Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Captalis escriba una noticia?

Plan de pensión: público y privado, perfectamente compatibles

10/03/2010 10:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Seguramente, hasta el momento que el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, planteó la posibilidad de compatibilizar el sistema de pensiones público con un plan de peniones privado, muchas personas no habían reparado en la posibilidad de contratar este último. Tras la polémica sobre el futuro de las Pensiones públicas, en la que se ha llegado a tratar la ampliación de la edad de trabajo hasta los 67 años, ahora se pone sobre la mesa, desde el Gobierno, esta opción.

Frente a lo que muchos piensan, en la pensión de jubilación no hay oposición total entre lo público y lo privado, sino que ambos planos de gestión pueden ser perfectamente compatibles: una persona puede cobrar su pensión del Estado y, a la vez, beneficiarse de lo recaudado en su plan de pensiones privado.

  • El sistema público de pensiones

Los pagos del sistema público de pensiones se acometen con el dinero que producen los nuevos trabajadores. De este modo, el sistema depende del número de trabajadores ocupados y el número de jubilados, así como de la fórmula para calcular las pensiones. El cómputo de éstas se realiza sobre los últimos quince años de cotización del pensionista.

Las Pensiones públicas tienen establecido un límite: 2.446 euros al mes, aunque esta cantidad solo la alcanza quien, habiendo cotizado los 35 años, haya ganado también el mayor salario del país. Algo que está al alcance de muy pocos. La realidad es que el sueldo medio español dista mucho de llegar a este nivel; se fija en 877, 12 euros mensuales, según cifras del Ministerio de Trabajo e Inmigración de febrero de 2010.

Dado el creciente envejecimiento de la población española, aquejada además de una constante baja natalidad y un freno a la inmigración debido a la crisis económica y el consecuente paro, el sistema público de pensiones se enfrenta a un bache. En esa línea, se están preparando medidas encaminadas para frenarlo. Y el ministro entra en juego con la posibilidad de compatibilizarlo con un plan de pensión privado.

  • Planes de pensiones privados

Un plan de pensiones privado es un producto financiero a largo plazo, con el que el ciudadano, a cambio de pagar una cantidad de dinero cada cierto tiempo, saca una rentabilidad establecida. El capital aportado y su rendimiento solo se pueden retirar cuando el individuo se jubila o le suceden otras contingencias como la incapacidad laboral total y permanente, el fallecimiento, y un alto grado de dependencia.

Este dinero no solo beneficiará directamente al usuario, quien sacará rendimiento a dicho producto, sino que además conlleva ventajas fiscales que le ayudarán por partida doble; ya no solo en el futuro, sino en este caso, en el presente . De este modo, el dinero que se ingrese en el plan de pensiones no contará a la hora de realizar la declaración de la renta.

Eso sí, este beneficio tiene un límite. La cantidad máxima sujeta a reducción es, en caso de personas menores de 50 años, de 10.000 euros, y no podrá superar el 30 por ciento de los rendimientos de trabajo y actividades económicas; y en caso de personas mayores de 50 años, dichas condiciones serán de 12.500 euros y el 50 por ciento. Aún así, compensa.

Los planes de pensiones, en sus distintos tipos y posibilidades ofrecidas por las entidades bancarias, proponen distintas rentabilidades, que dependen del carácter del plan, bien sea de Renta Fija o de Renta Variable. El tipo de interés que se establezca determinará la estabilidad o riesgo del plan de pensión. De lo que no hay duda es que como característica principal, está la flexibilidad.

Además, estos productos financieros no pueden cancelarse si no se da uno de los supuestos que lo justifican: la jubilación, la incapacidad laboral total y permanente, el fallecimiento, y el alto grado de dependencia. Lo que sí podemos hacer es cambiar de entidad gestora, sin asumir ningún coste.

Tras ver las dificultades del sistema público de pensiones y las posibilidades que se abren con un programa privado complementario, quien esté interesado debe examinar con lupa todas las ofertas, para ver cuál es que mejor le conviene. Para ello, puede utilizar un simulador de planes de pensiones, de forma que al introducir la aportación y la rentabilidad, le hagan una estimación de lo que va a conseguir.

No existen posts relacionados.


Sobre esta noticia

Autor:
Captalis (203 noticias)
Fuente:
blog.captalis.com
Visitas:
1003
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.