Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-nacional escriba una noticia?

Portu y Sarasola se ratifican en que fueron maltratados y amenazados

26/10/2010 17:37 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los miembros de ETA Igor Portu y Mattin Sarasola, ambos condenados en la Audiencia Nacional a 1.040 años de cárcel por el atentado de la T-4 de Barajas, han ratificado que fueron maltratados y amenazados por la guardia civil durante su detención y posteriores traslados en enero de 2008 y han negado que intentaran escapar en el momento de su identificación, tal como sostiene la versión de los agentes del instituto armado.

Portu y Sarasola han prestado declaración en la segunda sesión del juicio a 15 guardias civiles por presuntas torturas, que se celebra hasta este jueves en la Sección Primera de la Audiencia de Guipúzcoa en San Sebastián. La Fiscalía pide tres años de cárcel para dos de los quince guardias civiles acusados, dos años para otros dos agentes y diez años de localización permanente para los seis restantes, además de indemnizaciones.

Por su parte la acusación particular que ejercen Portu y Sarasola solicita penas de entre 6 y 17 años de prisión para los guardias civiles, a quienes acusa de tortura y otros delitos y faltas.

La detención de Portu y Sarasola se produjo el 6 de enero de 2008, un año después de su presunta participación en el atentado contra la terminal T-4 del aeropuerto de Barajas en Madrid, que se saldó con la muerte de los ciudadanos ecuatorianos Diego Armando Estacio y Carlos Alonso Palate y con el que se puso fin al alto el fuego que la banda terrorista mantenía desde el 24 de marzo de ese mismo año.

Ambos miembros de ETA han relatado que la identificación y detención que se produjo en Arrasate cuando bajaban de una pista forestal cercana al monte Udalaitz no fue violenta y que no se resistieron a la misma ni tampoco intentaron huir. Igor Portu, el primero en prestar declaración, ha señalado que en el momento en que encontraron las pistolas y la munición en las mochilas los guardias civiles "empezaron a ponerse muy nerviosos".

De este modo, ha explicado que tras su identificación fue introducido en un Patrol esposado con las manos hacia atrás, mientras que a Sarasola lo metieron en otro vehículo, y le trasladaron a un lugar en el monte. Portu ha señalado que en todo momento fue golpeado y amenazado con frases como "te vamos a matar" y que todo se desarrolló en una situación de "mucha violencia y agresividad".

GOLPES EN EL RIO

Según ha asegurado, los guardias civiles le hicieron bajar una pendiente hasta llegar a una regata donde continuaron golpeándole "en las costillas, en el vientre, en las piernas" y le introdujeron en el agua unas veces la cabeza y otras el cuerpo entero "colgado de los tobillos" sintiendo que "no podía respirar", al tiempo que ha afirmado que le hacían continuas preguntas relacionadas con ETA.

Portu ha señalado que tanto en los diferentes traslados como en los calabozos del cuartel de Intxaurrondo continuó siendo maltratado. En este último lugar, ha detallado que fue golpeado en diferentes partes del cuerpo y que le "apretaban los testículos" y le mandaban hacer flexiones. Posteriormente, en los registros de Lesaka, ha apuntado que tuvo que pedir una silla para sentarse porque estaba "muy dolorido y cansado".

El miembro de ETA ha relatado que ante el médico forense denunció haber sido torturado porque se vio "muy mal", pese a que los guardias civiles le amenazaron para que no contase lo ocurrido, tras lo que fue trasladado al Hospital Donostia, donde fue ingresado en la UCI. En ese sentido, ha señalado que en el hospital fue también amenazado e insultado por los agentes que le custodiaron durante su ingreso.

"CUSTODIADOS"

Por su parte, Mattin Sarasola ha explicado en similares términos a los de Portu el proceso de la detención en Arrasate y también ha negado que intentaran escapar en el momento de la detención porque estaban "custodiados" y "no se podía" ya que "sabes que si corres pueden usar el arma".

Sarasola ha apuntado que él fue trasladado a un pinar y que no vio ningún río ni tampoco a su compañero "en ningún momento". En esa línea, ha detallado que, con las manos esposadas hacia atrás, recibió en todo momento "tortazos, golpes e insultos" además de continuas preguntas sobre su vinculación con ETA y amenazas de que lo iban a pasar "muy mal".

Además, ha afirmado que al bajar del Patrol le pusieron una pistola en la sien y también ha asegurado que fue maltratado en Intxaurrondo donde le cubrieron con una manta y que continuaron golpeándole y amenazándole hasta ser trasladado a Madrid, viaje en el que le "agarraban los testículos". En la capital guipuzcoana también ha señalado que fue torturado "atado a una silla y con una bolsa en la cabeza".

Además, ha asegurado que no denunció las torturas ante la médico forense de San Sebastián porque "tenía miedo" y lo hizo por primera vez en la Audiencia Nacional, ya que le habían amenazado con detener a su hermano si no decía que las lesiones que presentaba se habían producido por el arresto y además sabía que "ya no iba a estar con los mismos guardias". Sarasola ha admitido ser un miembro liberado de ETA.

TESTIGOS

En la sesión también ha prestado declaración un vecino de Arrasate que fue testigo de las detenciones. El hombre ha asegurado que se encontraba en la zona paseando a su perro y vio que los arrestos se produjeron sin violencia y que Portu y Sarasola no intentaron huir ni se resistieron a los agentes.

Además, tras relatar como acudió con un abogado a prestar declaración al juzgado de Bergara días después de la detención, ha admitido que es amigo de un familiar de su esposa, que es miembro de ETA. Las defensas de los guardias civiles han pedido al tribunal que deduzca actuaciones contra este hombre por "falso testimonio" ya que han encontrado contradicciones en su declaración.

Por otro lado, una Auxiliar de Enfermería que atendió a Igor Portu en el Hospital Donostia ha relatado que le llamaron la atención sus "calcetines empapados". Por ello, le preguntó en euskera qué había ocurrido a lo que Portu contestó también en euskera que "le habían metido en el río". Además, ha asegurado que se puso en contacto al día siguiente de atenderle con la madre de Portu por teléfono para "tranquilizarla".

Finalmente, han declarado dos investigadores de la Guardia Civil que elaboraron un informe basado en documentos incautados a ETA, quienes han detallado que la banda terrorista instruye a sus militantes para preparar coartadas denominadas "cantadas", que se prefiguran antes de cualquier acción, y para denunciar torturas y malos tratos de modo sistemático. Asimismo, han señalado que "hay un conglomerado de la izquierda abertzale que actúa para dar credibilidad a esas denuncias".


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-nacional (165963 noticias)
Visitas:
92
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.