Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

La pregonada unidad de España

02/01/2016 12:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tras la obstinación de prodigar hasta la saciedad la atípica unidad de España, los miembros del oficialismo patrio en su empeño de obviar la pluralidad del país siguen incurriendo en la negación de lo evidente

Uno  de los  mayores desafíos de este país, es sin duda  el reconocimiento de su realidad  plurinacional, y en consecuencia, saber compatibilizar  tal circunstancia con  la singularidad política   de las distintas naciones que conforma su ámbito territorial; posibilidad que dudosamente se puede llevar a término en tanto la vía de diálogo sea sustituida por panegíricos sobre el artificialismo de la unidad de España. Preocupante situación ocasionada por la ofuscada actitud política de quien dando por superado el proceso de descentralización territorial cierra toda posibilidad a facilitar  la articulación de  un proyecto de integración ajustado a su verdadera diversidad, optando así por aferrarse al trasnochado concepto del Estado - Nación que por irreal además de solo existir  en su imaginación  conduce a la arriesgada vía de la secesión.

Comportamiento que en absoluto debiera resultar inesperado tratándose  del  PP, pues además  de su deficiente  cultura democrática, la formación conservadora fue la artífice de forzar que   durante la transición la uniformidad territorial   tomara cuerpo de norma, para así, tener controlado el modelo de Estado e impedir toda redefinición de la situación  en adecuación  a  la singularidad  plurinacional  del país.

Siendo menos entendible la reafirmación del PSOE en idénticas coordenadas, máxime, cuando históricamente  los socialistas defendieron  justo todo lo contrario como pone de manifiesto su histórico congresual,   cuando sin ambages, exigían  el derecho a decidir, no tan solo para   Catalunya,   sino también para el conjunto del ámbito plurinacional, si cierto es  que durante la Transición la cúpula del partido con Felipe González al frente, en línea a su proceder característico  desertó de la política  mantenida  por sus predecesores para asumir  como propios los postulados de la derecha.

Tras la obstinación de prodigar hasta la saciedad  la atípica  unidad  de España, los miembros del oficialismo patrio en su empeño de obviar la pluralidad en sus justos términos siguen incurriendo en la negación de lo evidente, alimentando de este modo  una   fobia centrífuga que hará crecer el descontento hasta el extremo de convertir  el independentismo en un conflicto imparable que no podrán impedir  en modo alguno  por mas que a  golpes en pecho se erijan  en redentores de la situación a pesar de ser los  auténticos culpables.

Y eso es así,    aunque intenten  envolver su tendencioso proceder con banderas de oficialidad y negar   que vivimos en una sociedad, donde las personas mas que tragar lo que le echen expresan sus  sentimientos de pertenencia y de adscripción identitaria.

Tras la aducida amenaza a la unidad de España, PP y PSOE intentan encubrir su alianza de conveniencia para constituir un Gobierno bipartito

Es por eso  que utilizar  desde la uniformidad del oficialismo español, la unidad  como arma arrojadiza obviando toda referencia a la diversidad, nunca como hasta ahora había  cosechado tanto rechazo y provocado  en amplios sectores de la población  tan pronunciada  réplica y contestación ante las maniobras   de un  nacionalismo banal y cotidiano  dispuesto sin salvedad hacer tabla rasa en la conformación del modelo territorial  del Estado, cuando la actitud razonable debiera encaminarse a la mejora de activos como comunidad política plurinacional en la dirección adecuada: para así,   facilitar la instauración del federalismo como patrón de referencia que además de aportar mayor sensatez a la organización territorial de país,  induciría  avances sustantivos  en las cotas de autogobierno al tiempo de garantizar el derecho a decidir.

No es coincidencia  que la versión  de esta  campaña  de agitación  patriótica, repunte curiosamente, el día después de los comicios del 20-D, y justamente cuando su desenlace viene a indicar  el descalabro bipartidista, resultando paradójico el protagonismo concurrente  de ambos hechos y deducible por tanto que la proclamada la unidad de España  es en si misma  una defensa a la desesperada  del bipartidismo y un ataque en desbandada  contra  los autores de su derrota, que además de su compromiso en la defensa de la esfera social  asumen como propia la plurinacional del Estado; cuya identidad  se corresponde con la  auténtica izquierda transformadora  que recién desembarcada en el escenario político pide paso  para el cambio político y la  profundización  en defensa  de revolución social y democrática.

De ahí que toda referencia  de los miembros  del   PP y PSOE a  la defensa de la unidad de la patria, en modo alguno deba  ser  interpretada  de forma distinta a su verdadera intencionalidad,   que mas allá  que la aducida amenaza  a la unidad de España intentan  encubrir  tras dicha falacia  su alianza de conveniencia para justificar  la mas que presumible gobernanza conjunta del  bipartidismo.

En todo caso, aún radicados en su fanática oficialidad   mal puede arrogarse la defensa  de la unidad de España, quien haciendo  dejación  de  soberanía admite imposiciones foraneas en su marco constitucional


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (465 noticias)
Visitas:
5780
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.