Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Deadmencey escriba una noticia?

Sobre "preocupados" y "resignación Canaria" ( y X)

22/06/2010 17:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Escrito de Víctor Ramírez

- X -

Retomó la palabra el bautizado con todas las de la ley Amaranto Froilán de Todos los Santos:

Volviendo al asunto, recuerden que los esos tales 'Personajes Preocupados por los pobrecitos canarios' como el señor José Saramago suelen presumir, por ahí afuera y con justiciera razón ("¡Pero casi siempre lejos del terreno de lucha y según el escenario publicitario!" -exclamó Pancho iracundo), de que es lícito e incluso licitador el acto rebelde reivindicativo contra cualquier opresión que sea deshumanizante.

("El durísimo camino hacia lo poquitísimo de bondad social, y por ende individual, que actual y tan contingentemente hay en el mundo está anegado de sangres resecada y fresca, sangres casi exclusiva de gente biófila, de gente indefensa, nada poderosa -poderosa es a la que, en el fondo y en la superficie, sirven aquí esos Personajes Preocupados" -leyó Miranda de un papel, diciendo que son palabras escritas por mí y que, por supuesto, ni recuerdo cuándo las escribí).

En efecto, amigos míos: toda historia oficial o extraoficial es casi exclusivamente criminal -o sin el casi. Están ellas empedradas de ingente cantidad de crímenes con algunos muy exparcidos y pequeñitos rebrotes de verdes bondades -crímenes que suelen terminar siendo además bendecidos comercialmente por la iglesia oficial de turno.

En el caso concreto de nosotros los canarios -paralizados por la ignorantación y la incapacidad para la lucha reivincativa eficaz en pro de nuestra emancipación- la xenofobia (sentimiento que acaba convirtiéndose inexorablemente en tan esterilizante y torturador) se ha vuelto, por naturalísima cobardía colonial, hacia adentro.

Se ha vuelto castradora endofobia que nos convierte en tan amabilitos, tan servicialitos, tan resignaditos, tan nobilitos –como parece ser que por acá nos quieren las gentes saramaguianas fuereñas y los compatriotas colaboracionistas con el poderío español.

Esa misma prensa, que tanto bombo y platillo da al palabrerío, más o menos sincero, del justa -o injustamente- alabado escritor portugués, publicó que aquí, en la Patria Inclementemente Prostituida (y que esa prensa denomina 'Comunidad Autónoma'), ¡deberían haber cien Saramagos!

Estoy de acuerdo, acaso por vez primera, con esa petición. Sí: debería haber cien, doscientos, hasta mil Saramagos. Pues si hubiera cien o doscientos, incluso mil, entonces sería no sólo posible, sino irremediable, la inmediata y tan necesaria independencia de nuestra Sufrida Patria.

Pero lo triste es que aquí hay muchos más de cien, muchísimos más de mil saramagos al vil servicio del colonialismo español. Lo lacerante, lo triste, es que sobran, es que abundan asfixiantes los que en medios de comunicación y centros docentes -o tribunas de notoriedad pública- son saramagos defendiendo sin tregua ni consideración la sumisión colonial de Canarias –defendiéndola con verborreas disfrazadas de progresismos (cuando la realidad enseña que el prioritario e ineludible progreso en una colonia siempre es y será la descolonización), de cosmopolitismos (cuando la realidad enseña que un pueblerío bestializado por el miedo y la ignorantación jamás podrá entender el mundo, ya que ni siquiera se conoce a sí mismo, ya que se limita a repetir cotorramente lo que el amo cruel le ordena que repita), de universalismos (cuando la realidad enseña que lo honestamente universal tan sólo puede ser lo local sin barreras aherrojadoras), de solidaridades (cuando la realidad enseña que está incapacitado para ayudar con eficacia al vecino quien ha sido desposeído a la fuerza de la capacidad para ayudarse a sí mismo).

¿¡Qué le vamos a hacer!? (y suspiró afligido Amaranto Froilán de Todos los Santos). Siga usted leyendo eso que tiene sub-rayado ahí, señor Armiche; y perdone la interrupción.

A lo que respondió el anciano: se acabó lo que quedaba. Escuchemos a los amigos Ramírez y Pepe Pérez en una rancherita mexicana de las suyas. Y les cantamos Seis años -de José Ángel Espinosa Aragón Ferrusquilla y a petición de Amaranto Froilán de Todos los Santos-, ¡Qué manera de perder! -de Cuco Sánchez y a petición de un cliente asiduo del cafetín- y La araña –de José Alfredo Jiménez, a petición de Miranda.

12-febrero-2001

* * *


Sobre esta noticia

Autor:
Deadmencey (129 noticias)
Visitas:
248
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.