Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Citizen escriba una noticia?

La política exterior del gobierno Zapatero (II): Marruecos, Cuba y otras democracias “ejemplares”

22/03/2010 18:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El acercamiento del gobierno de España bajo la presidencia de Zapatero a gobiernos de dudoso pedigrí democrático ha dado unos paupérrimos resultados y ha tenido unas consecuencias indeseables: el descrédito de nuestra diplomacia y la pérdida de peso de España en las relaciones internacionales

Los primeras visitas que un nuevo gobernante hace al extranjero suelen ser sintomáticas de la línea que va a seguir en política exterior. El primer viaje de Zapatero como presidente del gobierno fue a Marruecos. En esto no fue distinto a otros muchos presidentes españoles, pero desde un principio Zapatero y su ministro de asuntos Exteriores Miguel Ángel Moratinos quisieron marcar distancias con la política del gobierno del Partido Popular respecto a Marruecos que había pasado por momentos de tensión que culminaron con la invasión del islote de Perejil por parte de soldados marroquíes y su posterior expulsión por el ejercito español. Donde más se ha notado el cambio de rumbo del gobierno de España respecto a su política con Marruecos ha sido en la cuestión del Sahara Occidental. Desde la firma de los Acuerdos de Madrid en 1975 entre España, Marruecos y Mauritania a virtud de los cuales España abandonó su antigua colonia, todos los gobiernos españoles, tanto de la UCD, del PSOE o del PP, habían exigido con mayor o menor firmeza la necesidad de celebrar un referéndum de autodeterminación en el Sahara Occidental para que sean los ciudadanos saharauis los que decidan libremente entre la independencia, una autonomía dentro del Reino de Marruecos o la plena incorporación a este país como una provincia más. Con Zapatero como presidente del gobierno ha sido la primera vez que un gobierno español se ha alineado con las tesis de las autoridades marroquíes para defender la integración del Sahara Occidental como una provincia de Marruecos dotada de una mínima autonomía. Este cambio de postura del gobierno español respecto al problema saharaui ha sido claramente apercibido por los representantes del Frente Polisario que así se lo han reprochado, y por sus máximos valedores, el gobierno de Argelia, lo que ha supuesto un enfriamiento considerable de las relaciones entre este país y España, enfriamiento que hemos pagado todos los españoles con una subida en la factura del gas que importamos de Argelia.

A cambio de sacrificar al pueblo saharaui a su suerte, el gobierno de Rabat ha incrementado la colaboración con España en dos materias muy sensibles a nuestros intereses: terrorismo islamista y emigración ilegal. No obstante, en la relación de equilibrios que debería existir entre España y Marruecos, nuestro país se ha convertido en la parte débil y rehén de los intereses de Marruecos que no ha dudado en esgrimir estos dos temas cual espada de Damocles cada vez ha querido presionar a España en algún cuestión, ya sea las relaciones comerciales preferentes con Europa, el Sahara Occidental o el estatus de las ciudades españolas de Ceuta y Melilla.

La política exterior de un país es una cuestión de Estado. Esto significa que es muy importante que los gobiernos, sean del color que sean, mantengan siempre una misma línea frente al exterior para evitar que la diplomacia se convierta en un barco que va dando bandazos de un lado a otro dependiendo de donde venga el viento que lo gobierna. Este principio básico no ha sido respetado por Zapatero cuanto llegó al gobierno de España en el año 2004, ni en el tema de Marruecos ni en otros muchos, pero tampoco se puede decir que la visión partidista de la política exterior de José Luis Rodríguez Zapatero haya sido una sorpresa si tenemos en cuenta que el 2001 siendo líder de la oposición y en plena crisis bilateral entre España y Marruecos no dudo en viajar a este país a pesar de las recomendaciones del entonces gobierno del Partido Popular.

Otro gran tema de política exterior donde el gobierno de Zapatero ha marcado su impronta ha sido en sus relaciones con Cuba. El 2 de abril de 2004, apenas unos días después de haber tomado posesión el nuevo gobierno, el ministro de Asuntos Exteriores aterrizaba en Cuba al frente de una delegación que iba a poner las bases de la nueva política española con la Habana. Las palabras de Moratinos entonces han marcado las directrices de lo que han sido las relaciones con Cuba: “yo vengo a Cuba para conocer y escuchar, vengo a Cuba para compartir y no proponer. Yo vengo a Cuba precisamente para acompañar los retos del futuro que tienen los cubanos y las autoridades cubanas. Es la única manera de trabajar, a través del diálogo y el entendimiento”. Y como muestra de este nuevo rumbo, el gobierno de Zapatero nombró a Carlos Alonso Zaldívar, ex dirigente del Partido Comunista de España, como nuevo embajador de España en Cuba. Y desde entonces lo que España ha ofrecido al gobierno dictatorial de la Habana ha sido “dialogo y entendimiento” y más “dialogo y entendimiento”. Y, para no molestar a los dirigentes cubanos, lo que el gobierno español ha ofrecido a la oposición democrática cubana ha sido menosprecio, vacío e ignorancia. La contrapartida del gobierno de los Castro a esta política de concesiones no ha podido ser más decepcionante: más represión y más dictadura. A pesar de tan pobres resultados la política del gobierno español con Cuba no ha variado ni un ápice.

La coartada esgrimida por Zapatero y su ministro Moratinos para mantener esta política ha sido que sólo desde la colaboración con la dictadura cubana se puede avanzar hacia la democratización de la Isla. Es un razonamiento demencial. Es como si los gobiernos de las democracias occidentales en los años setenta hubieran propugnado una mayor dialogo y apoyo a los gobiernos del franquismo pensando que así iban a fomentar la llegada de la democracia a España. Es todo lo contrario. Es el aislamiento internacional, fundamentalmente económico, el que obliga a las élites de los países a forzar la caída de los regímenes dictatoriales.

Cuando el régimen comunista de los hermanos Castro acabe arrasado por la historia, la clase democrática que se haga con el poder en Cuba tendrá un triste recuerdo del papel jugado por España

No es de extrañar que los opositores al régimen dictatorial cubano critiquen ásperamente la política del gobierno español. Así por ejemplo el opositor Elizardo Sánchez ha dicho que “la política de las autoridades españolas es hoy la más distante del movimiento pro democracia y de los derechos civiles en los últimos veinticinco años”. Igualmente crítico con la política española con Cuba se ha manifestado recientemente Huberto Matos, ex comandante de la Revolución que se pasó veinte años en la cárcel por oponerse al giro comunista propugnado por Fidel Castro. Cuando el régimen comunista de los hermanos Castro acabe cayendo forzado por el paso de la historia, la clase democrática que se haga con el poder en Cuba tendrá un triste recuerdo de la colaboración que los gobiernos socialistas de Zapatero tuvieron en el mantenimiento de la dictadura.

No contento con el fracaso de su política con el régimen dictatorial de Cuba, del que no ha arrancado ni una sola concesión democrática, el gobierno español ha instado de la Unión Europea que se adhiera a su postura colaboradora y abandone la política de sanciones que inició en el año 2003 durante la Primavera Negra cuando cientos de disidentes cubanos fueron encarcelados. Esa era la esperanza manifestada por Moratinos en su enésimo viaje a Cuba el pasado 17 de octubre cuando declaró que el objeto de su viaje era “profundizar el dialogo político y abrir las puertas de la Unión Europea”. Zapatero y Moratinos querían aprovechar la presidencia rotatoria de la Unión Europea por parte de España para forzar un viraje en la política exterior europea con Cuba. Afortunadamente no ha sido así. A estas alturas de la presidencia española, el gobierno parece haber desistido de conseguir dicho viraje. El resto de países europeos ven con claridad, lo que el gobierno de España no quiere ver por razones ideológicas y para contentar a sus bases más izquierdistas: que su política de colaboración con Cuba no sólo es un absoluto fracaso, sino que es una vergüenza para los defensores de la democracia.

Parejo al compadreo que Zapatero y Moratinos han tenido con Cuba, ha sido el que ha mantenido con otras democracias igualmente “ejemplares” como Venezuela. El pago que estos países han dado al gobierno español por su entreguismo ha sido paupérrimo. Mientras no ha surgido ningún escollo en la relación se han prodigado las fotos plagadas de sonrisas y los viajes de amistad. Pero, como demostración de los endebles cimientos en los que se basa la relación entre países que tienen unos regímenes políticos diametralmente opuestos, en cuanto ha surgido algún escollo en la relación, se ha destapado la caja de los truenos, los insultos, y los desprecios. Recientemente lo hemos podido comprobar con el asunto del auto del juez Velasco de la Audiencia Nacional que ha puesto en evidencia como campan a sus anchas por Venezuela los etarras y los terroristas de las FARC. El populachero Chávez y sus samberos no han dudado en recurrir a una catarata de insultos, amenazas e improperios contra las instituciones españolas, desde la judicatura hasta el Rey, ante la total y absoluta inanición del gobierno Zapatero, lo que no ha hecho más que incitar aún más al gobernante venezolano que ha interpretado como debilidad la postura del gobierno español incapaz de defender los intereses de España con firmeza y decisión.

En definitiva, el acercamiento del gobierno de España bajo la presidencia de Zapatero a gobiernos de dudoso pedigrí democrático, por no decir, abiertamente antidemocráticos, ha dado unos paupérrimos resultados y ha tenido unas consecuencias indeseables: el descrédito de nuestra diplomacia frente al resto de países occidentales y la pérdida de peso específico de España en las relaciones internacionales.-


Sobre esta noticia

Autor:
Citizen (6 noticias)
Visitas:
559
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.