Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-nacional escriba una noticia?

Dos ex presos declaran ante Garzón

15/02/2010 21:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dos ex presos de la base militar estadounidense de Guantánamo (Cuba) declararon este lunes ante el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón que las torturas que presuntamente sufrieron durante su estancia en el penal se cometieron bajo la autorización del general Geoffrey D. Miller, que fue comandante de la cárcel entre noviembre de 2002 y agosto de 2003, informaron fuentes jurídicas.

Así lo indicaron Hamed Abderraman Ahmed, conocido con los alias de 'Hamido' y el 'talibán español', y el marroquí Lahcen Ikassrien, durante su comparecencia ante el juez Garzón, que investiga las denuncias sobre torturas que ambos presentaron junto al palestino Jamil Adullatif El Banna y al libio Omar Deghayes. Los cuatro se enfrentaron en España a la acusación de pertenencia a organización terrorista aunque ninguno fue condenado por este delito.

Los comparecientes, los dos primeros que declaran ante el juez desde que el pasado 27 de enero decidiera reactivar la causa al no tener constancia de que Estados Unidos esté investigando estos hechos, explicaron que los interrogatorios se endurecieron desde la llegada de Miller a la prisión con vejaciones e insultos constantes. "Nos llamaban perros", relataron. Tras su paso por Guantánamo, Miller fue destinado a la prisión iraquí de Abu Ghraib, donde a principios de 2003 se sucedieron las denuncias por torturas y malos tratos.

ACTUACIÓN DE DOS CARCELERAS

Según las citadas fuentes, Ikassrien también explicó al titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 la actuación de dos carceleras que se mostraban especialmente duras con los presos y a las que identificó como una mexicana llamada Ana y otra que respondía al nombre de Bibi.

Entre las torturas referidas en la querella admitida a trámite por Garzón se incluyen agresiones sexuales, malos tratos físicos y psíquicos, insultos y humillaciones, interrogatorios constantes sin asistencia de abogados, confinamiento en celdas de hierro y malla metálica y exposición permanente a luz eléctrica y música a elevado volumen.

Los dos ex presos también señalaron que durante su confinamiento en Guantánamo, que se produjo después de que fueran capturados en Afganistán y trasladados a Pakistán, fueron interrogados por policías marroquíes y españoles. Estos últimos, que les tomaron declaración en cinco ocasiones diferentes, trataron de corroborar la identidad de 'Hamido' y preguntaron a Ikassrien si conocía a 'yihadistas' que pudieran encontrarse en Madrid.

Más sobre

"TESTIFICAR EN CONTRA DE TU PAÍS"

Además, Garzón escuchó el testimonio del abogado y activista por los derechos humanos William Pepper, quien ratificó el informe sobre Guantánamo en el que se basó la querella que las asociaciones personadas en esta causa presentaron contra los asesores del ex presidente norteamericano George W. Bush que diseñaron el "andamiaje jurídico" de la prisión.

Durante su declaración, Pepper confirmó que Estados Unidos nunca ha investigado estos hechos y aprotó datos que, según las fuentes jurídicas consultadas, podrían provocar la imputación de altos cargos cercanos al ex secretario de Estado Colin Powell. "Es muy desagradable testificar en contra de tu país, pero hay que reconocer los errores del Gobierno por el interés de la justicia y, en especial, por las víctimas inocentes", señaló a su salida del juzgado.

En esta causa Garzón pretende identificar "a las personas que tuvieron bajo su guardia y custodia a los detenidos y a los que autorizaron o practicaron" torturas, ya que estos hechos podrían ser constitutivas de varios delitos contemplados en el Código Penal español, la Comisión de Ginebra sobre trato a prisioneros de guerra y otros tratados internacionales.

En la querella también se detalla que en Guantánamo se llevaron a cabo amenazas de muerte por envenenamiento o inmersión en el mar y provocaciones sexuales durante los interrogatorios. Los carceleros, según las acusaciones, también introducían alfiles en la carne de los prisioneros, utilizaban látigos para agredirles, les obligaban a untarse con sus heces o les inoculaban sustancias que, según les decían, portaban enfermedades.

Además de esta causa, el juez Ismael Moreno investiga los vuelos de la CIA en dirección a Guantánamo que habrían hecho escala en España, mientras que en el juzgado de Eloy Velasco se presentó otra querella contra seis miembros de la Administración Bush que sentaron las bases legales para la apertura de la cárcel.

Las asociaciones que presentaron esta última querella se han personado como acusación popular en la causa que instruye Garzón. Se trata de la Asociación Pro Dignidad de los Presos y Presas de España, la Asociación Libre de Abogados (ALA), Izquieda Unida (IU) y la Asociación Pro Derechos Humanos de España (APDHE).


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-nacional (165963 noticias)
Visitas:
221
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.