×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

LetrasyescenasMiembro desde: 06/07/11

Letrasyescenas

http://www.letrasyescenas.com

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    369.147
  • Publicadas
    315
  • Puntos
    0
Veces compartidas
88
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
18/02/2016

"Eres un cáncer".

...

¿Fea frase la de arriba, eh? Pues aguanté que me la dijeran. Aguanté que me la gritaran y me la escupieran a la cara día tras días sin decir ni mu. Bueno, sí, mientras lloraba. Porque yo lloraba y lloraba, era una auténtica fábrica de lágrimas y dolor. Claro que eso es normal cuando tu novio, al que quieres y asegura quererte, te dice cosas horribles.

A la frase de arriba le siguieron otras muchas igual de malas, y siempre, al final, la gran frase, la que me descolocaba: "Eres la mujer de mi vida".

Nunca sabré si de verdad lo creía o no, pero sí sé algo: él no era el hombre de mi vida. Durante demasiado tiempo me hizo sentir miserable, sola, tonta y angustiada, y todo eso me empezó a comer por dentro. Tanto me comió que me convertí en una sombra de mí misma. Adelgacé, perdí amigos, me alejé de mi familia, me volví una chica triste e insegura... Era una auténtica desconocida ante el espejo.

Cuando ahora me recuerdo, cuando pienso en esa Alba de entonces, sólo siento pena. Y a veces rabia. Y también mucho amor y compasión, porque madre mía. ¿Cómo es posible que me dejara maltratar psicológicamente de aquella manera? Ah, la gran pregunta para la que nunca hay respuesta... Aunque sí sé una cosa: ya no siento ni una pizca de la vergüenza que durante años he sentido por este tema, y por eso, y un poquito envalentonada por el magnífico Salvados que hizo el otro día Jordi Évole sobre el machismo, hoy estoy aquí.

Pues bien, ¿sabéis qué? Yo fui una chica maltratada por su pareja. Pero ahora soy una chica feliz y enamorada. #MachismoMata? Alba Úriz Malón (@letrasyescenas) febrero 7, 2016

Escribí ese tuit momentos después de que terminara el programa. Me sentí en paz, cansada ya de esconder algo tan importante. Como si el machismo y el maltrato -tanto físico como psicológico- fueran algo que hubiera que silenciar, algo hacia lo que andarse con remilgos. Y es que cuando a algo malo lo señalas como la cosa de la que no hay que hablar, el problema se hace una bola y quienes lo sufren se quedan solos ante el peligro. Por suerte, yo no estuve sola, aunque durante mucho tiempo creí lo contrario.

Durante esa relación de maltrato, que fue a más a poquitos y sin que me diera cuenta, me aislé de los míos y mi vida empezó a girar en torno a él. De pronto me encontraba aguantando humillaciones en público y ante nuestros amigos en común, discusiones descarnadas de las que por lo visto yo siempre tenía la culpa, gritos que me decían que era odiosa y que por eso estaba sola, gritos que me aseguraban que nunca podría ser ni profesora ni periodista ni nada que valiese la pena (y mira por dónde, he sido todo eso y más, y lo he hecho que te cagas), malas caras cuando salía sin él, desprecio hacia los míos y mi hogar, ceniceros volando por el balcón, mi vestido favorito roto por la mitad, chantajes emocionales durísimos, un libro roto que después arreglé con cinta adhesiva, un control agobiante de lo que hacía en internet, críticas sobre cómo me vestía, mentiras sobre los demás para hacerme creer que eran el enemigo... Y así, poco a poco, me perdí en una espiral de violencia emocional que empezó a ahogarme. Hasta que un día una discusión se le fue de las manos y llamé a la policía. Nunca me he sentido tan asustada, ni tan triste, ni tan valiente, ni tan niña. Porque yo le seguía queriendo, qué cosas...

Ese podría haber sido el final, pero por desgracia no lo fue. Estuvimos juntos un tiempo más, pero fue un tiempo malo, como era de esperar. Y luego terminamos, aunque ya ni recuerdo cómo, porque esos días se diluyen en mi memoria. Sin embargo, seguimos en contacto; de nuevo, una mala decisión. Hasta que un día esa sombra de mí misma encontró un poquito de fuerza y dijo basta. Gracias. Claro que después de cortar por lo sano la cosa no quedó ahí.

Fue entonces cuando llegaron los mails, los mensajes... A veces me escribía lo mucho que me quería y otras me decía lo mala que era. Yo leía y callaba, porque sabía que responder sería un premio. Y mi angustia y mi impotencia crecían...

Más sobre

Ya estaba entre los míos, intentando curarme a mi manera, cuando un día la ansiedad me pudo y fui a mi médica. Entré a la consulta y le dije: "Creo que he sufrido maltrato psicológico". Y me eché a llorar. Era la primera vez que verbalizaba lo que me había pasado, y de repente me derrumbé como hasta entonces no lo había hecho. De allí fui directa a una psicóloga a la que le conté cosas que nadie más sabrá, porque esa es la magia de sincerarte con una persona desconocida. Con ella empecé a tranquilizarme y recuperarme, y después, ya solita, aprendí a perdonarme. Porque durante mucho tiempo me sentí absolutamente avergonzada, y no paraba de culparme y hacerme la misma pregunta: ¿por qué había seguido con él? Con los años he encontrado varias posibles respuestas a ese porqué: primero, quizás, porque todavía no le había puesto nombre a eso que me estaba pasando; segundo, tal vez, porque me había reducido a la miseria y yo no era yo; y tercero, y de esto estoy segura, porque de alguna manera ahí había amor, aunque fuera un amor enfermo y mal entendido.

Hoy ya sólo siento pena por lo que pasó. Pena por mi familia, porque probablemente nunca sabré cuánto lloró mi madre ni cuánta rabia acumuló mi padre; pena por esos amigos que abandoné y no volví a ver; pena por mí, por el tormento que sufrí y lo que perdí por el camino; y pena por él, porque nos quisimos y no sé si llegó a entender lo que había hecho.

Una persona muy cercana a mí que sufrió un maltrato brutal por parte de su exmarido me dijo un día que le había perdonado. Sus secuelas van a acompañarla toda la vida, pero aun así ha elegido el perdón, tal vez porque la alivia. Yo, si os soy sincera, a veces también pienso en el perdón. Y pienso en la chica que soy ahora, en la mujer en la que me he convertido. Tuve la mala suerte de que me pasara algo malo que me rompió en pedazos, que me distorsionó, pero pasito a pasito aprendí a recomponer las piezas, como por fortuna han logrado tantas otras chicas. Y ahora, ¿a cambio?, soy mejor: mejor persona, mejor amiga, mejor hija, mejor hermana, mejor compañera.

Vale, no había necesidad de pasar por todo eso para estar donde estoy, pero si algo he aprendido es que no merece la pena mirar atrás, porque todo lo que nos ocurre nos convierte en lo que somos, y yo hoy me quiero un montón. Además, ¿sabéis qué? He encontrado a alguien al que amar con toda mi alma; alguien dulce, divertido y leal que me respeta, que me ama. No podría haber tenido un final de cuento mejor.

Bueno, de acuerdo, tal vez podría haber sido un final con más filtros, pero yo no sé si es la edad o qué, que ya hay cosas que no me apetece callar, como cuando os hablé de la regla, ¿os acordáis? Y tengo en mente un vídeo sobre pedos que tela marinera...

Por hoy os dejo descansar y os mando muchos muchos besos. Gracias por ser tan bonitas y bonitos ?. Y, por favor, si conocéis a alguien que sufre maltrato en su relación de pareja, ayudadle; y si os está pasando a vosotros, que espero por Dios que no sea así, pedid ayuda: al 016, a vuestra familia, a vuestros amigos, a vuestro médico, a mí. ¿Trato hecho?

Más recientes de Letrasyescenas

Vagina

VaginaVulvaPenis ("pene" en inglés)SexSexoParis HiltonPamela Anderson¡Ups! Nada de esta lista se encuentra en Kiddle, el buscador de Google para niños. Un buscador propio de una mente pequeña propia de hace demasiado tiempo.Hay cosicas en esta vida que no acabo de entender 24/03/2016

¡A las chicas también nos gustan las pelis de superhéroes ?!

¡A las chicas también nos gustan las pelis de superhéroes ?!

¿Yo lo sé, vosotros lo sabéis, en la panadería lo saben, en el gimnasio también... Pero en Marvel aún no se han enterado de la fiesta ?.El domingo fui al cine para ver Deadpool, la última película de superhéroes de la franquicia americana 08/03/2016

Larga vida al cachondismo cósmico ?

Larga vida al cachondismo cósmico ?

La vida tiene una cosa mala: te mueres. Y cuando lo haces, los demás se quedan atrás, echándote de menos. Desde este lunes, yo echaré de menos a una de las escritoras más locas y divertidas de la literatura juvenil: Louise Rennison, la creadora de Georgia Nicolson 02/03/2016

¿Machismo en los cereales del desayuno?

¿Machismo en los cereales del desayuno?

Me revienta la desigualdad. Hombres y mujeres sí que somos diferentes en físico, fuerza y a veces incluso sensibilidades, pero en lo demás, en lo fundamental, que son nuestros derechos y libertades, somos iguales. Lo que ocurre es que en este planeta hay mucha gente que todavía no se ha enterado.. 22/02/2016

Así fue el flus que me dio en la víspera del día de Reyes

El mundo está hecho mierda, no hay más que repasar la actualidad para echarse a llorar y no parar hasta quedarse como una uva pasa. El hecho es que vivimos en un planeta hermoso, pero formamos parte de una raza capaz de lo peor y con muchas ganas de demostrarlo 01/02/2016

Mostrando: 1-5 de 314