×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Enrique MadrazoMiembro desde: 05/11/11

Enrique Madrazo

http://blogs.elcorreo.com/lahernia/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    283
  • Publicadas
    54
  • Puntos
    0
Veces compartidas
0
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
18/07/2012

Conteo la cadera dos tres veces al día pero parece que una debe haber sobrepasado ya la sensata juventud porque carlos simplemente se queda mirando al suelo intentando caminar casi a la paticoja evitando posar el pie entre los empalmes de las baldosas de manera que no me queda más remedio que desistir y le digo ya está otra vez los zapatos que me mastican la planta del pie izquierdo que no me dejan caminar y por lo tanto no queda más remedio hay que volverse a casa

sin embargo me apetece creer que aún me queda parte de esa inspiración que prende en los deseos ajenos y que alguna que otra vez se traduce en miradas sonrojantes provocadoras aunque comúnmente de cualquiera menos de mi marido que ha decidido al parecer ocupar y aceptar su pasividad y por lo tanto la mía

ayer por ejemplo tuve que evitar exhibir mis caderas delante del público o mejor dicho delante de sus narices intentando no atraer sus clásicos de la literatura oral es decir la cantinela del estoy cansado y poder así batirse en retirada pero no esta vez yo sonreía ajena mientras el dedo índice se me enredaba en el pelo y caray no sé su nombre pero caray

ayer por ejemplo mis caderas funcionaron como sostén andamio también como cinturón de castidad pero no puedo decir lo mismo de mis pechos ombligo labios todo era estrategia señalando acusando los ojos de él y aunque no recuerdo su nombre sé a ciencia fehaciente que era él tercera persona de un no tan singular todopoderoso masculino y yo sonreía con descaro y con los labios y entonces carlos qué todavía resiste la planta y yo qué planta pensando claro en la octava planta de un hotelito íntimo privado pero rápidamente mi marido cual va a ser la del pie izquierdo y yo oh claro dicho así a la ligera con una sonrisa en la boca y un rizo en el intuitivo dedo

esta obscuridad sirve de pretexto para la bienvenida de la noche y entonces mi marido que inequívocamente arruga los párpados la almohada como queriendo ignorar estos crujidos inconscientes que nacen de esta también mi obscura plataforma de deseo y entonces caen uno a uno todos esos suspiros inconscientes y toda la consciencia del lívido sumergiéndose sobre esta piel tan excitable y alerta y la lamparita sigue bronceando este extraño rizo que se balancea por mi frente y por su orgullo

carlos las siete dieron las siete arriba otra vez el despiertasueños se nos ha dormido pero sin embargo él mi marido sigue arrullado en blanco silencio parapetado creyendo muy en serio la probabilidad de que yo pueda despertarle media hora treinta incómodos minutos antes del desconsolador amanecer de su rutina y yo claro excusas más excusas son todo excusas anoche tardé tanto en quedar traspuesta y seguramente fue eso y de hecho puede decirse que el insomnio del deseo me confundió con la tercera persona del no tan singular casitodopoderoso masculino ese muchacho de ayer que me mantuvo en vigilia porque ambos él y yo nos confundíamos en primeras personas del plural pero claro esto último me lo callo ya pasará fue tan sólo otro ataque de lívido

sí claro respondo mientras el rizado flequillo termina por enredarse entre mis hábiles dedos llenos de torpeza

sí desde luego a las diez en punto clavadísimas estaré yo también allí contigo

sí exactamente aunque no sé cómo hiciste para conseguir este mi número pero cuelga hasta luego sí yo también pero no me salgas tan goloso ya tan pronto cuelga hasta luego

entonces cuelgo el auricular y descubro a carlos acechando a mi espalda y con esfuerzo dice también hasta luego sin la tranquilidad que le tranquiliza y lo sé ahora en este preciso instante el orgullo golpea más que nunca

no son las diez todavía pero mi cintura baila entusiasmada entre las piernas invisibles frágiles masculinas de él y no evito sonrojarme no de pudor claro porque como dije todavía no son las diez y tiempo habrá de falsa inocencia

podría decir no puede ser llueve como deseando humillar estos rizados pensamientos podría decir cómo pudo pasar pero si olvidé el papel con la dirección mi destino puerca memoria y ya serán las diez y mi cita dónde estará él dónde me dijo claro también podría decir qué mala suerte seguro dejé la dirección sobre el colchón esperanzado de la cama y carlos no creo pero seguro llegará y cogerá la dirección y adiós todo podría decir qué mala suerte quieta la cadera no hay nada que hacer pero sin embargo suspiro y espero aquí bajo la lluvia espero porque no es cierto no es casual no lo olvidé sólo preparo el cartucho

la tormenta ha sobrevolado ha conquistado mi soledad y las diez se cumplen mientras el eco de los charcos germina bajo la planta de los pies

podría decir regreso qué remedio pero no hablo diríase que incluso sonrío dejándome arrastrar por semejante complot de la cadera pechos ombligo labios

entro en la habitación me sigue de cerca el silencio y éste lentamente me desviste transforma cada escalofrío mío por una caricia suya y él carlos respira al fondo junto a la cama junto a la olvidada dirección pero sobre todo junto al orgullo éste más aferrado a sus dedos que las uñas

sé me dice carlos sé de donde vienes y yo de cerca con mi silencio

quiere decirlo pero espera

por qué pregunta y suena en sus labios masculinos como un milagro por qué como midiendo la flaqueza lejanía de mis piernas por qué como si no hubiera más camino que la resignación por qué y el colchón pavoneándose frente a nuestra insensata indiferencia y por qué dice por qué repite por qué

puedo decir ya está game over pero sin dudarlo me acerco como un suspiro y me dejo resbalar entre sus brazos masculinamente derrotados ya sin orgullo bien lejos de la olvidada dirección que estorba a un lado con la cama impecablemente desordenándose como un regalo con demasiado envoltorio

por fin puedo decir por fin puedo gritar por fin

no entiende cuánta insensata juventud cabe entre mis caderas no digamos en otros lugares no entiende si debe decir infidelidad o desliz o torpe olvido pero por supuesto debe decir algo

de verdad no entiende que una esposa alcance cierta perfección criminal en eso de fabricar posibilidades no entiende que puede llegar un momento en que da lo mismo si hay que inventar direcciones o imaginar amantes no entiende que una esposa yo misma quiera inventarse una sonrisa mientras el dedo índice va enredándose entre algún mechón de pelo no entiende el marido carlos que una esposa es decir yo misma pueda despertar a propósito media hora treinta incómodos minutos antes sobre todo cuando la realidad la verdad es que así treinta minutos antes no sólo se incomoda sino que obliga a levantar sospechas y más sobre todo si se contesta a un teléfono vacío sí desde luego a las diez en punto clavadísimas bien en voz alta no vaya a ser que carlos no escuche bien

por lo tanto puedo decir que él carlos mi marido no entiende muy bien cómo ha podido pasar pero me sigue con el tacto y puedo podemos intuir otra vez de nuevo la posibilidad de aquella insensata juventud porque mi marido carlos ha decidido ya con los pantalones descendidos al parecer desocupar y desechar su pasividad

y por lo tanto

menos mal

la mía.

Más visitadas de Enrique Madrazo

Ya pueden registrarse los dominios .loquetedelagana

Este jueves se abre el plazo para el lanzamiento de los llamados "puntos de la marca". Iniciativa que parte de la ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers), organismo encargado de asignar las direcciones del protocolo IP 11/01/2012

Regala una aplicación

Si lo que se quiere es una aplicación práctica y a la vez rentable, la última novedad es la aplicación GymPact, dirigida sobre todo a aquellas personas que necesitan ese empujoncito para ir al gimnasio, y con la que además puedes ganar algo de dinero 05/01/2012

El recurso de la descarga ilegal

Tres años le ha costado a Pablo Soto demostrar su inocencia, acusado por los gigantes de las discograficas, quienes le reclamaban 13 millones de euros por delitos contra la propiedad intelectual y por competencia desleal.. 24/12/2011

El que espera…

¿Puede el slogan de un anuncio provocar taquicardias? ¿Te puede vaciar y dejar sin sangre? Seguro que sabes la respuesta 30/11/2011

SOPA mojada

El Senado de EEUU ha postergado la ley de manera indefinida, aunque no definitiva. Las reacciones, que venían sucediéndose los últimos días, se han recrudecido en el último momento, donde las acometidas de Anonymus han culminado con el mayor ataque informático que se recuerda 21/01/2012

Mostrando: 6-10 de 64