Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Sociedad escriba una noticia?

La polémica por el burkini no existe en África del Norte

24/08/2016 14:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

La polémica por el uso del burkini no encuentra resonancia en África del Norte, donde la prenda se ha hecho un lugar en las playas en el marco de una tendencia a utilizar ropa de baño cada vez más púdica.

En Zeralda, un balneario ubicado al oeste de Argel, son pocas las mujeres que usan traje de baño en las playas públicas y son aún menos las que llevan bikini.

Hakima, profesora de matemática de unos 40 años, nada en burkini y cuando sale del agua se cubre con un pareo.

"Es más decente. El traje de baño integral es la solución para las musulmanes practicantes que les gusta el mar", afirmó.

Aunque algunas se cubren a regañadientes.

"Me encanta nadar pero si uso un traje de baño normal me miran como si fuera una marciana", contó Manel Brahimi, una estudiante de biología.

Siham, de 24 años, también está resignada a llevar por encima de su traje de baño de una pieza un pantalón corto de ciclismo "para evitar las miradas".

En las playas de Rabat, las bañistas se adentran en el agua con las indumentarios más disparatas: bermudas, 'leggins' o incluso con camisetas mojadas.

Sin embargo, son pocas las que usan un burkini, el traje de baño creado en Australia para cumplir con los preceptos de un islam más rigorista, cuyo precio ronda los 500 dirhams, equivalentes a 50 euros (56 dólares) que lo colocan fuera del alcance de la mayoría de las mujeres.

image

"Este fenómeno viene sobre todo de las MRE (Marroquíes que Residen en el Extranjero). Ellas importaron esta moda este año cuando vinieron de vacaciones a las playas marroquíes", especialmente en el norte del país, donde la gente es más conservadora, explicó Miloud, un jubilado.

Fadel, un hombre de unos 40 años, ve sobre todo un tema de negocio, que genera ventas "para las tiendas de ropa islámica". "La mayoría de la gente aquí pasa del tema", afirmó.

- Reservado a las mujeres -

En este contexto, la polémica en Francia por la prohibición del burkini en varias localidades, como Niza o Cannes, parece fuera de lugar.

"Este debate no es interesante en Túnez", afirmó el sociólogo Abdessatar Sahbani. "El uso del burkini, que ha evolucionado de manera significativa desde la revolución (2011), no ha generado problemas en las playas (...) Este verano los tunecinos están preocupados sobre todo por la situación económica y la seguridad", indicó.

El cambio de las tendencias ha llevado a abrir playas sólo para mujeres y niños. Un ejemplo es 'Marina club', abierto en Argel por el empresario Riadh Bourayou.

Si bien el precio de la entrada es alto, en la piscina se mezclan bikinis, trajes de baño de una pieza y burkinis, lejos de las miradas masculinas.

"Es un remanso de paz, un lugar discreto para la mujer musulmana", dijo Ouahiba Chatouri, una azafata jubilada que está feliz con su traje dos piezas, pero que en la vida cotidiana usa velo para salir a la calle.

- En bikini 'por principio' -

image

Desde principios de agosto, un artículo publicado por un diario local en inglés que calificaba a las mujeres que usan bikini como libertinas, provocó indignación en las redes sociales. La periodista consideraba que "algunas playas de Argel se han transformado en puntos negros, prohibidos para las familias, por el nudismo y por su carácter mixto".

La situación era distinta a principios de la década de 1990, un momento en el cual en la mayoría de las playas eran mixtas y en general las mujeres se bañaban con traje de baño.

"En lugar de que haya diversidad social en las playas, como siempre había ocurrido, estos muros son erigidos para quienes pueden permitírselo", lamentó Saida, una profesora de inglés.

Cerca de ella, Katia Ouahid, usa bikini "por principio".

"Gané peso en los embarazos pero me niego a seguir los dictados de la sociedad. Cuando los islamistas prohibían a las mujeres ir a playa, yo no cedí. Íbamos en familia y con los amigos y nos poníamos en traje de baño", contó Katia, de unos 50 años.

Amina, una de sus amigas, se lamenta de que la sociedad haya retrocedido "en el plano de las libertades individuales".


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Sociedad (16575 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
6524
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.