Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carmen Y Amigos escriba una noticia?

'El príncipe Oroonoko', de Aphra Behn

28/12/2015 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Hablar de Aphra Behn no es cualquier cosa; es estar hablando de la considerada, ni más ni menos, que la primera escritora profesional en lengua inglesa, la primera mujer que pudo ganarse la vida con sus escritos como dramaturga, poeta, novelista (en cursiva pues siendo estrictos no puede ser considerada como tal) y traductora. Y, aunque solo fuese por esto, por las barreras que rompió en este sentido y el camino que logró abrir ya en el siglo XVII a todas las autoras que han venido detrás, ya valdría la pena ser recordada. Dice Virginia Woolf en Un habitación propia, "All women together, ought to let flowers fall upon the grave of Aphra Behn (...) for it was she who earned them the right to speak their minds (...)" ("Todas las mujeres deberían dejar flores en la tumba de Aphra Behn (...) pues ganó para ellas el derecho a expresarse (...)". Pero no es solo este dato el que la hace merecedora de un lugar destacado en la historia de la literatura, sino que además sus escritos supusieron un nuevo planteamiento en cuanto a tono, temática- manifiesto deseo sexual o amor entre mujeres, entre otros- y personajes- Oroonoko, el príncipe africano, por ejemplo- y marcaron el rumbo en la evolución posterior de la novela como género literario, por aquel tiempo todavía inexistente. Aphra Behn nació en torno a 1640, aunque la fecha exacta, el lugar e incluso su apellido no están del todo claros y varían según las fuentes. Tras vivir en Surinam (antiguamente Guayana holandesa) hasta los dieciocho años, regresó a Inglaterra al convertirse el país en colonia holandesa. En Inglaterra contrajo matrimonio- aunque no hay evidencias de ello- con Johan Behn, un rico comerciante de origen alemán que, entre otros productos, comerciaba con esclavos. El matrimonio no la hizo feliz pero al cabo de tres años- su esposo murió o se separaron, no se sabe con certeza- Aphra se vio liberada de las ataduras del vínculo y se incorporó más abierta y ostensiblemente a la vida social de la época de la Restauración. No volvió a casarse pero sí mantuvo varias relaciones tanto con hombres como con mujeres. El rey parece que reparó en ella pues Aphra Behn hizo algún trabajo de espionaje para él en Antwerp. A su vuelta a Londres sus apuros económicos le hicieron pasar una breve temporada en la cárcel y finalmente, y quizá movida por estas deudas que la amenazaban, comenzó a escribir para el teatro. Ya había escrito poesía anteriormente pero ahora era el momento para el teatro, que estaba resurgiendo tras haber estado cerrados los lugares de representación durante el gobierno de Cromwell. image Su primera obra llevada a escena fue The Forc'd Marriage (El matrimonio forzado) in 1670. Luego vendrían muchas otras: teatro, prosa, poesía... De todas ellas actualmente es recordada principalmente por una obra no teatral, Oroonoko, la historia del príncipe Oroonoko, que hoy traigo hasta aquí. Su prestigio literario ha sufrido numerosos altibajos: en vida tuvo indudable éxito y los años tras su fallecimiento reconocimiento pero el siglo XIX la ignoró. Fue en el siglo XX cuando comenzó a recuperarse su figura y a reinterpretar sus historias, a veces dando a sus escritos un sesgo progresista que, según algunos críticos la autora nunca pretendió y al que nunca estuvo adscrita. Aphra Behn falleció en 1689 tras, y son sus propias palabras, "life dedicated to pleasure and poetry". Oroonoko se publicó en 1688, un año antes de la muerte de Behn, y no tuvo demasiado éxito inicialmente. De hecho, la segunda edición no saldría hasta 1692, ya fallecida la autora. A partir de entonces no dejaría de publicarse, en gran medida gracias al éxito de la adaptación teatral de Southerne de 1695, fiel al texto original pero con algunos cambios: Iominda es blanca, y el tono general de la pieza es más trágica que la obra de Behn.

"No pretendo, al contaros esta historia del príncipe esclavo, entretener al lector con las aventuras de un héroe inventado, cuya vida y fantásticas andanzas se puedan manejar según el capricho del poeta ni, al contar la verdad, planear adornarla con ningún episodio añadido, sino tan solo con aquellos que verdaderamente le ocurrieron." Así comienza Oroonoko con una voz, que puede identificarse o no con la de la propia autora, que manifiesta la intención de narrar de modo honesto la vida de este héroe. Y es que la novella es una simbiosis de forma biográfica y reportaje de Surinam, lugar bien conocido por Behn, conjugando así dos de los elementos muy del gusto de época: las biografías y los relatos exóticos. Y así comienza un relato que sorprende por la ligereza en el lenguaje, que lo hace una lectura fácil y muy amena.

Oroonoko nos narra la historia de este príncipe, nieto del rey africano de Coramantien y de su amor por la bella Imoinda, amor correspondido y que se mostrará imperecedero ante las pruebas a las que se verán sometidos. El príncipe se presenta como un personaje de increíble atractivo físico, de rasgos europeos, de gran inteligencia, valentía y capacidad de liderazgo además de modales y maneras corteses. Ella, por su parte, de gran belleza y de carácter y fidelidad inquebrantable. La pasión que despierta Imoinda en otros personajes, sin embargo, complicará desde el principio la relación entre ellos dos y sus vidas. A través de la venta de Imoinda como esclava y la posterior captura de Oroonoko, también como esclavo, y su traslado a Surinam, en donde se reencontrarán los amantes, y de las revueltas de esclavos lideradas por Oroonoko- llamado César ahora- puede interpretarse que se realiza una exploración en el tema de la esclavitud. Sin embargo, Aphra Behn no era al parecer manifiestamente anti-esclavista, por ello ciertos críticos consideran un error el hacer esta lectura de la historia aunque reconocen la indudable influencia que Oroonoko tuvo en algunas novelas posteriores de esta temática como la célebre y celebrada La cabaña del tío Tom de Harriet Beecher Stowe. Puede también entenderse la historia como una referencia a la vida política del momento y un alegato en defensa de la idea, muy arraigada en la escritora, del derecho divino de los reyes y el valor intrínseco de pertenecer a la nobleza o a la aristocrática- recordemos que ambos, Oroonoko e Imoinda, no piensan ni actúan como esclavos sino de acuerdo con la nobleza de su sangre y es este el rasgo que más admira la narradora.

Como vemos, interpretaciones de tipo político, anti-esclavista, ... varias son las perspectivas que se pretenden dar a esta novella. Imposible no reinterpretar cada lectura según los tiempos, pero lo que pretendía la autora seguirá siendo una incógnita. Lo que sí podemos dar por cierto es que Aphra Behn deseaba agradar al público, adquirir prestigio literario y vender bien sus obras. Anhelaba fama y éxito, era ambiciosa; ella, una mujer de la segunda mitad del siglo XVII. Y otra mujer, la que esto suscribe, del siglo XXI ha leído con sumo agrado su historia de Oroonoko. Objetivo cumplido.


Sobre esta noticia

Autor:
Carmen Y Amigos (803 noticias)
Fuente:
carmenyamigos.blogspot.com
Visitas:
2934
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.