Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Economiaybanca.com escriba una noticia?

Plan de empresa: El entorno

19/10/2010 18:16 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageLas oportunidades existen en un entorno. En un nivel está el entorno macroeconómico, en el que se encuentran aspectos como la actividad económica, la inflación, los tipos de cambio y los tipos de interés.

En otro nivel está la amplia panoplia de reglamentos y normativas gubernamentales que  afectan a la oportunidad y a la forma en que se organizan los recursos para aprovecharla. Los ejemplos van desde la política fiscal hasta las reglas sobre las formas de reunir fondos para una sociedad con o sin cotización en bolsa. En otro nivel más se encuentran factores como la tecnología, que determina los límites de lo que pueden o no pueden hacer una empresa o sus competidores.

El entorno suele tener un efecto tremendo sobre todos los aspectos del proceso emprendedor, desde la identificación de la oportunidad hasta su aprovechamiento. En algunos casos, los cambios en los factores de entorno pueden crear oportunidades. En el momento de liberalización del sector aéreo en Estados Unidos, a finales de los años setenta, se crearon más de cien nuevas empresas. El entorno para la financiación también fue favorable, lo que permitió que nuevas empresas, como People Express, acudiesen a la bolsa para obtener financiación incluso antes de empezar a operar.

Por el contrario, hay ocasiones en las que el entorno hace que sea difícil crear nuevas empresas. La recesión de principios de los años noventa, en combinación con un difícil entorno financiero, hizo que resultase complicado crear nuevas empresas: las inversiones de capital riesgo se redujeron, al igual que el capital que se podía obtener en los mercados públicos. (Paradójicamente, estas condiciones relativamente difíciles, que complicaron la vida a las empresas de reciente creación, estuvieron posteriormente relacionadas con los grandes rendimientos de la inversión en los siguientes años de la década de los noventa, en los que los mercados de capital se recalentaron.)

1. Ver del mismo autor «Cómo preparar un plan de empresa brillante. Los ingredientes del éxito/I», Iniciativa emprendedora y empresa familiar, número 12, setiembre-octubre 1998.

2. William A. Sahlman es el titular de la cátedra Dimitri V. d'Arbeloff de Administración de Empresas en la Harvard Business School de Boston, Massachusetts. Mantiene una estrecha relación con más de cincuenta empresas emprendedoras, para las que ha actuado como asesor, inversor o miembro del consejo de administración. Imparte una asignatura en el segundo curso de la Harvard Business School denominada «Financiación emprendedora», para la cual ha elaborado más de cien casos prácticos y notas.

En ocasiones, un cambio del entorno hace que una empresa poco atractiva se convierta en una estrella, y viceversa. Piense, por ejemplo, en el caso de una empresa de embalaje que hace unos cuantos años tenía unos resultados tan deficientes que estaba a punto de cerrar. De pronto, se produjo el incidente del sabotaje del analgésico Tylenol, que ocasionó varios muertos. Resultó que la empresa de productos de embalaje tenía un mecanismo para instalar sellos a prueba de manipulación, y en cuestión de semanas sus resultados financieros se convirtieron en espectaculares.

Por el contrario, la reforma fiscal estadounidense de 1986 ocasionó el caos entre las empresas del sector inmobiliario, eliminando prácticamente todos los incentivos que existían para invertir en ellas. Muchas organizaciones que habían tenido gran éxito hasta entonces desaparecieron en cuanto que se promulgaron las nuevas normas.

Todos los planes de empresa deberían contener ciertos datos materiales relativos al entorno. En primer lugar, los emprendedores deberían mostrar un profundo conocimiento del entorno de la nueva empresa y de la forma en que dicho entorno puede potenciar o socavar la propuesta específica. En segundo lugar, y más importante, los emprendedores deberían demostrar que son conscientes de que el sector va a cambiar y deberían describir la manera en que los cambios pueden afectar a la empresa.

Además, el plan de empresa debería indicar qué cosas puede (y va a) hacer la dirección en el supuesto de que el entorno evolucione de una manera desfavorable. Por último, el plan de empresa debería exponer las formas en las que la dirección puede afectar al entorno de una forma positiva. Por ejemplo, la dirección podría influir sobre los reglamentos o las normas sectoriales, mediante los grupos de presión.

FUENTE: WILLIAN A. SAHLMAN. Harvard Business School 

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Economiaybanca.com (191 noticias)
Fuente:
economiaybanca.com
Visitas:
288
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.