Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Creditos escriba una noticia?

Las pólizas de crédito. ¿Qué son y cómo funcionan?

17/12/2014 11:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hoy te quiero hablar de las pólizas de crédito, producto de financiación poco conocido ya que se destina fundamentalmente a las empresas pero que una persona física también puede solicitar y pueden ser una buena solución frente a otras vías de financiación.

image

Una póliza de crédito es un préstamo cuya cantidad es flexible. Dentro de unos determinados límites de dinero puedes coger la cantidad que necesites o quieras y devolverla según las condiciones acordadas. Funcionan como una cuenta corriente, de donde puedes ir cogiendo el dinero y devolviéndolo.

Se diferencia sobre todo de un crédito o préstamo habitual en el que en el crédito tradicional pagas intereses por el dinero que has pedido, da igual que lo uses o no. Mientras en la póliza de crédito solo pagas por el dinero que has usado.

El plazo de una póliza de crédito es inexistente aunque se suele acordar una fecha con el banco para realizar la renovación de la póliza. También hay que tener en cuenta que no siempre se renueva, ya que el banco puede negarse si ve problemas de solvencia.

Como un crédito normal, la póliza de crédito tiene una serie de gastos asociados en forma de comisiones:

  • Comisión de apertura.
  • Comisión de disponibilidad: Por tener acceso a esa cantidad de dinero. Normalmente es un pequeñísimo porcentaje sobre la cantidad que vas a utilizar.
  • Interés del dinero dispuesto: Son los intereses que vas a pagar por el dinero que has utilizado.
  • Interés de excedido: Son los intereses en caso de que utilices más dinero de la cantidad pactada inicialmente. Suele ser una comisión bastante alta así que cuidado.

La utilidad para las personas físicas, que no son empresas, es que si necesitan hacer algún pago pero no saben exactamente la cantidad, les interesa más solicitar una póliza de crédito.

Por ejemplo, vas a reformar tu casa, cambiando la cocina y los baños. Conoces aproximadamente cuál va a ser el coste pero también es muy posible que existan gastos extras debido a problemas que vayan surgiendo a lo largo de la obra. Para solucionar esto puedes contratar una póliza de crédito e ir cogiendo el dinero que vayas necesitando. Y sin pagar nada por el dinero que no uses.

Por otra parte, si necesitarás más dinero es mucho más rápido y con menos costes ampliar la cantidad disponible en una póliza de crédito que volver a contratar otro crédito.

Lógicamente, es importante que utilices las pólizas de crédito con cabeza y no acostumbrarse a usarlas a diario como algo habitual del que echar mano cuando estés con problemas de liquidez.

Puedes estropear tu historial crediticio si comienzas a coger dinero de la póliza y luego no lo puedes devolver en el tiempo acordado y porque pagas intereses por el dinero dispuesto, si coges mucho dinero o con demasiada periodicidad luego te aumentará el coste a la hora de renovar la póliza.

Para ir finalizando me queda solo comentarte que recuerdes que la póliza de crédito es un producto financiero indicado a personas que tienen unos buenos hábitos financieros y pueden necesitar liquidez en determinados momentos.


Sobre esta noticia

Autor:
Creditos (266 noticias)
Fuente:
mejorescreditos.es
Visitas:
2171
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.