Mostrando: 16-20 de 916