Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-corazón escriba una noticia?

Pitingo: "Desde que tuve a mi hijo ya no pienso en mí, todo es para Manuel, mi mujer y para los que vengan"

02/06/2014 20:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Antonio Manuel Álvarez, más conocido por su nombre artístico, Pitingo, saca un nuevo disco en el que ha vuelto a sus inicios más puros, al flamenco clásico, un álbum que saldrá a la venta el próximo tres de junio y en el que canta, por primera vez, con su hijo de dos años. Auténtico y humilde, el cantaor ha conquistado al gran público, este es su quinto trabajo discográfico desde que inició su trayectoria musical, hijo de un marinero y madre gitana, se inició en el flamenco desde muy joven. En septiembre de 2008 se casó por lo civil con Verónica Fernández, su novia de toda la vida, en Madrid. Hace dos años tuvieron su primer hijo en común, Manuel, quien, según cuenta el propio artista ha heredado el arte que tanto le caracteriza.

-"Cambio de Tercio", ¿Qué quieres decir con este título?

-Un cambio de tercio es volver a mis orígenes sin arrepentirme de lo que haya hecho anteriormente, sigo siendo el mismo Pitingo, pero me apetecía volver al flamenco más clásico, sin cambiar el Pitingo de toda la vida. El tiempo me ha hecho madurar musicalmente y personalmente, he querido hacer otro tipo de disco, ahora lo veo todo desde otro punto de vista. No he ido buscando ni el pelotazo, ni lo comercial, que si luego el disco se vende, bienvenido sea.

-¿Cuál es ese punto de vista del que hablas?

-Volver a la cultura donde yo empecé. En mi vida han cambiado muchas cosas, desde que soy padre me lo tomo todo con más tranquilidad, ya no existe esa ansia de éxito y dinero, no necesito eso en mi vida, busco otra cosa.

-¿Qué buscas?

-Tranquilidad, rodearme de amigos, no busco estar todo el día fuera de mi casa. Me apetece estar con mi gente, paso mucho tiempo fuera de casa y no quiero repetir otra vez lo que ya viví en su momento, que estuvo muy bien pero se quedó atrás.

-Háblame del disco.

-Es un disco de flamenco clásico lleno de colaboraciones de los grandes genios del flamenco. Es un flamenco que todo el mundo puede digerir, ha participado Sara Varas, hay tangos, cierro el disco con una canción que canto con mi hijo de dos años. Es un disco para todos los públicos, para gente aficionada al flamenco, para la no aficionada y para la que se quiere iniciar.

-Una canción con tu niño de dos años, ¿Lleva tu arte dentro?

-Mi niño con ocho meses ya empezó a cantar, no hablaba pero hacía la melodía, la gente se va a impresionar. Es una canción que se grabó en el salón de casa, algo muy casero sin efectos, mi familia tocando las palmas y mi niño cantando conmigo, él tenía catorce meses.

-Seguro que sigue tus pasos...

No lo sé, a mí me gustaría que estudiase, cosa que yo no pude hacer. Me gustaría que estudiase, pero si luego encima canta y baila por bulerías, pues estupendo. En casa lo ve, mi mujer es bailadora, toda mi gente somos flamencos, en mi casa llegan muchos artistas también y él lo que ve es todo arte.

-Antonio, ¿Cuál es tu actitud ante la vida?

-Ahora mismo ha cambiado completamente, quizás he vivido tanto en tan poco tiempo, lo que es toda la parafernalia que rodea al artista, el glamour y esas cosas, me he dado cuenta de que es algo que hay que apartar. Tienes que rodearte de tu familia y de tu gente de toda la vida, yo me rodeo de mi mujer, mi hijo, mi familia y gente que me aporte en ese sentido. El mundo de la música está muy bien pero hay que separarlo, lo bonito de este mundo es viajar y la propia música. Conoces gente buena, pero prefiero apartar todo eso.

-Pero, ¿En algún momento lo viviste?

-Sí, pero todo es bastante ficticio, ya entonces lo veía, me daba cuenta. Había gente con la que nunca te relacionaste y de repente te querían, prefiero tener los pies en la tierra. En ese sentido he sido muy cabal.

-¿Nunca te despistó el éxito?

-No me ha despistado el éxito, ni me despistará. A mí me gusta mucho la gente normal, el postureo no me gusta, lo odio. Prefiero mi gente, mi forma de hablar, el que yo pueda decir algo con gracia sin pensar en los demás, está bien para el trabajo, simplemente.

-¿Cuál es el precio de la fama que has tenido que pagar?

-Casi todo, ha sido bueno, porque al principio, me costó digerir de la noche a la mañana, que la gente te conozca por la calle, pero luego lo que percibes es cariño por parte del público. No soy de los que se van a una playa donde nadie puede verles, yo me voy a las playas donde he ido toda mi vida con mi gente y como tortilla de patatas, eso es lo que me gusta a mí y si me piden fotos, no tengo ningún problema, no me voy a esconder.

Más sobre

-¿Te asaltan por la calle?

-Depende de la zona, pero a mí me encanta, yo me voy a las playas y gozo, a veces vas a meterte en el agua y te están grabando, pero, les digo algo con arte y me dejan de grabar. Diciendo las cosas con arte, la gente no se ofende.

-La industria musical está en un mal momento, ¿Es arriesgado seguir apostando por la música?

-Yo es que no puedo vivir sin música, me quitan la música y me quitan mi vida. He trabajado de todo, pero yo no concibo la vida sin música. Aunque, está mal el mundo de la música, pero, es cultura y lleva un trabajo realizar un disco.

-A ti te está yendo bien.

-Yo no me puedo quejar, siempre trabajo. Soy un artista de directo, nunca he sido un artista que viva del disco, por supuesto, si se vende, bienvenido sea, pero yo siempre he sido de directo. Vengo del flamenco de toda la vida, no me da miedo, nunca he parado de trabajar.

-¿Vas a hacer una gira?

-Sí, por España haremos en Madrid, Sevilla, Barcelona, Bajajoz, haremos un pequeño tour por España. Y a partir de septiembre empezaremos la gira en Latino América.

-¿Cómo te definirías tú como persona?

-Soy la persona más normal del mundo, tengo mi personalidad y mi forma de ser diferente. Hago lo mismo que todo el mundo, estoy con mi familia, paseo a mis perros, me gusta relacionarme con la gente, aprendo de todo el mundo. Quizás estoy en una fiesta y hay cuarenta artistas y el que me cae bien es el que está barriendo, el postureo no me gusta, me gusta estar con gente auténtica, me da igual lo que sea, barrendero, cocinero, abogado, rico o podre, si es auténtico y puedo aprender de él, allí estoy yo. Es muy fácil despistarte y volar, pero, cada artista somos un mundo y las vivencias son muy importantes y lo que te haya costado llegar, eso es muy importante.

-¿Cuál es el mayor sacrificio que has tenido que hacer?

-Tener que separarme de mi familia durante un tiempo y volver sin dinero, por no haber conseguido nada, eso es muy duro, pero quien la sigue la consigue.

-¿Qué es para ti el éxito?

-El éxito no es sacar un disco y hacerte conocido, el éxito es vivir de lo que te gusta, mejor o peor, si puedes comer y pagarte tu casa, no tienes que ser necesariamente famoso. A mi me ha tocado ser una persona conocida, para bien y para mal. Antes de ser conocido yo trabajaba encima de un tablado y vivía bien también, quizás ahora tengo cosas que antes no tenía, vivo un poquito mejor, pero antes vivía en una casa de 20 metros con mi mujer y vivía igual de feliz, a veces más feliz.

-Pitingo significa presumido, ¿Lo eres?

-Un poquito, no mucho, mi abuelo era pitingo, mi abuela era pitinga. Eran gitanos muy humildes y muy pobres, pero siempre iban arreglados y muy limpios y la gente decía "mira que pitingos van".

-La tranquilidad de la que me hablabas al principio, ¿La buscas desde que eres padre?

-Por supuesto, el noventa por ciento sí. Desde que tuve a mi hijo ya no pienso en mí, me voy de viaje y estoy pensando que juguete le voy a comprar. Pasa todo a un segundo plano se acabó mirarme a un espejo y decir yo y yo, ahora todo para mi Manuel, mi mujer y para los que vengan.

-¿Vais a ampliar la familia?

-Sí, pero todavía no, aun tenemos el recuerdo de las noches sin dormir y da un poco de pereza, lo voy a dejar pasar, dos años más hasta que se me olvide ese recuerdo. Cuando se me olvide, tendremos otro.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-corazón (7225 noticias)
Visitas:
567
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.