Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

Se prevé que el gasto obligatorio de los Estados Unidos aumente más de un billón de dólares para 2023

18/02/2020 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageCada vez que haya un debate presupuestario, los políticos de ambos partidos discutirán el déficit y el gasto como si el primero no importara y el segundo sólo pudiera aumentar. Sin embargo, el principal problema del presupuesto de los EEUU en las últimas cuatro décadas es que los desembolsos totales aumentan significativamente más rápido que los ingresos, sin importar el crecimiento económico o el flujo de ingresos. Por ejemplo, en los años fiscales 2018 y 2019, el total de desembolsos aumentó principalmente debido a los gastos obligatorios en la Seguridad Social, Medicare y Medicaid. Ninguna medida de ingresos fiscales habría cubierto esa cantidad.

El total de los desembolsos fue de 4.447 millones de dólares en 2019, 339.000 millones de dólares por encima de los del año fiscal 2018, un aumento del 8, 2%. Ningún economista serio puede creer que cualquier aumento de los impuestos habría generado más de 300.000 millones de dólares en ingresos adicionales cada año.

La idea de que la eliminación de los recortes de impuestos habría resuelto el déficit ha sido claramente desacreditada por la historia y las matemáticas. No hay manera de que ninguna forma de medida de ingresos hubiera cubierto un aumento de gastos de 339.000 millones de dólares.

Ningún economista serio puede creer que el mantenimiento de tasas impositivas no competitivas, muy por encima del promedio de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE), habría generado más ingresos en una desaceleración mundial. En todo caso, una combinación de impuestos más altos y un crecimiento más débil habría empeorado aún más el déficit. ¿Cómo sabemos eso? Porque es exactamente lo que ha sucedido en los países de la zona del euro que decidieron aumentar los impuestos en una desaceleración, y porque es también lo que todos nosotros presenciamos en los Estados Unidos cuando se aplicaron las medidas de ingresos.

Los Estados Unidos mantenían una tasa de impuesto sobre la renta de las sociedades completamente no competitiva y desproporcionadamente alta (una de las más altas del mundo), y lo único que hacía era hacerla similar a la de otros países, como Suecia y Dinamarca, que tienen tasas de impuesto sobre la renta de las sociedades del 21, 4 y el 22%, respectivamente.

¿Qué pasó con los recibos del impuesto de sociedades antes de la reducción de impuestos? La evidencia muestra un debilitamiento del entorno de los beneficios operativos: los ingresos del impuesto de sociedades cayeron un 1% en 2017 y un 13% en 2016. Las recesiones de los beneficios de fabricación y de explotación ya eran evidentes antes de los recortes de impuestos. En todo caso, la reducción de la tasa corporativa ayudó a las empresas a contratar más y a recuperarse, lo que a su vez permitió que los ingresos fiscales totales aumentaran en 13.000 millones de dólares hasta 3.328 millones de dólares en el año fiscal 2018, y en 133.000 millones de dólares hasta 3.462 millones de dólares en 2019, ambos por encima del presupuesto, según la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO). Recuerden también que los críticos de los recortes de impuestos esperaban que los ingresos totales disminuyeran, no que aumentaran.

image

El gasto obligatorio es ahora de 2 billones de dólares de los 4, 45 billones de desembolsos totales para el año fiscal 2019. Se prevé que esta cifra aumente a 3, 3 billones de dólares para 2023. Por lo tanto, incluso si el gasto discrecional se mantiene estable, se estima que el total de los desembolsos aumentará en más de un billón de dólares, significativamente por encima de cualquier medida de ingresos fiscales, y eso sin considerar una posible recesión.

Cualquier político debe entender que es simplemente imposible recaudar un billón de dólares adicionales por año además de lo que ya son recibos récord.

Para 2020, se estima que los ingresos fiscales serán de 3.472 millones de dólares, frente a 4.473 millones de dólares en desembolsos, lo que significa que hay un déficit de 1.001 millones de dólares. Con desembolsos consistentemente por encima del 20 por ciento del PIB y con ingresos fiscales del 16, 5% en promedio, cualquiera puede entender que cualquier recesión ampliará la brecha y hará que los déficits sean aún mayores.

Los déficits significan más impuestos o más inflación en el futuro. Ambos hieren más a la clase media. Más gasto público significa más déficit, más deuda y menos crecimiento.

Cuando los candidatos prometen más «dinero de verdad» para un mayor gasto, no están hablando de dinero de verdad. Hablan de una deuda real, lo que significa menos dinero real para las futuras escuelas, las futuras viviendas y la futura asistencia sanitaria a expensas de los salarios y la riqueza de nuestros nietos. Más Estado y más deuda significan menos prosperidad.

Cualquiera que piense que esta brecha puede reducirse mediante el aumento masivo de los impuestos no entiende la economía de los EEUU y la situación mundial. Esto llevaría a la destrucción de empleos, a la reubicación de empresas en otros países y a una menor inversión. Sin embargo, incluso en las estimaciones más optimistas de los ingresos fiscales procedentes de algunos políticos, la brecha entre ingresos y gastos ni siquiera se cierra, y mucho menos muestra una reducción neta de la deuda. La prueba de que el problema de los EEUU es un problema de gasto está en el hecho de que incluso aquellos que proponen aumentos masivos de impuestos no esperan eliminar el déficit, y mucho menos reducir la deuda. Por eso añaden la impresión de dinero en masa a sus soluciones mágicas.

image

Ahora, hagámonos una pregunta: si la solución a la deuda y el déficit de los EEUU es imprimir grandes cantidades de dinero, ¿por qué se propone un aumento de los impuestos? Si imprimir dinero era la solución, los demócratas deberían tener masivos recortes de impuestos en su programa. La realidad es que ni las subidas de impuestos ni la locura monetaria frenarán la tendencia del déficit.

Ningún aumento de impuestos resolverá el problema del déficit. Esas subidas de impuestos ayudarán aún menos cuando se supone que financien aún más gastos. Ninguna cantidad de dinero que se imprima resolverá los desequilibrios financieros de los EEUU; sólo empeorarán el problema. Si la impresión de dinero fuera la solución, Argentina sería la economía de mayor crecimiento en el mundo.

Si los EEUU quieren frenar su deuda antes de que genere una crisis de tipo eurozona que lleve al estancamiento y a un alto desempleo, el gobierno necesita realmente recortar el gasto, porque los déficits se están disparando debido a los desembolsos obligatorios, no debido a los recortes de impuestos.

Originalmente publicado en dlacalle.com

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2241 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
2013
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.