Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rafael Santos escriba una noticia?

Planificación, ¿Cómo hacer un plan de acción?

01/08/2011 12:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Qué es un plan de acción?, ¿Cómo deben ser?, ¿Son efectivos?, ¿Y necesarios?

El plan es el camino que nos conduce a nuestros objetivos.

No basta con tener un objetivo claro, para conseguirlo tendremos que "hacer" algo al respecto. Tendremos que hacer lo adecuado en el momento adecuado porque es lo adecuado.

Cuando uno no tiene un plan específico, navega sin rumbo, y sólo la casualidad hará que llegue a su destino. Se trata de disponer en cada fase del plan de todos los elementos necesarios en este momento para poder canalizar toda la energía de que dispone "aquí y ahora" para la consecución de su objetivo.

Los planes de acción deben reunir una serie de características y ser:

  • Realistas: los planes tiene que estar basados en las posibilidades de que disponemos. Debemos saber con qué medios técnicos, económicos y humanos contamos para lograr los objetivos. Cada uno tiene que arar con los bueyes que tiene. En un plan de acción lo único que importa es la dirección, no la velocidad y algo muy importante no rendirse: un ganador nunca deserta, un desertor nunca gana.
  • Escritos: pasar los planes a un papel no solamente hace que no se olviden sino que nos permite ir mejorándolos al poderlos mirar más fríamente y en distintas ocasiones hasta tener la certeza que son los planes adecuados. Nos permite también tener una visión de conjunto, de modo que nos podremos asomar tanto al pasado como al futuro, con lo cual nos será más fácil detectar que acciones de nuestro plan nos acerca a nuestro objetivo y cuáles fueron un derroche innecesario de energía.
  • Detallados: el hecho de tenerlos detallados con total exactitud es una de las partes más difíciles de conseguir. Un poco vale mucho. Cuándo tenemos que tomar una decisión valoramos más de una opción y las diferencias entre unas y otras suelen ser muy pequeñas, pero al final nos decidimos por una y esta se lo lleva todo, mientras que el resto se quedan sin nada. Somos dados a pasar por alto los pequeños detalles, porque pensamos que tiene poca importancia, pero la diferencia entre éxito y fracaso muchas veces depende de los pequeños detalles. El tiempo que dediquemos a planificar hasta los más mínimos detalles, lo recuperáremos con creces a lo largo del camino, pues avanzaremos más directamente hacia los objetivos, caso contrario progresaremos más lentamente al tener que improvisar sobre la marcha. La suma de los pequeños detalles en la planificación son como el condimento del guiso, no son el ingrediente principal del plato, pero son los que realmente hacen bueno el resultado final.
  • Flexibles: el hecho de que tengamos un plan establecido no significa que no podamos variarlo, de hecho deberemos de hacer ajustes durante todo el camino para corregir las desviaciones que se produzcan debido a elementos externos y a los errores que hayamos cometido a la hora de trazar el plan.
  • Participativos: no podemos alcanzar el éxito solos, necesitamos la colaboración de otros, es por ello sumamente importante involucrar a todas las personas que van a participar en el proyecto para que se canalicen todas las energías en una misma dirección. Cuando todo el equipo trabaja en armonía para lograr un objetivo concreto, la suma de las partes hace que se multiplique el resultado. Pero si las personas involucradas no participan, no pretendamos que luego se tomen el plan como suyo. El equipo tiene que poder opinar sobre la parte del plan que les afecta. Como mínimo tienen que tener voz aunque no tengan voto, dado que a la postre serán ellos los que tengan que hacer el trabajo y si han participado serán los planes del conjunto del equipo, en vez de los del director comercial.
  • Tienen que ser revisados periódicamente: por bien que tracemos nuestros planes y por más experiencia que tengamos, deben de ser revisados constantemente para comprobar la marcha de los mismos, si no los revisamos podemos encontrarnos alejados de nuestro destino y aunque podamos corregirlos el tiempo y la energía gastados para alejarnos y regresar al camino correcto ya no los podremos recuperar jamás y, creedme mientras nos desviamos, nuestra competencia se posiciona y se come la parte más sustanciosa del pastel. Los planes de acción se conducen haciendo pequeñas correcciones que los mantienen centrados y seguros en la ruta hacia los objetivos.

Sobre esta noticia

Autor:
Rafael Santos (19 noticias)
Visitas:
1755
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.