Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan Ranz Fernández escriba una noticia?

Polémica en la presentación de ‘La epopeya del Chato’

27/04/2010 04:43 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El autor presentó un documento que demuestra que Manuel Navarro Ballesteros fue presidente de la Asociación de la Prensa

Ayer en el salón de actos de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) tuvo lugar la presentación del libro de www.bubok.es La epopeya del ‘Chato’. La mesa redonda estuvo formada por Fernando González Urbaneja, Presidente de la APM, Jorge Martínez Reverte, escritor y periodista y A. Febus autor del libro.

Jorge Martínez Reverte destacó la gran labor documental realizada por Febus. Y que la misma ha supuesto un gran descubrimiento para él. Teniendo en cuenta que Jorge Martínez Reverte es uno de máximos eruditos en la historia de la Guerra Civil Española y el franquismo sus palabras cobran una enorme relevancia. Febus, que es entrenador personal de culturismo, ha dado una verdadera lección historiográfica a escritores, periodistas y especialistas. Y eso, en ocasiones, duele. Resaltemos algunas de las frases dichas por Jorge Martínez Reverte:

El libro me ha interesado mucho. Me sorprendió por el excelente trabajo de documentación que ha realizado Juan Manuel (nombre real de A. Febus)... Yo conozco bastante de la historia de este país. Porque me he dedicado a estudiarla... Y a pesar de ese conocimiento... El libro de Juan Manuel me ha sorprendido porque ha aportado datos que, realmente, ignoraba del todo... Como toda esta etapa del diario España de Tánger que me ha parecido enormemente reveladora y enormemente rica. Es algo que a mi siempre se me había escapao, por la importancia que supuso aquel periódico... En todo caso ustedes están obligados a leerse este libro y no les voy a contar lo que cuenta... Lo que sí me importa destacar es que este esfuerzo que ha hecho Juan Manuel nos lleva a algo que a mi me parece muy importante... resulta que en este país había gente como ‘El Chato’ que se fue a Nueva York y trabajó en un periódico, ni más ni menos, como el New York Times... No es que no tengamos historia, es que no la conocíamos... Yo le doy las gracias, en ese sentido, doblemente a Juan Manuel y a A. Febus por haber escrito lo que él nos ha querido contar.

A continuación tomó la palabra Fernando González Urbaneja que dijo, entre otras cosas:

El libro es un mezcla de un libro apasionado y emocionado lo cual quiere decir siempre bastante sinceridad... está hecho desde esa emoción, es una búsquedad... de recuperar un relato, la verdad y hacer justicia... ha querido ser creativo, de alguna forma flemático, como era tu abuelo, en ese sentido muy americano, al construir esa figura de un relator que va recordando la historia... ha utilizado una técnica narrativa interesante... Juan Manuel, en este libro, nos devuelve el interés por buscar las raíces de un periodismo que la guerra civil y la terrible posguerra y la dictadura, rompe, trunca... gracias por el trabajo, gracias por esa pasión emocionada...

Después tomó la palabra A. Febus. Agradeció la presencia desinteresada de Fernando González Urbabeja y Jorge Martínez Reverte. E hizo lo propio con todos los asistentes. Y entonces saltó la polémica cuando Víctor Olmos, periodista e historiador de la APM, recriminó a Febus por afirmar que Manuel Navarro Ballesteros ocupó la presidencia de la APM en un periodo corto de la guerra civil. Y descalificó a sus compañeros periodistas indicando que lo que se publica en los periódicos muchas veces es falso. Tela marinera! Es decir, llama, eso sí, finamente, mentirosos a aquellos compañeros que escribieron esa in formación en uno de los rotativos más relevantes de la Segunda República. Es decir, que nos ha faltado al respeto a todos los compañeros... Pero lo ‘mejor’ fue su argumentación:

Javier Bueno fue presidente hasta abril de 1938, y como se pasaba la mayor parte del tiempo en Gijón... no podía atender los asuntos de la Asociación de la Prensa... y Navarro Ballesteros aparece en las actas sin decir en calidad de qué’. Etc.

Si en las actas consta Manuel Navarro Ballesteros como vicepresidente, y es conocido que Javier Bueno partió Asturias, de enero a marzo de 1938. Está claro, que Ballesteros ejerció en esos meses de presidente en funciones. Y es más, la prueba que presentó Febus es irrefutable. Mostró a los presentes la hoja del periódico Ahora –del 4 de enero de 1938- que rezaba lo siguiente: Navarro Ballesteros Presidente de la Asociación de la Prensa, intervino también en el acto celebrado en el Cine Barceló en homenaje a la Unión Soviética.

Pero claro, parece ser que un entrenador personal no puede poner en evidencia al historiadores consagrados. Pero los datos hablan por sí mismos: un presidente en funciones es eso, un presidente, conste o no en el acta. Por lo que podemos decir que Manuel Navarro Ballesteros fue, eso sí, durante un corto espacio de tiempo, Presidente de la Asociación de la Prensa.

Creemos que no es de recibo que este tipo de cuestiones se deban plantear en la presentación de un libro de un autor, primerizo, como es el caso, porque rompe toda la magia que supone ese evento para él. Es una falta de respeto y solidaridad. Ese tipo de cuestiones deben dirimirse en privado para no estropear un momento tan especial para el mencionado autor. Señor Olmos no nos queda más remedio que darle un ‘cero patatero’. Imagínese que cuando usted presentó su libro La Casa de los Periodistas (primera parte) alguien le hubiese recriminado la omisión que usted tuvo de no indicar que Jaime Menéndez ’El Chato’ fue el primer español redactor de The New York Times y director de El Sol. Menudo chasco ¿no?. Pues bien, sabemos que nadie lo hizo en el mencionado acto. Pero sí a título privado. Como se deben hacer estos menesteres. Curiosamente en la segunda parte de La Casa de los Periodistas el señor Olmos tomó nota y subsanó el ‘olvido’ de un dato de una enorme relevancia para la historiografía de la prensa española...

Después de la polémica vino lo mejor de la noche. A. Febus, recuerdo, un entrenador personal de culturismo, hizo un alocución soberbia, recordando a aquellos oradores que jalonaron la gloriosa ilustración de la Segunda República. Rescatamos los mejores momentos:

No podía entender que en una sociedad que tanto presume de aquellos que han hecho cosas importantes en los Estados Unidos... no hablase de Jaime Menéndez ‘El Chato’ habiendo sido el primer español redactor de ‘The New York Times’, el periódico más importante del mundo. Mi abuelo falleció en el 69. Y yo estaba dolido de que ningún periodista, ningún escritor, ningún historiador, hablase de mi abuelo... yo no soy escritor, evidentemente, soy entrenador, como he dicho antes, soy culturista, pero este país me ha obligado a escribir este libro. Porque yo ya tengo 42 años. Y en esos 42 años nadie había escrito nada de mi abuelo. Nadie había hecho nada por recuperar ningún texto de mi abuelo. Y este país que mantuvo una dictadura atroz durante 40 años, una transición modélica, entre comillas, es lo que nos dejó a muchos, un vacío enorme, un dolor enorme. Y hoy esta casa vuelve a recuperar a uno de sus hijos porque mi abuelo fue miembro de la Junta directiva de esta casa. Y se dejó la piel, al igual que muchos periodistas, por defender los derechos que hoy disfrutamos. Y yo agradezco a Fernando González Urbaneja que Jaime Menéndez ‘El Chato’ vuelva a su casa. Porque él era periodista de oficio y de vocación. Y en el diario España de Tánger se dejó la vida por España... por esta España que ahora disfrutamos de libertad y democracia... Y hoy me siento orgulloso porque soy entrenador de culturismo, no soy ni periodista, ni escritor, pero aquí está este libro.

Ante estas palabras el público ovacionó merecidamente a Febus. Terminó recomendando tres libros: El año de la Victoria de Eduardo de Guzmán, que cuenta de las penurias que sufrió durante el franquismo en el campo de concentración de Albatera, Soldado de poca Fortuna de Jesús Martínez Tessier, unas memorias del gran periodista que pasó una temporada en el campo de concentración franquista de Miranda de Ebro y, por último, El doping y sus alternativas de Rafael Santonja, presidente de la Federación Internacional de Culturismo, que trata sobre los suplementos naturales que mejoran el potencial del deportista.

Desde estas líneas felicitamos a A. Febus por su gran trabajo, rigor periodístico, calidad narrativa y oficio. Menos mal que es un entrenador personal de culturismo... porque si llega a ser escritor o periodista... la arma.

Entre el público asistente estaban Víctor Olmos, ya saben, Andrés Navarro Ballesteros, pintor, brigadista, preso político y hermano de Manuel, Julio diamante, cineasta, escritor, preso político e hijo del jefe militar republicano Julián Diamante y Eduardo Franco, director de la revista ‘Muscle & Fitness’ y primer gran entrenador de A. Febus.


Sobre esta noticia

Autor:
Juan Ranz Fernández (5 noticias)
Visitas:
2260
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.