Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fernando Ramírez López escriba una noticia?

El Presidente en la hora del caos

22/09/2013 16:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los Estados Unidos tienen hoy dos caras. Por un lado, se han vuelto la primera y la única potencia mundial. Por otro lado dan incesantes muestras de debilidad

Por * Fernando Ramírez López

                       Para Miguel Ángel Servín, por una amistad duradera

“Esta feroz dicotomía de la buena y de la mala suerte entre los ricos y los más pobres no excluyó a la clase media, tal vez la más afectada. Los campesinos quienes recibieron oleajes del ajuste desde el año 86, también fueron arrastrados por la cólera de aquel lastimoso maremoto”.

Tomas Borge. Salinas. Los dilemas de la modernidad.

Apenas el primero de diciembre de 2012 tomó posesión como presidente de México el hombre de Atlacomulco, Enrique Peña Nieto.

Emerge del período 1928 -2012, tránsito de 84 años durante los que en ese tramo, se signa por el asesinado del presidente electo Álvaro Obregón en 1928 y la fundación del PNR por Plutarco Elías Calles en 1929, durante ese tiempo sucedieron multitud de hechos y situaciones, en los que todo parece indicar que pervivimos entre la sangre y la doble moral, como país en dolorosa gesta en la construcción de su destino.

Expresa Adolfo Gilly en su texto La Revolución Interrumpida: la imaginación histórica, esa compañera indispensable de la verdad que nada tiene que ver con la fantasía o el capricho, es preciso adquirirla en aquellas disciplinas que permiten el conocimiento de los seres humanos, sujetos de la historia como individuos, como clases y como sociedades. Esas disciplinas no son otras que el rigor del estudio, el amor a la vida y la experiencia de la práctica en las luchas sociales donde incesantemente se teje y se desgarra la trama de la historia.

Este es nuestro ánimo, aportar en torno a la memoria histórica sucesos que deben servir para la formulación de un nuevo proyecto social, que heredero de múltiples experiencias haga reflexionar al titular del ejecutivo en esta hora del caos y que sepa que la línea hasta hoy trazada, no le garantiza un gobierno exitoso, es más de seguir así creemos que si lo termina será estrepitosamente.

En principio la subordinación que durante décadas hemos tenido del gobierno norteamericano solo baste saber, lo que Pierre Briancon expresa en su ensayo “La fragmentación de la sociedad norteamericana”: Los Estados Unidos tienen hoy dos caras. Por un lado, se han vuelto la primera y la única potencia mundial. Por otro lado dan incesantes muestras de debilidad. En el terreno económico, por supuesto por el peso del déficit y de la deuda públicos. Pero aún en el terreno social la sociedad norteamericana aparece atravesada por fracturas que a veces dan lugar a violentas convulsiones. Por un lado una potencia que gana la guerra del golfo. Por el otro una sociedad a veces a bordo de la desintegración y un sistema político cuya fragilidad ha sido revelada por la inesperada calificación de Ross Perot. Que es el escenario que ha llevado a la postre a Barack Obama a la presidencia de la república y que hoy en torno a la lucha que sostiene con el bloque ruso, no parece tener todas consigo para arremeter contra Siria.

Las sociedades globales están evolucionando, es por lo que en esta óptica amplia y de beneficio colectivo es que tiene que verse al país inmerso en una sociedad de naciones.

Por otra parte en el refuego de las componendas con la burguesía económica y política, el presidente no debe dejarse arrastrar por esas presiones, cuenta con la representatividad nacional que existe y que a Juárez en su momento lo llevó a derrotar al imperio de los Habsburgo y a Madero iniciar la Revolución Mexicana; ojalá y llegue a comprender que no estará solo en el momento en que convenza a la voluntad popular.

Dice Octavio Paz en la entrevista “América en plural y en singular”: Confío en la razón humana. Si se derrumba el cielo católico, aparece la razón universal; si se desmorona la metafísica racionalista aparece la crítica de la razón de Kant; si el kantismo se evapora surgen el positivismo, el marxismo, Nietzche… hoy no tenemos nada a que acogernos, se han acabado las ideologías universales y tenemos que reinventarlo todo. ¿Una gran pérdida?. Más bien una posibilidad enorme. Por primera vez los latinoamericanos no tenemos a donde volver los ojos, no hay ideologías de repuesto. La gran crisis comenzó no con el fin del comunismo sino desde hace más de medio siglo. Ante el derrumbe general escribí en 1950 En el Laberinto de la Soledad: por primera vez somos los contemporáneos de todos los hombres. Fue una frase no siempre bien aprendida. Quise decir que ya éramos responsables de nuestro destino como los norteamericanos, los franceses, los turcos o los italianos. Nadie sabe a dónde vamos. Todos estamos en el mismo barco.

Ese es el sentido del mensaje a grandes dificultades, grandes respuestas, no viviremos en el mundo de ayer ni del mañana, vivimos en el mundo de hoy.

Y en este mundo tenemos que erradicar lo malo y desahijar la mala yerba, como son los presidentes municipales y gobernadores corruptos.

Aprender que solo la autosuficiencia alimentaria nos puede dar soberanía y que contamos entre otras muchas cosas con más de 200 millas de mar patrimonial y numerosas especies marinas.

Debemos perfeccionar la democracia, en el comercio internacional tenemos que probar nuestras suficiencias en piedras de mármol y minerales, con una vegetación que nos debe hacer competitivos y con un sentimiento nacionalista que no se ha manifestado por que no confiamos en el gobierno, y que nunca, es decir de siempre nos ha hablado con un lenguaje doble, lleno de mentiras y falsos conceptos. Pero queremos creer, si el gobierno se hace uno con nuestras comunes causas sociales.

No podemos creer cuando siguen asesinando y secuestrando, no podemos creer cuando el narco manda en este país

No podemos creer cuando se reprime a los maestros, no podemos creer cuando cada día hay más desempleados, no podemos creer cuando la medicina social es deficitaria, no podemos creer cuando diputados, senadores y magistrados reciben sueldos que ni en sueños el mexicano promedio algún día recibirá.

No podemos creer si no se traducen en beneficios inmediatos las reformas sociales emprendidas, no podemos creer cuando todos los gobierno en el país piden el clásico “moche” y por eso, más la desgracia de los huracanes Ingrid y Manuel, vemos no solamente la desgracia de un país que no cuenta con un sistema eficiente de protección civil y que las obras de puentes y carreteras se caen por la corrupción con la que fueron formuladas.

No podemos creer cuando siguen asesinando y secuestrando, no podemos creer cuando el narco manda en este país.

Es por eso que usted señor presidente tiene que vivir la hora del caos, que usted puede cambiar el infierno y pasar a ocupar no un sitio distinguido, sino que lo invitamos a que se vuelva representante auténtico de un pueblo agraviado, ofendido, olvidado, marginado e infeliz. 

Cuando Peña Nieto sepa que puede contar con la voluntad popular, si y solo si obedece al mandante popular y se olvida de otorgar entrevistas raras y falsas como la que concedió a Joaquín López Doriga en San Petesburgo.

Cuando Peña Nieto sepa que puede caminar libremente por las alamedas y por las calles de México, entonces sabrá que la ciudadanía empieza a entender que nos quiere entender.

Cuando el de Atlacomulco sepa que la mayor parte de su gabinete de nada nos sirve y que este país naufraga en la incredulidad, cuando sepa lo que significa el hambre y que el poder que tiene se lo ha dado el pueblo de México, entonces será un gobernante respetable y no un monarca como hasta hoy lo han fotografiado.

Cuando sepa que este pueblo puede trabajar amorosamente por su patria y que no le cree a los señores del gran capital, entonces entenderá lo que es ser presidente.

Cuando prescinda del maquillaje que usa, de guardaespaldas y demás hechos superfluos que le son característicos, solo entenderá el significado de la historia de México y sabrá entonces por qué Juárez defendió la soberanía popular en el exilio y en un humilde carruaje; ese día ni los Fox, ni los Calderón, ni los López Obrador lo tendrán con cuidado, entonces será todo un señor presidente de la república.

No haga de este país el de un solo hombre, es necesario que haga justicia y que encarcele al líder de PEMEX antes de pensar en la reforma energética y se deje de dar explicaciones hacia dónde vamos, nosotros ya lo sabemos. Este pueblo es más grande que Peña Nieto y su destino como sociedad es superior por razones antropológicas, la grandeza mexicana le pertenece y por eso José Vasconcelos fue capaz de dimensionar al hombre cósmico que somos y que aunque a veces no se crea hoy lo estamos construyendo a pesar de las contradicciones y los pesares.

                                                                                                                         *Escritor

Email: licfernandora@hotmail.com

Celular: 871 163 3813

www.hoyacontecerdelalaguna.blogspot.com  

 


Sobre esta noticia

Autor:
Fernando Ramírez López (53 noticias)
Visitas:
4848
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.