Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Donpacontraria escriba una noticia?

Policía municipal

13/03/2012 21:30 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Es lícito que unos policías municipales, circulando en un vehículo camuflado, ordenen detenerse e identificar a un ciudadano?

Entiendo que en un caso de flagrante delito, un policía que se precie de ser tal, ha de actuar, previa identificación, a fin de intentar evitarlo o, tras la comisión, intentando detener al delincuente; no es el caso.

El caso en cuestión es, que un conductor circula en una vía cuyo límite es 50 Km/h., dos vehículos detrás del citado vehículo camuflado que mantiene una velocidad de 20 Km/h., sin motivo aparente. Que tras llegar a un punto en el que hay 3 carriles, opta por adelantar por el carril izquierdo, pasa un semáforo en ámbar y, tras recorrer unos 500 m., es forzado por los “policías” a detenerse e identificarse sin observar el menor respeto para, finalmente, marcharse sin dar la menor explicación.

Mas adelante, por si el lector tuviera interés en los hechos, narro lo sucedido con mas detalles, pero ahora me centro en lo que han dejado claro los sucesos, es decir, en la imaginación de que es lo que pasó por la cabeza de los citados “policías”.

Son las 0:40 horas de un domingo, tres “policías” en vehículo camuflado “patrullando” y buscando algo en la noche. Observan un vehículo de baja gama, no está limpio e, incluso, le falta un tapacubos de las ruedas, en su interior un hombre maduro que conduce con cierta prisa y va acompañado de una jovencita... llegados a este punto:

Por las características del vehículo, posiblemente ni lleve seguro en regla.

Por las características de los ocupantes, un posible proxeneta.

Por la forma de conducción, posibles delincuentes tras la comisión del delito

Parecen decidirse por la opción 1, “aquí va uno sin seguro, le damos el alto y comprobamos”. Para ello, inicialmente circulan infringiendo la ley de seguridad vial a velocidad anormalmente reducida, seguidamente atraviesan un semáforo en rojo cuando iniciaban la marcha los vehículos que tenían en verde el suyo, después exceden ostensiblemente la velocidad para, finalmente, cruzarse peligrosamente en medio del paso de peatones, con riesgo de haber podido atropellarles si estuvieran cruzando.

Con esos ejemplos, la duda queda sembrada. Policías o delincuentes, con todas las infracciones cometidas ¿cómo se atreven a abrir la boca? Ellos que pusieron en peligro a todo lo que se movía.

Vaya, un patinazo, no solo lleva seguro sino que lo lleva a todo riesgo, pues aquí paz y después gloria, sigamos de patrulla. Hemos infringido con plena seguridad cuatro normas de circulación, al menos, por la dudosa infracción del semáforo en ámbar del perseguido, pero, lo que es peor, hemos trasgredido la constitución al impedir la libre circulación de un ciudadano, amén de la negativa a identificarnos como policías

Curiosamente, durante los 10 ó 15 minutos que dura la retención que se me antoja ilegal, el conductor del vehículo detenido ha permanecido con el motor en marcha, el embrague pisado y la 1ª marcha introducida (dado que en ningún momento se identificaron como policías, aportando su número y placa), el conductor no se fiaba de que realmente lo fueran y estaba alerta a cualquier movimiento sospecho para salir pitando.

Desde luego, si eran verdaderamente policías, la operación de bloqueo fue realmente penosa, propia de un sistema autoritario o dictatorial en el que un policía hace lo que quiera sin dar explicaciones. En el que un policía está exento del cumplimiento de la ley, la cual se establece únicamente para los ciudadanos de 2ª (aquellos sin influencias específicas) o 3ª (inmigrantes, prostitutas, etc.)

Respeto al ciudadano, el cual les paga el sueldo, y rectitud a la hora de velar por el cumplimiento de las normas que a todos nos obligan por igual. Un policía es un individuo sujeto al cumplimiento de las normas que, si me apuran, tiene muchísima más gravedad que cualquier otro ciudadano a la hora de incumplirlas, pues es quien debe dar ejemplo.

Su comportamiento, pues, ha de ser ejemplar y muy especialmente a la hora de dirigirse al administrado, el cual goza del derecho pleno de un estado democrático. Ha de ser absolutamente correcto, no esperar a que le soliciten su identificación sino que esta debe ser presentada de antemano para evitar cualquier duda. Deben llevar completa su indumentaria y cuidar el porte como representante de la ley, que lo es.

Detalle de los hechos

Circulo por la calle de Ocaña, voy a girar por la calle de Valmojado para tomar la avenida de los Poblados en sentido hacia Pozuelo, son las 00:40 horas del día 11 de marzo de 2012. Acabo de recoger a mi hija de 14 años y llevo prisa por llegar a casa, pues, a las 4:30 horas, he de llevar a uno de mis hijos al aeropuerto.

¿Es lícito que esos supuestos policías trasgredan impunemente diversas normas de tráfico, a pesar de circular como un vehículo privado?

El último tramo de la calle Ocaña vamos circulando a unos 20 Km/h, debido a que un vehículo Renault Megane azul (1930GPD) circula con mucha calma. Al llegar al cruce con la calle Maqueda, ese vehículo se pone en el lado derecho, hay otro vehículo en el centro, por lo que yo decido ponerme en el lado izquierdo, ya que conozco que el semáforo con avenida de los Poblados se cierra si no sales rápido. Así lo hago, consigo pasar el semáforo en ámbar a 50 Km/h y entro en Av. De los Poblados.

Mirando por el retrovisor observo que, unos 150 metros por detrás, aparece un vehículo desde el mismo trayecto que el mío que, necesariamente, ha tenido que pasar con el semáforo en rojo, pienso que solo faltaba que fuera el Renault Megane, muchos vehículos que circulan a velocidad anormalmente reducida, cuando no pueden ser adelantados, se vuelven unos posesos de la velocidad cuando entran en vías de mas carriles.

Me detengo en el semáforo rojo del cruce con la calle Guareña, sigo observando por el retrovisor que el Megane se acerca muy rápido al semáforo por el carril derecho (yo estoy en el izquierdo y hay otro coche parado en el central) y, sorprendentemente se cruza delante del coche parado en el centro. El conductor me hace señas, baja la ventanilla y me grita, con malos modos, que pare junto al bordillo. Se trata de un individuo de unos treinta y tantos años acompañado de otros dos mas en el interior del coche.

Cuando le pregunto el motivo de su petición, me repite exactamente lo mismo, algo alterado, pero uno de los acompañantes se ha bajado del coche, viste uniforme, aparentemente de policía municipal pero sin llevar gorra, y muestra ostensiblemente el costado donde lleva el arma.

Cedo ante la intimidación, son mayoría, van armados, tienen vehículo más potente y, aunque parece que su uniforme va incompleto, es posible que sean policías, a pesar de que el coche no ha mostrado señal alguna de serlo.

Quedo parado pegado a la acera, motor en marcha, embrague pisado y primera marcha metida, no me fío por sus malas maneras, no me fío por no llevar la gorra que completa el uniforme, no me fío por las infracciones que han cometido.

Me pide la documentación el acompañante del conductor y yo le pregunto el motivo. Me increpa que he pasado un semáforo en rojo, yo le contradigo diciendo que he pasado el semáforo ámbar y me responde “da igual, el ámbar indica parar” a lo que le respondo que, si bien es cierto, también permite el paso.

Me dice que he puesto en peligro a los demás, le replico que no había peatón alguno preparado para cruzar y que los vehículos para cruzar aún estaban parados, ¿como sino iban ellos a haber podido pasar ese mismo semáforo tras de mí?. Me repite la petición de documentación mientras la estoy buscando, yo le indico que no se quienes son ellos y con sarcasmo me señala el uniforme a la vez que me dice “¿no esperará que le diga mi nombre? Yo le indico que no lo espero pero que aún no se ha identificado, con sonrisa burlona vuelve a señalarme el uniforme a la vez que dice “¿no lo ve?” vuelvo a solicitar que se identifique pero sin hacerme caso, se pone a comprobar mi documentación. Yo le digo que si para identificarme a mi le he aportado mi documentación, el debería hacer lo mismo. La callada por respuesta.

Me pide el recibo del seguro y le digo que, desde que salió la nueva ley, no lo llevo encima. Me responde con gesto socarrón que es obligatorio llevarlo, pero que, en cualquier caso, si no les funciona el sistema solo me traerá molestias el no llevarlo.

Me comenta que ya se habían dado cuenta, desde el cruce con Maqueda, que iba de listo, al ponerme en el carril izquierdo. Que al salir rápido y cruzar tres carriles (solo fueron dos) puse en peligro la circulación. Le comenté que apenas habían salido ellos cuando yo estaba ya girando hacia Av. De los Poblados, que me dijera donde había visto él el peligro, pero no respondió.

Tras las oportunas comprobaciones me devolvió la documentación a la vez que me ordenó continuar. Al llegar al siguiente semáforo, ya en rojo, paramos en paralelo nuevamente y les pregunté, a través de la ventanilla, si no tenían que darme ningún papel. El conductor me respondió que no me habían denunciado, pero que si quería que me denunciaran podían hacerlo sin ningún problema. Yo les di las gracias y continué mi camino.


Sobre esta noticia

Autor:
Donpacontraria (19 noticias)
Visitas:
1208
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Estebanez (22/01/2014)

Lástima de videograbacion, habría sido un puntazo