0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    188.455
  • Publicadas
    836
  • Puntos
    0
Veces compartidas
1.221
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 6d

image Estas horas críticas en las que vivimos la impotencia, la confusión, la desafección y la rabia han hecho presa en el alma colectiva. Es un hecho que los españoles hemos perdido la confianza en todo lo que considerábamos sólido y vemos cómo se desmorona, aparentemente sin remedio, el edificio de la esperanza, de la verdad, de la realidad, del futuro. . Muchos son los motivos del desengaño, pero creo que el principal, junto con la corrupción, ha sido la crisis económica, que ha hecho retroceder a gran parte de la población, ha desahuciado a los jóvenes y ha dañado como nunca a la clase media, está en la raíz del malestar que se ha instalado en la sociedad. Ni siquiera los primeros atisbos de la tan deseada recuperación, han hecho cambiar la percepción colectiva de que el país zozobra sin rumbo. Muchas razones pueden aducir quienes sufren en su vida personal las nefastas consecuencias de la crisis. Los que han sido relegados al submundo del desempleo, los que ven recortarse sus ingresos o sus pensiones mínimas, los que han tenido que cerrar negocios y enterrar sus ilusiones. Los que no pueden conciliar el sueño ante los inexorables requerimientos de los bancos que no logran satisfacer, pese a que, como contribuyentes, tuvieron que poner miles de millones para rescatarlos mientras se recortaba en sanidad y educación. Es cierto que la realidad cotidiana para innumerables personas es penosa. Y que muy pocos pueden considerarse culpables de su suerte, pero sí víctimas de una situación que los sobrepasa. Vencerse, hundirse en la depresión o quedarse en la simple actitud plañidera es un comportamiento nocivo del que solo se pueden extraer consecuencias estériles. Es necesario mirar hacia delante, plantearse retos de superación, tomar de nuevo la iniciativa, no darse jamás por derrotados. Y, como he dicho tantas veces, exigir responsabilidades. No permitir que las conductas negligentes o criminales queden impunes, ni que las temerarias nos arrastren. Sin lugar a dudas, los políticos, bien por acción o bien por omisión, han sido en los últimos años comediantes principales en el drama colectivo y han hecho en muchos casos un papel deleznable, ya que jamás se había asistido a un divorcio tan enojoso y difícil de reconciliar entre el pueblo y sus representantes. Pero ahora, con cuatro convocatorias electorales en la agenda de este año, entran en acción otros actores: los ciudadanos; los verdaderos protagonistas, los indiscutibles soberanos de España. Si la responsabilidad de lo que hemos vivido recayó en gran parte en quienes fueron investidos para pilotar los asuntos públicos, desde el momento en que se abran las urnas el éxito o el fracaso de lo que vaya a venir corresponderá exactamente a quienes tienen la facultad de decidir: los electores. Por tanto, no es una cuestión menor lo que se haga con el voto. No puede tomarse a la ligera, ni someterse a la emoción, ni condicionarlo al impulso vengativo, ni dejarse llevar por la reacción airada. Hay que pensar antes de votar. image Aprendiendo del pasado, desde luego; pero, sobre todo, meditando con mucha atención en las metas que nos proponemos. En la España que deseamos. Porque está todo en juego. Desde las cuestiones básicas del Estado de bienestar hasta el crédito internacional, sin olvidar la extenuación de sus principales sectores productivos. Pero, para eso, se requiere pensar en tres asuntos fundamentales que no pueden olvidarse en el instante de escoger la papeleta. Uno es la recuperación económica. Otro, la limpieza en la vida pública. Y el tercero, de importancia capital en este momento, la estabilidad y la convivencia en paz. Porque nunca desde la restauración democrática ha habido en España un peligro tan inminente de ruptura, de quiebra social, de antagonismo entre iguales. No puede decirse que los partidos tradicionales, sobre los que se ha edificado la democracia, estén exentos de culpa. Además de sus errores en el Gobierno y la oposición en la gestión de la crisis, han demostrado la mayor ineptitud en el control de las prácticas corruptas. Han estado más atentos a engordar su poder que a cuidar sus propios órganos y han dejado expandir las infecciones que hoy los corroen. Han permitido que en sus despachos proliferen las conductas delictivas y el ilícito lucro personal. Y eso debe ser censurado por los buenos ciudadanos y sancionado por la Justicia. No es en absoluto admisible que salgan indemnes quienes en el PP, el PSOE y otras formaciones políticas y sindicales están gravemente sucias, envenenadas por la corrupción. No es soportable que quienes acumulan fortunas en paraísos fiscales y cuentas opacas se burlen de la sociedad y salgan a pasear como si fuesen gente honorable. Y tampoco puede aceptarse que los dirigentes políticos intenten sacudirse sus responsabilidades aportando únicamente farragosas declaraciones de inocencia y ni una sola medida que ataje el latrocinio. ¿De verdad van a quedar impunes los robos perpetrados a todos los españoles? ¿Queda alguna posibilidad de otorgar confianza a quienes lo consienten?

image Todos los grupos políticos que han permitido la corrupción están en deuda con los ciudadanos. Y obligados a reparar el daño de difícil remedio. Pero, en contra del lugar común tan impuesto hoy por el pensamiento débil, los partidos, si están limpios de corrosivas adherencias, son la clave sobre la que se edifican la vida pública y el destino del Estado. Si realmente buscan el respeto de la sociedad, han de depurarse, rehacerse, renovar personas y poner sobre la mesa ideas nuevas y programas concretos. Es urgente, porque ya prácticamente no les queda tiempo. El Partido Popular, que ha asumido desde el Gobierno el coste de la crisis, hará mal si se limita a presumir de una obra cierta, pero sesgada e incompleta. Porque aún faltan verdaderas medidas reformadoras, como la reducción de la Administración, que ahorraría miles de millones en las cuentas públicas y la haría mucho más eficiente. Por ejemplo, hoy, dice que el sistema universitario no es sostenible. En cambio mantiene las ayudas, ya a fondo perdido de las 71 cajas de Ahorros -20 veces más costosas que la universidad- por lo visto quiere dar a los universitarios un máster de corrupción. Son palabras de Montse Gomendio, novia de Wert, corrupta e infiel de palabra y obra. Muy mal hará el PP si solo confía su estrategia a advertir del peligro que traen otros -las elecciones del miedo-, en lugar de apartar a los corruptos de sus filas y proyectar ilusión con una propuesta creíble. Hecha esta vez para ser cumplida, no para lanzar brindis al sol y olvidarlos luego. Podemos es UN otro partido al que le puede votar todo ciudadano que le salga de los huevos u ovarios. Como a Ciudadanos que, por cierto, sin meterse con nadie, sin menospreciar a otros partidos con un programa económico que está siendo copiado hasta por la UE; también se les puede y debe votar, pero insisto, que cada votante, vote a quien considere más idóneo para sacar las castañas del fuego. Con Podemos tendríamos una ayuda bolivariana y con ciudadanos un estado liberal 5 de los grandes países del G8 están gobernados por liberales.....Ya queda a libre elección. No es solo en su caso donde se ha dilapidado buena parte del crédito político. Basta ver la parálisis y la autodestrucción en que está inmerso el PSOE, desbordado por sus luchas intestinas, para entender el pesimismo de gran parte de la sociedad al comprobar cómo se desmoronan pilares que siempre fueron básicos en la democracia española. Flaco favor hacen al país quienes hoy se enzarzan en la batalla interna más ridícula e incomprensible y esconden la cabeza ante la corrupción que los mancha. Los verdaderos socialdemócratas están llamados con urgencia a poner orden, a aclarar ideas y a fijar respetados liderazgos. Si no lo hacen, serán responsables no solo de decepcionar y abandonar a sus simpatizantes, sino también de dimitir de su responsabilidad como piedra angular ante toda la sociedad española. Pienso que el PSOE está llamado a la desaparición. No es menor el riesgo de fracaso en otras formaciones, hoy desorientadas o mudas de argumentos. Desde Izquierda Unida, que parece olvidar todos los esfuerzos de modernización que hizo hace años y que ahora se quieren convertir en un partido satélite de Podemos y los que se queden volverán a intentar reflotar el PCE que junto con el Carlista, ni están, ni se les espera. Los nacionalismos -llámense PNV o Anova, o Bildu, ERC o CiU- que solo recetan divisiones y son incapaces de alumbrar más ideas que la de la secesión; deben ser llamados al orden. No por ser catalán hay que votar a CiU, sencillamente, porque es un fracaso. Pero ningún fracaso puede ser más grande ni más peligroso que el triunfo del populismo demagógico e irracional. Se han visto sus efectos reiteradamente en el devenir de la historia. Quienes basan todas sus expectativas electorales en los efectos de la rabia ciudadana saben muy bien -porque lo han estudiado en sus facultades- que nada bueno se puede construir desde la cólera. Y deberían saber también que el resultado puede que sea bueno para ellos y cuantos se les arrimen para aprovecharse arteramente del poder, pero resulta nefasto y suicida para un país que aprecia la libertad, la democracia, la estabilidad y la paz. image Si la casta Tiene, ciertamente, muchas cuentas que pagar, la secta tiene mucho juego sucio que desvelar. No solo sus escandalosas connivencias con regímenes antidemocráticos; no solo sus corruptelas económicas, que los acercan a los que critican. También deben aclarar si en ese confuso magma en que se mueven disponen de un proyecto definido y compartido que vaya más allá de las simples enumeraciones infantiles. Si saben cómo casar los términos gastos e ingresos, crecimiento y esfuerzo, libertad y seguridad jurídica, aspiración y obligación. Pero, sobre todo, si pueden prometer a los españoles algo más que humo y algún otro camino que no sea el de la calamidad. Con todos estos actores políticos que reclaman el voto, más algunas opciones nuevas que pretenden captar la atención con propuestas alternativas, la próxima configuración de los ayuntamientos, y después del poder legislativo y el Gobierno, se presenta como un enigma inquietante. Concretamente porque, en el ocaso de las mayorías absolutas, ninguno de estos grupos tiene el valor de indicar de antemano qué pactos está dispuesto a hacer. Y, por tanto, resulta imposible saber en qué medida van a desvirtuar sus programas por asegurarse una porción de poder.

Análoga forma de actuar no deja de ser otra emboscada al electorado, al que se le viene a pedir, en la práctica, que vote a ciegas. Y ya está bien de corromper la democracia. Los partidos, todos, deben cambiar radicalmente su forma de hacer política y empezar a jugar limpio con los votantes. Y los ciudadanos exigírselo, para que su voto sea verdaderamente consciente y plenamente útil, pero de utilidad ciudadana.

Más sobre

Curiosidad

Como que van a cambiar el algoritmo para sacar la letra del DNI y el Gobierno es superdotado -gastan más en asesores que las dificultades económicas que dice tener Montse, la secretaria y novia de Wert.

En cada uno de los casos podemos ver que finaliza con una letra. Esa letra no es asignada al libre albedrío, sino que depende del número representado en los dígitos anteriores.

A pesar de lo que muchos piensan, la letra es fácil de calcular conociendo el número. Para ello basta con obtener el resto de dividirlo entre 23 (si tu calculadora no da el resto, lo divides cinco veces y valen los dos últimos números de la derecha) y según el resultado obtenido la letra será: A partir de ahora el 0 = T, pasará a ser el 14 = Z y en el mismo orden solo se altera la C por la L. ¿sabéis? Como que unos asesores tienen más sueldo que otros, los que menos ganan filtran las noticias.

Resto Letra Resto Letra Resto Letra Resto Letra 0 T 6 Y 12 N 18 H 1 R 7 F 13 J 19 L 2 W 8 P 14 Z 20 C 3 A 9 D 15 S 21 K 4 G 10 X 16 Q 22 E 5 M 11 B 17 V

Más recientes de Juan Pardo

Podemos y las reglas del sistema electoral.

Podemos y las reglas del sistema electoral.

José Ramón Montero, catedrático de Ciencia Política, para Blog de Juan Pardo Es probable que el sistema electoral impida que se traduzcan en escaños parte de los votos que IU o Ciudadanos logren fuera de las circunscripciones principales Hace 4d

Los responsables de la quiebra social, deben ser juzgados en las urnas.

Los responsables de la quiebra social, deben ser juzgados en las urnas.

Para ver Fútbol en vivo y gratis: Bayer 04 - Atlético de Madrid y Ársenal vs Mónaco, PINCHA AQUÍElla cobra, no trabaja ?mejor que no trabaje- Ha sido comunista, ahora de mala gana en el PP donde es vicepresidenta primera del Congreso de los Diputados o, simplemente, Celia Villalobos, no le ... Hace 5d

Monedero enseña la factura que le pagarón los bolivarianos, pero no el contenido ni el contrato

Monedero enseña la factura que le pagarón los bolivarianos,  pero no el contenido ni el contrato

Juan Carlos Monedero, en teoría, número tres de Podemos, pero en la práctica, número 1. no aporta ni los trabajos ni los contratos por los que cobró 425.000 euros. Afirma que por una cláusula de "confidencialidad" no puede aportar los informes 22/02/2015

El PSOE agoniza. Andaluces en Madrid.

El PSOE agoniza. Andaluces en Madrid.

El PSOE ha muerto, sencillamente, por dejar de ser socialista. No obstante, La elección del Secretario General por votación directa de sus militantes es un paso positivo en la renovación del partido socialista 21/02/2015

Reforma de las pensiones. Primer acto solidario PP/PSOE.

Reforma de las pensiones. Primer acto solidario PP/PSOE.

Nueva Reforma de las pensiones: El Gobierno ha remitido un documento informativo a los grupos parlamentarios, en el que apunta las líneas de la reforma de las pensiones que ha puesto en marcha 20/02/2015

Mostrando: 1-5 de 859