Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Deadmencey escriba una noticia?

Sobre "preocupados" y "resignación Canaria" (II)

22/06/2010 15:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Escrito de Víctor Ramírez.

- II -

El Cobra aprovecharía que callara abruptamente Miranda: para participar en el coloquio. Y dirá con voz nítida pese a su ronquera de amores: hace un rato volvió a mentar el amigo Pancho lo de cuánto se ocultan muchos compatriotas presuntos independentistas detrás de los poquitos muertos heroicos nuestros.

Se ocultan -pienso- para acaso engatusar a su mala conciencia, engatusarla en vez de apoyar a los luchadores vivos en la contienda emancipatoria de nuestra Patria, luchando ellos asimismo o no estorbando -al menos- con sus celos y envidias y demás frustraciones narcisistas.

Pero atendiendo a lo que ha leído usted, señor Armiche, caigo en la cuenta de que el mentado señor Saramago (hombre 'preocupado por nosotros', del que Alcorac nos libre y guarde) también recurre hipócrita y torticeramente al muerto, y por ende silencioso, César Manrique.

Recurre, fingiendo dramatismo inclusive, con esa machangada de que el artista lanzaroteño murió dos veces: la primera de cuerpo y la segunda de espíritu. ¡Pues sí que manda cataplines la tal patujada, señores míos! ¡Lo que hay que hacer comunistamente para promocionar capitalistamente tus libros y para que se te invite a espectaculares conferencias o a ser entrevistado izquierdosamente colonizador!

Que yo sepa, el mismito César andaba por ahí presumiendo propagandístico de su obra artística y ecológica en Lanzarote ?obra y propagandeo que yo no tengo por qué valorar negativamente, pero que sus buenitos dinerones y suculentitas prebendonas le proporcionaron. Exaltaba él por ahí, sobremanera y eufórico de orgullo por su labor, los encantos de su isla.

Los exaltaba César publicitariamente como el totorota ingenuo que exalta la hermosura y pureza de su jovencita hermana, niña simplona y pobre e indefensa, ante proxenetas mafiosos sin escrúpulos. Éstos, desde que pueden, se apropian de ella y la prostituyen al máximo e inmisericordemente -como así ha ocurrido y ocurre con nuestra indefensa Patria, y como seguirá ocurriendo hasta su consunción si no nos emancipamos cuanto antes del maldito poderío español.

César Manrique mercadeó con su obra como cualesquiera de los otros artistas: sin reparos éticos (aunque él se creyera, con razón discutible, un ángel de la guarda ecológico, ángel que no le hacía fos al dinero ni a la vanidad publicista, ni al compincheo político) y sin conciencia patriótica. Se enriqueció él dinerariamente, ostentó su riqueza e incluso doblaría la cerviz -pletórico de cortesanía- ante el merito Borbón y Borbón, directo heredero del dictador Franco y actual Jefe del Estado que tan policialmente nos mantiene aherrojados e ignorantes.

Si mal no recuerdo, el político lanzaroteño que al principio lo apoyaría en ese negocio tan lindo que montó (y que en Patria independiente acaso hubiera valido la pena; pero que en Patria totalmente sometida se limita a aumentar inexorable el aherrojamiento y, a la larga, el irreversible deterioro) acabaría suicidado. ¿Por qué se suicidó ese tal político si también era bastante rico y dícese que muy respetado? Según oí, no estaba enfermo irreversible o cosa parecida.

Y volviendo a eso que usted nos ha leído, señor Armiche, me sigo preguntando si no le da vergüenza al colonialmente y colonizadoramente alabanceado Saramago pronunciar tales tonterías tan dañinas; si no le da cierto repelús -tras muchas veces declararse comunista- prestarse a juegos tan capitalistamente coloniales.

¿Es que a su lado no tiene a alguien que le asesore un poquito con decencia y cierta sabiduría? ¿Es que quienes le rodean únicamente son simples garrapatas cortejadoras o es él tan soberbio que todo se lo sabe y no admite consejos, simples insinuaciones, alguna opinión que sea verdaderamente progresista, que sea verdaderamente humanitaria, opinión que en nuestra Patria sólo puede ser antiimperialista, sólo puede ser independentista?

¡Alcorac bendito que estás en los cielos!: ¿es que nunca vendrá un intelectual extranjero, de los reconocidos publicitadamente, a echar una mano a este chusmerío en que el maldito poder colonial español tanto empeño ha puesto en convertirnos?

¿Es que todos los intelectuales que por acá recalan sólo pueden acabar siendo, con su complicidad, invasores colonialistas, y por mucho que presuman de progresía y de cosmopolitismos, que presuman de universalistas y de internacionalistas, cuando en realidad se comportan ellos como el más puro reaccionario y nacionalista español -y por muy portugués anticatólico e internacionalista que se declare ostentoso?

Y digo esto último, señores, porque Saramago -según leí- estuvo también entre los que firmaron el ultraespañolísimo -y por ende borbónico borbónico- manifiesto politico Basta ya: esa muy bien manipulada y nada pacifista presión callejera en favor de la Constitución y del Estatuto de Autonomía (Constitución y Estatuto muy reaccionarios y ultranacionalistas españoles, auténtica continuación del más duro franquismo antirrepublicano, del más puro espíritu impuesto por el llamado Movimiento convertido hoy en Monarquía Absoluta) y con la única finalidad de anular o aniquilar al republicano independentismo vasco. Siga con su lectura, señor Armiche, aunque me hierva la sangre tener que oír tales agravios sin poder defenderme.

Mas quien habló sería el joven Pancho:

¡Espere un momento!, que al pronto recuerdo ahora algo que leyera usted, señor Armiche -eso de que el público debió abrirse paso hasta los propios balcones del salón. Aquí bastante hemos ya mencionado que el paisanaje canario tan autoproclamado progresista necesita lavarse la mala conciencia del que no se rebela abiertamente contra el poder metropolitano. Necesita lavársela escuchando, extasiado, las prédicas y los sermones de fuereños famosos e 'izquierdistas' de salón al servicio mercenario del poderío español.

Más sobre

Ese paisanaje jamás se atreverá a escuchar o leer palabras que de verdad sean dignificantes por aquí, palabras que estimulen verdaderamente la rebeldía libertaria, jamás. El señor Jaramago no iba a ser una excepción en esto de servir mercenariamente al poder colonizador -aunque sea profesionalmente a través de una editorial.

Pero si, por una casualidad, se le hubiera ocurrido preocuparse por nosotros mínimamente (estudiando -por ejemplo- nuestra historia y leyendo algo de nuestros escritores menos dóciles y más lúcidos, además de pasear por los lugares donde subexisten nuestros compatriotas guanches actuales) y luego hubiera pretendido dar pública y honestamente sus pareceres, sabría entonces que no hay lugar desde donde pudiera pretender darlos.

Y si lograra dar sus sinceros pareceres, sería por poco tiempo. Inclusive se le acabaría el chollo de mono de feria intelectual que tantos dividendos, por lo visto, le proporciona.

Por eso pienso que debe el señor Jaramago enterarse (para que supiere que no exagero) de que aquí, el amigo Ramírez -y me señaló-, acaba de ser echado del periódico La Tribuna -periódico donde gratuitamente colaboraba- tras el cambio de director (pues el anterior, Federico González Ramírez, se enfrentó a los dueños y lo mantuvo de colaborador hasta su marcha) luego de también haber sido echado del Diario de Las Palmas, y de que está vetado en los demás periódicos. Simplemente: no puede publicar en los periódicos comerciales de su Patria, ni siquiera gratuitamente.

¡Carajo con el amigo Pancho! -intervino nuevamente el llamado Amaranto Froilán de Todos los Santos. Oyéndolo tan exaltado, recordé lo que seguía en ese subrayado suyo, señor Armiche. Me refiero a lo de que el señor Saramago confesó que había encontrado <<una idea en la que él creía que los lanzaroteños habían recibido y habían integrado>> -¿se acuerdan ustedes?

(Asentimos con la cabeza, aunque con el gesto algo dubitativo, imperceptible, de que no lo recordábamos muy bien).

Luego, teatralmente, añadiría el señor nobeleado que César tenía <<una idea de presente y una idea de futuro, ¿qué está pasando ahora?>>.

Insistiendo en lo que acaba de proponer el joven Pancho, el portugués debe saber que los lanzaroteños -como consecuentes canarios que son- sólo tienen, salvo excepciones muy sufridas por lúcidas, la obsesiva idea de sobrevivir como sea -aunque fuere animalitamente, aunque fuere sin mínima autoconsciencia, aunque fuere colaborando en la plena degradación de su Patria.

Debe también saber él que -obligados por el poderío nacionalista católico español a no tener memoria colectiva, es decir, <<alma colectiva>>- desconocen su pasado. Al desconocer su pasado, están incapacitados para comprender el presente y además carecen de fructífera energía para luchar por prepararse el futuro.

Incluso aconsejaría al señor Saramago ?sabiendo que no me hará caso, claro, si me escuchara- que leyera algo del ya fallecido Leandro Perdomo Spínola (del que, de paso, podría aprender bastantes bondades en todos los aspectos, principalmente en la construcción de las frases). Síga con su lectura, señor Armiche.

El anciano, tras ajustarse los espejuelos y toser algo forzadamente, leerá con su voz más pausada:

"¿Qué es lo que Lanzarote, Canarias, tiene que proponer a los habitantes para vivir <<dignamente>>? ¿quiere hacer una especie de <<república bananera>>, algo así como una estancia del turismo?". Y detendrá la lectura, como invitando a que alguien de los contertulios opinara.

Hablaría quien menos yo esperaba, el llamado Amaranto Froilán de Todos los Santos, diciendo pausadamente:

Opino que ya se dijo casi todo lo por decir sobre ese individuo Saramago, que se pone en plan Padrediós Bendito Bajado del Cielo aprovechándose trajinero de nuestra tremenda ignorantación y de nuestro irredento proverbial papanatismo tan rastrero. Sí: el nota tiene que ser un tolete o un cínico para decir eso sin haberse dado cuenta de que ni Lanzarote en particular ni Canarias en general pueden proponer nada a nadie.

Eso es como pretender que un aguililla con las alas cortadas y enjaulada se ponga libremente a volar. Y si él no se ha percatado de que somos igual que esa aguililla sin alas y enjaulada, repito que es tolete o malvado hipócrita.

Además: ni siquiera, aunque lo pretendiéremos, podríamos hacer una república bananera, pues ya el poderío español se encarga de hacer un caciquerío bananero -peor todavía, un burdel bananero- a través de sus tantos esbirros coloniales -y tras habernos cortado las alas y enjaulado.

Insisto: si en verdad quiere ayudarnos el señor Saramago, entonces le recomiendo que ayude a los canarios a reavivar el alma colectiva de su Patria, encarándose al inmisericordemente dañino poderío español. Si él así no lo hace, habremos de señalar sin tapujos que es un invasor más, invasor de lujo: sí y por muy afamado que sea y muy de izquierdas que comercialmente se pregone ante las baboserías de turno ?baboserías a que son muy aficionados casi todos nuestros hombres de la cultura y de la política ante los fuereños con publicitado relumbrón... ¡Qué asco, Madrita mía del Pino Guanche!

20-octubre-2000

* * *

Siguiente -----> http://es.globedia.com/preocupados-resignacion-canaria_2


Sobre esta noticia

Autor:
Deadmencey (129 noticias)
Visitas:
2277
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.