Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Economiaybanca.com escriba una noticia?

Plan de empresa: Prima de riesgo vs rentabilidad

20/10/2010 17:45 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageEl concepto de que el entorno es fluido nos lleva directamente al cuarto punto de apoyo de la estructura que hemos propuesto: la explicación sobre el riesgo y la forma de gestionarlo. A lo largo de los años he acabado equiparando a los buenos planes de empresa con una instantánea de un evento que va ocurrir en el futuro. Para empezar, es toda una hazaña realizarla: tomar una fotografía de lo desconocido. Sin embargo, los mejores planes de empresa no se limitan a esa instantánea, son como películas del futuro. Muestran a las personas, la oportunidad y el entorno desde múltiples ángulos. Ofrecen una historia verosímil y coherente de lo que va a suceder en el futuro. Muestran posibilidades de acción y reacción.

Los buenos planes de empresa, en otras palabras, hablan sobre las personas, las oportunidades y el entorno como si fuesen un objetivo en constante movimiento. Los tres factores (y la relación entre ellos) cambiarán a lo largo del tiempo, a medida que la empresa pase de la etapa de formación a la de empresa en marcha. Por lo tanto, todo plan de empresa digno de tal nombre tiene que centrar su atención en los aspectos dinámicos del proceso emprendedor.

Por supuesto, es muy difícil predecir el futuro. No obstante, se puede dar a los inversores potenciales una idea sobre el tipo de riesgo y recompensa que pueden esperar al entrar en la nueva empresa. Todo lo que hace falta es un lapicero y dos sencillos dibujos. (Véase el cuadro «Visualizar el riesgo y la recompensa»). En cualquier caso, aun a pesar de todos estos dibujos, el riesgo es, bueno, arriesgado. En realidad no hay distribuciones de resultados inmutables. En última instancia, es responsabilidad de la dirección modificar la distribución para incrementar las probabilidades y las consecuencias del éxito, y reducir las probabilidades y las consecuencias del fracaso.

Uno de los grandes mitos de los emprendedores es que les gusta el riesgo. Todas las personas que están en su sano juicio quieren evitar el riesgo. Como catedrático de la Harvard Business School (y capitalista de riesgo) Howard Stevenson dice que los verdaderos emprendedores quieren conseguir todas las recompensas y transmitir el riesgo a los demás. La mejor empresa es un apartado de correos al que la gente envíe cheques de caja. Sin embargo, el riesgo es inevitable, así que, ¿qué consecuencias tiene eso en un plan de empresa?Significa que el plan debe abordar resueltamente los riesgos a los que tendrá que hacer frente, en términos de equipo humano, oportunidades y entorno.

¿Qué ocurre si uno de los líderes de la nueva empresa se marcha? ¿Qué ocurre si un competidor responde con mayor ferocidad de la prevista? ¿Qué ocurre si hay una revolución en Namibia, que es el origen de una de las materias primas esenciales? ¿Qué va ha hacer de verdad la dirección?

Son preguntas difíciles de abordar por parte de un emprendedor, en especial cuando está buscando capital. No obstante, los que las aborden, y ofrezcan respuestas sólidas, obtendrán un trato mejor.

Una nueva empresa, por ejemplo, puede estar muy apalancada y ser, por lo tanto, muy sensible a las oscilaciones de los tipos de interés. Su plan de empresa mejoraría enormemente si indicase que la dirección pretende cubrir su exposición al riesgo recurriendo al mercado de futuros financieros, mediante la adquisición de un contrato que ofrezca buenos resultados cuando los tipos suban. Esto es el equivalente de ofrecer un seguro a los inversores (también es conveniente para la propia empresa).

Por último, una cuestión importante en lo relativo a la gestión del riesgo/recompensa tiene que ver con la recogida de los resultados. Los capitalistas de riesgo suelen preguntar si una empresa es «flotable», con lo que quieren decir si se puede sacar la empresa a bolsa en algún punto del futuro.

Algunas empresas son inherentemente difíciles de sacar a bolsa, porque para hacerlo habría que manifestar información que podría perjudicar a su posición competitiva (por ejemplo, pondría de manifiesto su rentabilidad, con lo que fomentaría la aparición de competidores o provocaría la animadversión de los clientes o proveedores). Algunas empresas no son sociedades, sino productos que no tienen viabilidad como empresas independientes.

Por lo tanto, el plan de empresa debería abordar con sinceridad la cuestión del final del proceso. ¿De qué manera va a acabar consiguiendo dinero el inversor mediante la empresa, suponiendo que tenga éxito, aunque sea un éxito marginal? Cuando los profesionales invierten, suele gustarles hacerlo en empresas con una amplia gama de opciones de salida. Les gustan las empresas que se esfuerzan en conservar y mejorar esas opciones a lo largo de su trayectoria, empresas que, por ejemplo, no cierren irreflexivamente alianzas con grandes corporaciones que puedan acabar comiéndoselas algún día. Los inversores están mucho más tranquilos a la hora de asumir riesgos si el final de la empresa se explica desde el principio. 

Hay un viejo proverbio que dice que si no se sabe a dónde se va, cualquier carretera sirve para llegar. A la hora de elaborar estrategias emprendedoras sensatas, la verdad es exactamente la contraria. Es mejor saber dónde se quiere llegar, y tener un mapa para llegar allí. Un plan de empresa debería ser el lugar en el que se traza el mapa del viaje, porque como todos los viajeros saben, los viajes son mucho menos arriesgados cuando se tienen direcciones.

FUENTE: WILLIAN A. SAHLMAN. Harvard Business School 

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Economiaybanca.com (191 noticias)
Fuente:
economiaybanca.com
Visitas:
1184
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.