×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Roberto GomesMiembro desde: 06/07/19

Roberto Gomes
48
Posición en el Ranking
3
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    550.668
  • Publicadas
    79
  • Puntos
    67
Veces compartidas
22
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 6d

Mediante la purificación de cuerpo y mente, y aplicando correctamente la técnica, se regenera la bioenergía celular

Extracto del libro:

 

En su libro "Autobiografía de un Yogui", Paramahansa Yogananda menciona a Mahavatar Babaji, un superyogui de la India que ha vencido a la muerte y cuya edad se calcula entre los 500 a 2.000 años.

Ha logrado conservar la apariencia de un joven de unos 25 años utilizando la técnica avanzada de Kriya Yoga, la cual actúa sobre la circulación del campo bioenergético humano, anulando el desgaste biológico diario y de este modo evitando el envejecimiento natural. Pero eso no es todo, Babaji es un siddha, es decir un ser que posee todos los siddhis o poderes que permite la escala de la Conciencia Cósmica a nivel humano. En este sentido su santidad y poder iguala a los avatares Krishna y Cristo (un avatar es la encarnación terrestre de un dios, en particular Vishnú). Es una manifestación de Dios personal entre los vivos sobre el planeta Tierra.

Este yogui, logra la teletransportación, posee facultades telequinéticas ilimitadas, telepatía a cualquier distancia y puede materializar cualquier objeto. Cuentan de él que pudo proyectar sobre el mundo real un palacio enjoyado completo. Puede curar cualquier enfermedad y resucitar a los muertos. Todas estas facultades PES, con un cerebro totalmente desarrollado, a pleno potencial, se deben a las especiales técnicas de meditación. Se dice que practica las mismas unas 8 horas diarias.

En su libro "La segunda venida de Cristo", Yogananda precisa que Jesucristo antes de los 30 años habría visitado la India y conocido a Babaji. Como consecuencia Babaji tendría más de 2.000 años a la fecha.

Babaji es el responsable por el rescate de la técnica milenaria de Kriya Yoga durante el pasado siglo XIX. El la transmitió a su discípulo Lahiri Mahasaya y posteriormente, mediante Yogananda se difundió por todo Occidente. Es un sistema único dentro del pranayama que permite acelerar la evolución cerebral y del sistema nervioso integral, logrando en 3 años (practicando 8 horas diarias) el equivalente a lo que la naturaleza demora 1 millón de años de lenta evolución en producir, para lograr la Conciencia Cósmica.

Paramahansa Yogananda, en su Autobiografía, capítulo 33, se refiere a la tarea que cumple Babaji sobre la Tierra:

"El Mahavatar está en constante comunión con Cristo; juntos envían vibraciones de redención y han planeado la técnica espiritual de salvación para esta era. El trabajo de estos dos maestros plenamente iluminados, uno con el cuerpo y otro sin él, es inspirar a las naciones a abandonar las guerras suicidas, los odios raciales, el sectarismo religioso y los bumerán-males del materialismo. Babaji es muy consciente de la tendencia de los tiempos modernos, especialmente de la influencia y las complejidades de la civilización occidental, y se da cuenta de la necesidad de difundir las autoliberaciones del Yoga por igual en Occidente y en Oriente".

En su casa en Calcuta y antes de partir hacia América en 1920, Yogananda recibió la visita de Babaji, quien le dijo  "Sigue el mandato de tu gurú y ve a América. No temas, estás protegido. Tú eres a quien he elegido para difundir el mensaje del Kriya Yoga en Occidente".

Sri Daya Mata, ex presidenta de SRF, la asociación de Yogananda, visitó la India y dijo haber estado en comunión extática con Babaji, quien le expresó: "Quienquiera que se recoja en su interior con profunda devoción, llamándome y creyendo en mí, recibirá mi respuesta".

Se desconoce su nombre real, su fecha de nacimiento exacta, así como sus datos biográficos. Fue visto por varios discípulos entre 1861 y 1935, entre ellos Lahiri Mahasaya, Swami Sri Yukteswar y el mentado Yogananda. También se lo menciona a Babaji en el libro "La Ciencia Sagrada" de Yukteswar. Fue el discípulo predilecto de este superyogui, Lahiri Mahasaya, quien le dio este nombre de Mahavatar Babaji. 

Mahā-avatara significa ‘gran avatar’. En la tradición del yoga un avatar es una encarnación de una cualidad o personalidad de Dios, un ser totalmente iluminado. Yogananda afirmaba que los dos seres más elevados, evolucionados o iluminados que ha habido son Jesucristo en Occidente y Krishná en Oriente. Baba-ji significa simplemente ‘papaíto’ (siendo baba: ‘papá’; y ji: sufijo de afecto. Según otros significa ‘padre venerado’.

 

 

 

 

ENCUENTROS

 

A Babaji se lo ha visto en los desfiladeros del norte del Himalaya, cerca de Badrinarayan, con un pequeño grupo de discípulos en un áshram oculto en algún lugar de esas montañas. Aparenta 25 años, de tez clara, estatura y complexión medianas, bien proporcionado, músculos flexibles, flaco, ojos oscuros, cabello largo y cobrizo, en ocasiones se presenta con barba y en otras sin ella. En vida de Lahiri Masahasaya se decía que él tenía un gran parecido con Babaji

Babaji evolucionó como siddha (ser perfeccionado) del estado de jivanmukta (liberado en vida) al de paramukta (dominio sobre la muerte) totalmente libre de los efectos del karma y una manifestación de Dios como avatar, una encarnación divina, mediante la cual Dios manifiesta sus bendiciones al mundo. Según dijo el mismo Babaji, él inició en Yoga a Shankara, quien organizó la orden de los Swamis de la India, y a Kabir, durante la Edad Media.

Babaji y un selecto grupo de discípulos se moviliza constantemente entre las montañas, a veces desplazándose a pie y otras teletransportándose. Cuenta con dos discípulos americanos muy adelantados. Al partir de un lugar él dice «Dera danda uthao» (levantemos nuestro campamento y nuestro báculo). Babaji siempre lleva el simbólico danda, bastón de bambú.

Más sobre

Ram Gopal, "el santo que no duerme", relató que su maestro Lahiri Mahasaya le indicó cierta noche que fuera al ghat de Dasasamedh. Una vez allí observó una losa de gran tamaño que comenzó a elevarse por los aires y bajo ella apareció una cueva subterránea. De la misma emergió Mataji, una joven mujer, hermana de Babaji, levitando lentamente hasta posarse en el suelo. Dijo que había convocado a su hermano y a Lahiri para discutir un asunto de gran importancia. Pronto apareció una luz nebulosa acercándose y al llegar hasta ellos se materializó Lahiri. Segundos después un bólido de luz surcó el cielo hasta el grupo y de él se materializó el siempre joven Babaji. Este dijo que pensaba abandonar su cuerpo físico, dado que no hay diferencia entre una onda de existencia visible y otra invisible a nivel del Espíritu. Entonces Mataji con ingenio le contestó que si no había diferencia alguna no abandonara su forma física. Babaji respondió que Dios había expresado sus deseos a través de su hermana y que jamás abandonaría su cuerpo físico, manteniéndose visible para un pequeño grupo. Al retornar a la casa de Mahasaya, Ram Gopal descubrió sorprendido que su maestro no se había movido del lugar, habiendo estado en dos lugares al mismo tiempo.

En otra ocasión un desconocido escaló los difíciles desfiladeros donde suele acampar Babaji. Al encontrarlo dijo que si no lo aceptaba como discípulo se arrojaría al abismo. Babaji le contestó que saltara porque su estado espiritual no era el adecuado para aceptarlo como discípulo. Y así el hombre se arrojó al vacío y al estrellarse murió al instante. Entonces Babaji solicitó a sus discípulos que le trajeran el cadáver, le impuso su mano y éste resucitó y fue aceptado como discípulo luego de tan difícil prueba. Babaji posee poderes solo limitados por la voluntad de Dios para usarlos. Yogananda señaló que este maestro fue Krishna en una vida anterior.

Swami Sri Yukteswar se encontró con Babaji durante 1894, en ocasión de una Kumbha Melá (congreso de yoguis y sadhús que se celebra cada 4 y doce años) de Allahabad y éste le solicitó que escribiera un libro destacando la unidad entre las doctrinas cristiana e hindú, así fue como tuvo origen la obra "Kaivalya darshanam" (‘doctrina de la unidad’) o "La ciencia sagrada". Swami Sri Yukteswar tuvo otros dos encuentros con Mahavatar Babaji, incluyendo uno en presencia de Lahiri Mahasaya.

En 1861 Lahiri Mahasaya tuvo su primer encuentro con Babaji. Debido a su trabajo de contable para el gobierno británico fue destinado a Ranikhet. Allí salió a pasear por las colinas y de repente, oyó a alguien que le llamaba por su nombre, al seguir la voz montaña arriba se encontró con un renunciante alto, joven y sonriente, que sorprendentemente le conocía por su nombre y no sólo eso, sino que le dijo además que lo conocía de sus vidas pasadas y que en ellas había sido su gurú. Seguidamente lo inició en la sagrada técnica del Kriya Yoga. Lahiri le expresó que deseaba permanecer a su lado, pero Babaji le indicó que su misión en la presente vida consistía en enseñar la técnica al máximo de personas en el mundo y para eso debía volver a su vida ordinaria.

Swami Pranavananda Giri, discípulo de Lahiri Mahasaya, conoció a Babaji en presencia de su maestro y le preguntó por su edad, éste habría contestado que tenía unos 500 años en esa época. Shankari Mata, discípula de Trailanga Swami, también conoció a Babaji en ocasión de una visita a Mahasaya. Swami Satyeswarananda afirmó que tuvo varios encuentros con el joven inmortal.

En el libro "Babaji y la tradición de Kriya Yoga de los 18 Siddhas" de M. Govindan, se afirma que Babaji nació el 30 de noviembre del 203 a. C., en Parangipettai, en Tamil Nadu. Siendo joven alcanzó la inmortalidad física bajo la guía de sus dos maestros: Agastya y Bogar.

 

A mis 21 años, durante 1977, le oré profundamente a la Madre Divina para que me iniciará en la sagrada técnica del Kriya Yoga. Luego de insistir varios días con este pedido, estando en meditación se hizo la luz. Ante mi imagen mental apareció Mahavatar Babaji sonriente y me enseño una adaptación de la milenaria técnica... Pasaron largos años hasta que en diciembre 2008 experimenté un profundo deseo de volver a hablar con  el maestro y justo en medio de mi meditación se me presentó, permitiéndome beber de su ancestral sabiduría. Este es el diálogo que mantuve con él:

 

Yogui-: ¿Esto es real o es imaginario?, ¿puedo realmente verte y conversar contigo en meditación profunda?

Babaji-: ¿Qué diferencia hay entre realidad e imaginación?, ¿qué aprendiste durante tus años?

Yogui-: Cuando lo que imagino lo conecto con la fe viva, se convierte en realidad.

Babaji-: Dices bien. Si algo existe en tu imaginación, ya es real. Este contacto entre tú y yo, es imaginariamente real y realmente imaginario. Si estoy en tu mente, soy tan real como tu mente lo es. Tú ya sabes que tu cuerpo está adentro de tu mente y que no es a la inversa. Esa comprensión es decisiva para la evolución de la percepción ampliada. En este momento soy tan real o más que tú, dado que puedo entrar y salir de tu mente a voluntad, cuando me invitas a hacerlo.

Yogui-: ¿Necesitas siempre de mi permiso para poder hacer contacto con mi mente?

Babaji-: Sin tu permiso no puedo hacerme presente. Tú y sólo tú eres el dueño de tu aspecto personal sobre el total interno mental. Acontece sólo lo que tú, íntima, profunda e internamente aceptas.

Yogui-: ¿De modo que la realidad del mundo y el universo que todos compartimos, proviene de una aceptación común interna y profunda en la mente de todos?

Babaji-: Así es. En el fondo de tu propia mente, existe lo que hay siempre antes de que tu mente personal pueda existir y acontecer. Éste fondo en lo más profundo, es como el lecho del océano de la existencia, tú, el mundo y el universo entero, son y están en la superficie. De este fondo venimos y a este fondo regresamos, tanto en la vida como en la muerte, tanto en el instante que hay entre un pensamiento y el siguiente. Este fondo es constante y no admite cambio.

 

 

 

 

 

Roberto Guillermo Gomes

Yogui Mettàtron

 yogi.mettatron@gmail.com

 

 

 

Arquitecto / Periodista / Ecologista / Escritor / Máster en Astronomía y Astrofísica, Neurociencia Cognitiva, Psicología, Yoga, Acupuntura, Osteopatía, Yoga Terapéutico  y Mindfulness. Creador del NeuroYoga. Desarrollador del Programa FlashBrain para el incremento intelectual y de la técnica de Meditación Sináptica. Impulsor y líder de la iniciativa por el 2% del PIB mundial, en forma anual, para dar solución definitiva al triple flagelo del hambre, superpoblación y calentamiento global

 

Página en amazon     

 

 

 

Master Plan para Salvar al Planeta. Por favor difunda el link entre sus redes sociales. gracias!

https://wikiyogas.files.wordpress.com/2021/03/masterearth-ok-wikiyoga-10.pdf

 

 Visite Wikiyoga

Más recientes de Roberto Gomes

Invitación a cooperar en Salvar al Planeta

Invitación a cooperar en Salvar al Planeta

A partir de 2 horas por semana es posible actuar proactivamente para evitar la tragedia del Calentamiento Global 15/11/2021

Ciudades incubadoras de metahumanos

Ciudades incubadoras de metahumanos

Hiperconcentrar la tecnología arquitectónica e ingenieril para fabricar ambientes controlados que aceleren la evolución psicofísica humana 12/11/2021

DIOS nos califica de depredadores y nos someterá a prueba

DIOS nos califica de depredadores y nos someterá a prueba

Deberemos enfrentar a una IA alíen psicótica, que nos ha detectado y ya su flota enjambre avanza hacia la Tierra 09/11/2021

MINDFULACTION CENTERS, con Técnica Sophia y Meditación Flashbrain

MINDFULACTION CENTERS, con Técnica Sophia y Meditación Flashbrain

Habilite un servicio lucrativo de contemplación. Todas las técnicas y material se descargan directamente desde internet 01/11/2021

PERFIL DEL NEUROYOGA: El Samadhi como medio y no como fin en sí mismo

PERFIL DEL NEUROYOGA: El Samadhi como medio y no como fin en sí mismo

Comprensión Plena para realizar la iluminación racional con base científica dentro de un programa de formación constante 23/10/2021

Mostrando: 1-5 de 79