Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sintijeras escriba una noticia?

¿Quién le pone la pierna encima a Javier Sardá?

06/05/2009 20:48 2 Comentarios Lectura: ( palabras)

La tribu de Javier Sardá no consigue levantar cabeza. Ya es su tercera semana en pantalla y el programa continúa perdiendo audiencia. Si tras su larga promoción, en su estrenó sólo consiguió hacer un 14,9% de share, en su segunda emisión no llegó ni al 10%. Los datos del pasado viernes son aún más c

Sardá pensó que una resurrección de Crónicas Marcianas con un poco de menos basura le iba a convertir en un Dios de la televisión, pero se equivocó. Poner un programa en prime time los viernes por la noche ha sido muy arriesgado si tenemos en cuenta que el público objetivo de Crónicas Marcianas a esas horas está saliendo de fiesta. Pero las pocas ganas de Sardá de trabajar toda la semana y a altas horas de la madrugada han hecho que este formato no triunfe.

Quería hacer algo muy distinto a Crónicas Marcianas (o al menos que lo pareciera), pero no le ha salido como esperaba. Para empezar, se rodeó de compañeros antiguos, como Boris o Latre, en el mismo plató que antes y con la misma productora: Gestmusic. Consciente o no de que lo que estaba haciendo era una fotocopia, decidió apostar por una nueva colaboradora: Mercedes Milá. De este modo, para evitar los debates acalorados de los concursantes de Gran Hermano, se ficha por su presentadora con el fin de que la huella de este reality no se olvide. Finalmente, Sardá se queda solo, no sólo por su audiencia, sino porque Milá lo ha abandonado viendo que los objetivos que pretendían no se han cumplido.

Tras esta caída al vacía la estrategia de Javier Sardá ha ido más allá. “Si el público no ha captado aún que lo que les ofrecemos es Crónicas Marcianas II, démosle más carnaza”, debió pensar el presentador. Así que el pasado viernes se llenó de sus frikis tradicionales para ver si aún podía hacer algo: Leonardo Dantés, Tony Genil, Yola Berrocal… sólo faltaba Tamara la del “no cambié” y Loli Álvarez tirándose de los pelos. Y si todavía era poco, entrevistó a unos de los personajes más emblemáticos de Crónicas Marcianas: Galindo. Un hombre más envejecido aún, que recordaba con nostalgia sus momentos en el antiguo programa y que dejó claro que ya se había retirado del mundo del espectáculo. Por lo que a Javier Sardá se le ha acabado otro elemento más para hacer su Crónicas Marcianas II.

La tribu sólo se diferencia de CM de que su lugar de emisión es distinto y que tampoco está Galindo. Por lo demás, todo igual. Continúa con su lenguaje zafio y soez y con imágenes que rozan lo pornográfico, pero en un horario de antes de las 12 de la madrugada. Cantizano le quitó a Sardá su Carmen de Mairena cuando era el segundo programa para sentarla delante de María Patiño y hablar de operaciones quirúrjicas, la respuesta de Sardá el pasado viernes fue parecida: sentar a una prostituta de uno de los barrios más pobres de Barcelona con la cara pintada como un payaso y que aseguraba disfrutar de la profesión más antigua del mundo, sólo a las 23 horas de la noche.

Por tanto, la tribu de Jarvier Sardá está a punto de desaparecer y deben espabilarse si no quieren ser devorados por otros indígenas que andan por la televisión de los viernes. Sólo con un cambio de parrilla, del prime time de los viernes al late night de toda la semana puede ser la solución. Porque lo grosero y barriobajero ya lo tienen garantizado.


Sobre esta noticia

Autor:
Sintijeras (10 noticias)
Visitas:
655
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
-1
+ -
Responder

peluquera (07/05/2009)

Pues a mí me encanta este programa. Y lo que tenía que hacer es volver a hacer un Crónicas Marcianas para tenernos contentos toda la semana

0
+ -
Responder

El Porquero De Agamenón (12/05/2009)

Al final, cada uno en su sitio. Lo lógico es que semejante sinverguenza no tuviera nadie que le viese