Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

Pertigueros de Catedral

06/09/2010 13:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

"Ginés Diente, era hijo de pertigueros y nieto de pertigueros". Los recursos de la astucia. Pío Baroja.

Si hay algo que define la política española es la mediocridad, quizás porque le falta eso que Huizinga llamaba, tomándolo de los griegos, el "agón", la lucha, la ambición por hacer bien las cosas.

Y ¿por qué no existe esa ambición de hacer bien las cosas? Hemos heredado una sociedad que está estructurada de la siguiente forma: existen panaderos, profesores, abogados, médicos, ... y políticos. Es decir, en el abanico que hay en nuestro país se ven, teóricamente, las opciones y se dice: ¡quiero ser médico!, o ¡quiero ser panadero!, o ¡quiero ser abogado!, o ... ¡quiero ser político!

Si fracasa como médico, o como panadero, se le ofrece el "paro"; pero si "fracasa" como político se le ofrece .... ¡otro puesto!, igual o mejor que el que tenía.

Como muestra, un botón: el Ministro, aún, Corbacho cogió su Departamento con muchísimos parados, y lo deja con el 20% de la población española parada. En teoría, ha hecho mal su trabajo y por lo tanto debería "ir al paro" como cualquier persona que tiene mala suerte; también en teoría, una persona no tiene por qué ser mediocre para fracasar.

Pero, he ahí que nos esteramos que no va al paro, sino que se va a Barcelona, a ocupar el número tres por las listas al Ayuntamiento de su partido. ¡No sólo no va al paro sino que se le premia!

Pero, ¿qué empresa es esa que a uno que hace mal su trabajo y que fracasa, se le premia?

Esta empresa se llama "Estado", que no tiene nada que ver con "España" ni con los españoles, ni con la "cultura española" ni con la "cultura de las distintas regiones españolas"; ni con el hacer bien las cosas, ni con la gestión de la "cosa pública", ni siquiera con lo "público".

Esta empresa es a la que acceden los dos grandes partidos, más los nacionalistas, y su único "haber" es pedir impuestos a los españoles: y si hacen mal su trabajo y pierden millones de € uros, pues piden más impuestos; y si nos arruinan el país no sólo no se bajan los sueldos sino que se los suben y se hacen casas en otros países, y para acabar de hipotecar a la propia sociedad (a la que no le venden ningún producto ni le hacen ningún trabajo) le piden el 20% del PIB para pagar sus desfalcos.

¡Vaya empresa!

¡Cualquiera querría trabajar en ella!: haciendo mal el trabajo, o no yendo a trabajar, o subiéndose el sueldo siempre ganan, porque piden más impuestos y .... ¡ya está!

Pero no se ha puesto de actualidad por las decisiones del señor Corbacho, a la sazón Ministros de Trabajo; hemos sido testigos de otros, que tampoco han hecho nada y han hecho mal su trabajo y se les ha dado, en esta empresa llamada Estado, la "canonjía" de ser Consejero en una gran (sub-)empresa que tiene todos los contratos con la "empresa Madre", y ... ¡hala!: ¡contrato va y contrato viene!, que si se hace mal, se suben los impuestos y ..."¡a vivir (a cuenta del contribuyente) que son dos días!

¿Se imagina, cualquiera, que un panadero, o un profesor, si hace mal su trabajo, que en vez de ir al paro, subiera no el precio del pan o de las clases, sino los impuestos de todos para pagar sus fracasos?

Así pasa que la mayoría de los jóvenes quiere entrar en esa "empresa", no para demostrar lo que saben (pues eso da igual) o para demostrar su "ambición" (agón) sino, para vivir; pues saben que si tanto entran en una empresa como si crean una empresa, al final gran parte de sus ingresos irán en forma de "impuestos" para la "gran empresa llamada Estado", la cual no vale para nada, pero nos fastidia a todos.

El peaje que hay que pagar es "entrar" en un grupo político mayoritario o nacionalista, con lo que prima más la "ideología" que el "buen hacer", y ¡claro está! exige menos esfuerzo el decir ¡amén! a un líder que estudiar o trabajar durante muchos años. Es más fácil "especular" que "trabajar".

Claro está que los dueños de ese "peaje" son también los dueños de la "empresa-Estado", los cuales empezaron su "currículo" de pertigueros y han acabado de dueños del cortijo.

Lo harán siempre mal, pues no saben hacer otra cosa, pero siempre tendrán la posibilidad de "subir los impuestos"

Antonio Fidalgo Martín

Secretario de Cultura del CDS

Criterio Liberal. Diario de opinión Libre.

Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1605 noticias)
Visitas:
309
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.