Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Pirlo De Félix escriba una noticia?

Pirlo de Félix y el pseudo profe de religión

01/06/2010 19:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un hecho contrastado a través de este escrito en el que hago alusión a los maestros de primaria que sin deboción hacen de profesores de religión

Pirlo de Félix y el pseudo profesor de religión

Estoy tratando de inventar un lugar dentro de mi imaginación a partir del cual me sea posible subir mi estado anímico, sin tener que volverme a hundir en cada momento ni terminar arruinado como consecuencia del juego creado por un psiquiatra que no ve con buenos ojos mi actitud en la vida, y a la de mi hermano, al que van a embadurnar con un empleo, y al obispo esta diócesis.

Ese lugar existe, es un lugar que no tiene que venir a mí, si no quedarme yo en él, simplemente quedarme como estoy, pero sin mi hermano menor, que trata de desmolarizarme.

Si Un pueblo pequeño suele estar pintado de blanco y yo me compro una casa en ese pueblo como es para el bien de toda la sociedad y por no crear lacras sociales, también yo tendré que encalar las paredes de mi casa, para estar en armonía con el resto del pueblo. Pero si por hacer lo mismo que el resto de la sociedad me voy a extraviar de mi camino no lo voy a hacer.

Si todas la casas están pintadas de éste color, por tradición o precisamente porque el uso de la cal viene de muy antiguo. El color blanco da luminosidad, frescura, relaja y es simple, además tiene un efecto termorregulador, no voy añadir un color negro las paredes de mi casa para distinguirme del resto.

Queriendo ser diferente, para poder destacar de entre mis semejantes, lo que me podría es hundir en la sociedad, hasta el punto de ser reconocido como el que vive al revés, sin aceptar la normas establecidas.

La paz mental, el no pensar en nada, la calma en la vida, son los tres valores más importantes para mí, estos eran son los únicos que me permitían vivir en el cielo sin pensar el la tierra. Tal vez no sean estos los valores más buscados dentro de una sociedad. Siempre está el poder, la ambición de poseer siempre más para igualarse a otro. Dentro de su casa cada cual tiene sus valores y yo tenía estos tres hasta que regresó mi hermano al hogar materno aportando nuevos valores y nuevas formas de comunicación entre las personas que vivimos en el mismo sitio. Ahora tengo estos valores:

“no sirvo para nada”, “jamás seré nada en la vida”, “me cambio de acera por que debo dinero a al que viene de frente”, “estoy a dos velas todos los días”, “vivo hipotecado y endeudado”, “yo quería estudiar y ser algún día funcionario de carrera”, “no tengo ni recursos, ni formación, ni empleo, para mantener a mi mujer e hijos”, “estoy sólo y no salgo de casa”

Resulta ser que en mi pueblo todos sus habitantes al igual que sus paredes son blancos menos un chico de piel negra, Domingo Moreno, sus padres son de la república dominicana, y hace poco que se quedaron a vivir en el pueblo, Domingo es muy joven tiene ahora veinte años, tampoco encuentra empleo fijo, ni tiene formación técnica, ni cualquier otra parecida, es muy ligón y sólo espera que esta sea su salvación económica, puede estar en una semana con tres o cuatro chicas distintas probando cual tiene mejor padre, el color de su piel le ayuda a desmarcarse del resto de la gente de este pueblo, y a las preguntas que él les hace no le dan importancia, ellas ven a Domingo Moreno como algo exótico.

Domingo Moreno hace como yo, también le pega vueltas a su situación económica, quiere irse de casa, y vivir de modo independiente. Lo trata de conseguir con esfuerzo físico, intenta casarse con la hija de algún comerciante acaudalado de nuestro pueblo. Para conseguir sus fines, Domingo, desde hace tres meses sólo come vegetal y alimentos bajos en calorías, hasta el café se lo bebe descafeinado y con sacarina. “Para no perder el tono muscular” dice él. Lleva tres meses nadando en la piscina provincial, y haciendo muchas horas en el gimnasio del pueblo, eso ayudado por unas gafas de sol, con cristales oscuros muy llamativas por el tamaño de los cristales, con una montura de plástico de color bermellón, además de ir por la calle vistiendo unos pantalones muy cortos y, con el calzoncillo siempre un poco fuera del pantalón, tiene tatuados los dos brazos con unos dibujos de estrellas, incluso lleva a modo de cadena, un collar de madera con un crucifijo colgando, así trata de hacerse con la fortuna de alguna de las hijas de algún capitalista de nuestro pueblo.

Domingo Moreno invierte todo su esfuerzo en cazar alguna chica de padre acaudalado, puede que lo consiga o no, pero ése no es ahora mi problema, lo será del padre de la novia cuando tenga al Domingo Moreno como yerno si es que realmente alguna chica termina casándose con él o viviendo en pareja, casándose o viviendo en pareja con él porque también hay chicas en mi pueblo a las que les gusta pagar una habitación en un hotel y disfrutar toda la noche en compañía de otro, en mi pueblo cada cual gasta el dinero como quiere.

Mi problema está en cómo salgo de mi casa sin tener recursos para comprarme otra casa en otro lugar. Así escapar de la autoridad con la que mi hermano menor influye sobre mí, de una manera tan negativa y tan opresora qué si no fuese porqué la casa dónde vivo es de mi madre, yo a mi hermano lo encierro en su habitación y le hubiera dicho:

- “Saca de esta casa a ése incubo que has creado y que trata de echar al trate mis planes para hacerme rico y dámela a mí para que la queme en la primera hoguera que haga en la noche de San Juan”.

Creo que mi hermano y su autoridad han vuelto a entoldar mi estado mental.

Yo debería hacer lo mismo que Domingo Moreno nadar, correr, poner mi cuerpo en estado atlético y buscarme una novia con dinero para poder irme de casa de mi madre y de mi hermano, pero el invento no sale bien o ya sea que no hay jovencitas casaderas en el pueblo o bien sea qué, ni el negrito dominicano ni yo, estamos llamados a casarnos con la hija de ningún hombre acaudalado.

Mi hermano menor encontró una novia de un pueblo cercano y se fue a vivir con ella, se compraron un piso entre los dos y se fueron a vivir juntos, durante ésa época en la que mi hermano desarrolló su propia forma de convivencia, que ahora trata de imponer en casa. Por otro lado ésa misma temporada fue en la que pude yo saborear la gloria en la tierra.

El último día del segundo mes volvió mi hermano a casa diciendo que con su novia no podía vivir porqué no se quería casar por la iglesia, justo una semana antes le habían dado un puesto de trabajo como profesor de religión, y necesitaba vivir casado con la chica, o vivir en casa de mi madre, si no el empleo podía no mantenerse a largo plazo, la iglesia no podía aceptar un maestro de religión que viviera en pareja sin estar casado.

Ahora mi hermano ha vuelto a ligar, con una amiga del instituto, también profesora de religión, se llama Andrea, no paraba de venir por casa a traer apuntes hasta que mi hermano la presentó de modo formal en casa de mi madre. Solo espero que vayan los dos pronto a la otra casa que se ha vuelto a comprar, y se case con Andrea, para volver yo a mi paz mental, y tener en calma mi vida, a poder volver a agachar la cabeza con libertad, sin la necesidad de pensar que puedo tener una enfermedad, a la que mi hermano llama aburrimiento, y falta de atención, y no tener que preocuparme del autoritario profesor de religión, y al fin poder leer el periódico con normalidad.

Lo de incubo le vino a mi hermano por estudiar hasta la diplomatura de magisterio durante tres años más los tres del bachillerato, y el año de curso orientación universitaria, sin salir de su habitación, que al final le dieron un plaza como maestro de religión en un pueblo situado en una zona boscosa muy bien situada en un paraje natural propia de los lugares con monasterio.

Mi hermano, además de hacer parecer que educa a los niños y niñas de la escuela con apariencia de monasterio para acercarlos y hacerlos adeptos a la práctica religiosa de una religión, que no practica éste maestro de primaria con plaza de profesor de religión, ni en casa, ni con su novia, ni conmigo, ni cuando sale a hincharse de copas por los bares de este pueblo.

Por lo que veo este pseudo profesor de religión lo que quiere es tenerme a mí como un cristo, en la casa de mi madre, colocarme una corona de espinas, clavarme en un crucifijo, hacerme beber fiel y luego para estarse seguro de que me tiene bien reprimido bajo su autoridad meterme una lanza en el costado, por ser lo mas parecido a un vía crucis, la forma en la que me trata a diario este profesor de religión y luego el ir diciendo en las aulas del colegio que la vida es para amar al prójimo como a ti mismo.

Me gustaría mostrar mis cartas aquí y hablar sobre Fernando Mateu, él es mi aval para salir de mi casa y vivir con dinero en el banco sin tener que trabajar, ni salir a buscar trabajo que dura tres meses y luego me quedo desempleado otros seis meses hasta que encuentro cualquier cosa que no me permite ni pensar en irme de casa, ni formar una familia, ni olvidarme de mi hermano, y hasta de mi madre. Fernando Mateu, vecino de mi calle, con una fortuna en el banco y sin herederos, al que yo trato de trabajarme a diario para ver si me compro un chalet en Tenerife, así paso de tener una fuerte depresión organizada por mi hermano menor, a ser un rico con patrimonio. Yo al contrario de Domingo Moreno me quiero hacer rico por herencia.

Yo no le pongo la otra mejilla a mi hermano menor, si busca un cristo para ejercer autoritarismo desmolarizante fuera de las aulas, que traiga él un hijo a este mundo, así podré ver cómo predica él con el ejemplo.

Yo estoy por llamar por teléfono o escribir al obispo de esta diócesis, a la que pertenece el pueblo dónde mi hermano ejerce sus funciones y crea adeptos para la religión a base de tenerme a mí como ejemplo de cristo crucificado, y decirle que he descubierto la trama y que el profesor de religión no va a imponer su ley en casa de mi madre, ni va a conseguir que me encierren en el hospital mental.

Dentro de poco el obispo de Roma viene a España, no sé si viene para cerciorarse del calvario que uno de sus asalariados me hace pasar, o para darle sus bendiciones por la cantidad de escolares que capta, teniéndome a mí como ejemplo de cristo y mártir, o para ver al verbo del infierno reflejado en el autoritarismo despótico de mi hermano, o viene a ver como anda el complot que tiene con mi hermano para quitarme de en medio con lo de la herencia y darme una incapacidad para administrarme yo sólo, ó lo más grave nombrarle a él como mí tutor.

Por lo que yo sé el tiempo que estuvo incubando al infierno, lo ha hecho tan grande y tan hermoso que mi hermano es el profesor más famoso y más querido en toda la diócesis. Sin hacer más de dos entrevistas laborales el obispo le dio la plaza de maestro. Desde hace precisamente ese tiempo las cuentas bancarias del obispado y las de Fernando Mateu, las dirige el mismo director de la sucursal bancaria. Ni que decir tiene que el director de la sucursal y el obispo han hablado sobre la salud y las enfermedades de Fernando Mateu, y los dos saben que no tiene ni mujer, ni hijos, ni heredero legal. Puesto que su hermano falto hace ya años y su cuñada ya tiene tutor para administrarla, pero aún no ha muerto con lo cual el hijo de su hermana que es el que la administra el dinero tampoco ha heredado por lo tanto Fernando Mateu puede aconsejar heredero por parte de su cuñada también.

Yo sé cual es el papel de mi hermano en esta trama, la misma que la de aquel legionario que mató a cristo. Tiene un arte para hacerlo tan bien que, ni el mejor, ni más astuto de los sacerdotes podría hacerlo mejor, cobrar de la iglesia, ir por la vida maquillado de profesor y tenerme a mi sumido en un estado psíquico tan grave, que las penas de Jesús rey de los judíos desaparecen cuando vienen las mías.

El buen Jesús, martirizado para que cundiese el ejemplo entre los judíos, no pudo luchar él sólo contra el imperio romano, por no tener más armas que las palabras, ni más ejercito que su nación, sólo consiguió captar a algunos los feligreses de entre el pueblo de Jerusalen, para predicar la palabra de dios y además fue la propia gente de su pueblo, los que le entregaron a sus asesinos por no poder cristo cumplir la promesa de echar de Israel a los Romanos y devolver la libertad al pueblo hebreo. Pues así mi propio hermano menor me quiere llevar a ver a un psiquiatra amigo suyo con el cual comparte la misma afición, la de leer libros de religión.

Es por estos problemas que mi mente, está alterada y la forma de vida tranquila que yo llevaba se ha vuelto hostil y desapacible. Antes de la vuelta a casa de mi hermano, sabiéndome yo, resuelto de los problemas económicos, vivía con mi madre ayudándole en su luto por la muerte de mi padre, pero ahora me ha cambiado la vida, ya que el hombre nombrado por el obispo para quitarme de en medio en la herencia de Fernando Mateu, a base de deprimirme con su autoridad desmolarizante, no me deja ni leer una pagina del periódico, en cuanto agacho la mirada me insinúa y me hace gestos con la cabeza para hacerme comprender que él no comulga con mi forma de vida, y que yo no le presto atención en casa.

El Psiquiatra está enterado de mis proyectos y le ha dicho mi hermano que si consigue llevarme al área de salud mental, él está convencido de que mi hermano sí logrará el objetivo para el que cobra que no es otro que encerrarme a mí en el psiquiátrico y luego quitarme la capacidad legal para heredar, de este modo, algún obispo, de alguna diócesis, llamará a algún papa, para que venga a España a buscar financiación para su iglesia y quedarme yo sin con la herencia de mi vecino Fernando Mateu.

Yo a Fernando Mateu no le prometo la vida eterna, ni estar sentado al derecha de nadie en ningún lugar, yo lo cuido en la vida terrenal, lo llevo al médico, si tiene que ingresar en el hospital por alguna enfermedad, estoy yo allí con él toda la noche, con todas las veces que ha estado enfermo, nunca me ha dicho que necesitara a ningún religioso para poder superar algún trance. El me tiene a mí y yo le tengo a él, yo lo cuido en la tierra y cuando salga de este mundo o lo entierren en algún campo santo yo me voy a olvidar de la pena a las islas canarias y hacer mucha terapia con los delfines para olvidar el complot de los curas, de mi hermano, del banquero y del psiquiatra.

Del pueblo, no me llevo ni el recuerdo, como mucho le digo a Domingo Moreno, que se venga conmigo las islas canarias para alternar por las noches en busca de chicas y copas.


Sobre esta noticia

Autor:
Pirlo De Félix (64 noticias)
Visitas:
719
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.