Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Zaragozacity escriba una noticia?

"¡Qué magnífica desolación!"

20/07/2009 11:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hace 40 años, el 20 de julio de 1969 (madrugada del 21 para España), tres astronautas desembarcaban en la Luna tras un largo viaje de cuatro días. Con este hito, EE UU se adelantaba a la URSS en la carrera espacial que habían mantenido durante aquella década

Los dos elegidos para hollar el satélite fueron el comandante Neil Armstrong, de 38 años, y Edwin Buzz Aldrin, de 39 años. Uno entró en la historia como el primer ser humano que pisó la Luna y el otro, al menos, dio nombre al personaje de Toy Story Buzz Lightyear. El tercer astronauta de la misión, Michael Collins, de 38 años, quedó relegado a un injusto tercer plano porque no descendió a la superficie y se mantuvo orbitando.

La misión de Collins, aunque pueda parecerlo, no era secundaria. El Apollo 11 estaba diseñado como una nave de tres módulos: el de mando, donde viajaban los astronautas y que estaba pilotado por Collins; el de servicio, que albergaba los motores, el combustible y el oxígeno; y el lunar, conocido como Eagle, que se separaría de los otros cuando el Apollo estuviera en órbita y descendería a la superficie con Armstrong y Aldrin, que era su piloto.

Seguro que aquellos tres astronautas descansaban más tranquilos sabiendo que se había desestimado uno de los planes pensados para llegar a la Luna: el que pretendía dejar un hombre allí sin posibilidad de volver hasta que la tecnología permitiera construir un vehículo para hacerlo; sería abastecido por sondas no tripuladas. En la NASA, aquella fórmula se conocía como la del "pobre abandonado".

El mundo entero tenía los ojos puestos en aquellos tres hombres: se calcula que una quinta parte de la población de la Tierra en esa época (600 millones de personas) siguió aquel hito aeroespacial por televisión. Un millón de personas se desplazaron a la costa de Florida para ver el despegue en directo, entre ellos celebridades de la talla de Charles Lindbergh, uno de los grandes artífices de la carrera espacial, Lyndon B. Johnson, o uno de los visionarios de este tipo de viajes, Hermann Oberth.

El viaje a la Luna paso a paso

14.32 (hora española) del 16 de julio de 1969

El Apollo 11 despega de Cabo Kennedy (Florida) montado en un cohete Saturn V, que poco a poco se irá soltando de la nave, hasta quedar sólo los tres módulos citados. 62 horas después, entrará en órbita lunar.

Armstrong contó años después para la revista Time sus primeras impresiones al ver nuestro planeta desde el espacio: "De pronto me chocó que aquel diminuto guisante, bello y azul, fuera la Tierra. Levanté un pulgar, cerré un ojo, y mi pulgar cubrió el planeta por completo. No me sentí un gigante. Me sentí muy, muy pequeño".

Vista de la Tierra desde la Luna.

Durante el trayecto, tres estaciones seguirían el camino del Apollo 11: una en EE UU, otra en Australia y la tercera en Fresnedillas (Madrid). Luis Ruiz de Gopegui, director de la estación madrileña aquel día, relata para 20minutos.es que "cada una de las estaciones cubría durante ocho horas el seguimiento. Madrid estuvo 42 horas en contacto". Enviaban y recibían datos que luego mandaban a Houston. Salvo emergencia, las comunicaciones verbales sólo se hacían desde el centro espacial tejano.

21.18 horas del 20 de julio de 1969

Armstrong: "Houston, aquí base Tranquilidad. El Eagle ha alunizado". El ritmo cardiaco de Neil Armstrong se había disparado durante el aterrizaje a 150 latidos por segundo.

En Nueva York se anuncia en el Yankee Satdium, donde 16.000 personas vitorean y cantan el himno estadounidense. En Moscú varios cosmonautas, incluido Alexei Leonov, que había llevado a cabo el primer paseo espacial de la historia, siguen el alunizaje por televisión y aplauden el logro de sus rivales. En Japón el emperador Hirohito sigue el alunizaje por televisión y más tarde cancela sus planes para ver el paseo lunar. En España 20 millones de personas siguen el evento pegados a sus televisores.

En Houston reciben la noticia del alunizaje ente vítores y aplausos. Desde el control en Tierra respiran tranquilos: "Habéis hecho que algunos se hayan puesto azules. Volvemos a respirar".

Aldrin y Armstrong descansan para comer delicias como bacon canadiense con salsa de manzana o jamón y patatas. Eso sí, todos los alimentos están deshidratados y se presentan en forma de cubos pastosos o en bolsas de plástico que hay que rehidratar con agua.

El tercer astronauta del Apollo, Collins, quedó relegado a un injusto tercer plano

03.56 horas del 21 de julio de 1969

Neil Armstrong desciende por la escalerilla que acaba a un metro del suelo para que las rocas que sobresalgan no la doblen. "Hace falta un buen saltito", afirma antes de darlo y decir su mítica frase: "Es un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad".

Veinte minutos después, Aldrin sale de la nave. Los telespectadores ven a un hombre que parece tomarse un tiempo para reflexionar, sin embargo, Buzz está haciendo sus necesidades antes de bajar de un salto. "El mundo entero estaba mirando, y yo era el único que sabía de lo que en realidad estaban siendo testigos", reconoció el astronauta tiempo después. Al poner el pie en la Luna, Aldrin exclama: "Una magnífica desolación".

Uno de los grandes misterios de aquellas horas es por qué sólo aparece Aldrin en las fotografías. Se dice que el astronauta se cobró su particular venganza por no ser el primer hombre en pisar la Luna y no utilizó en ningún momento su cámara para fotografiar a su compañero.

El presidente de EE UU, Richard Nixon contacta por teléfono con los astronautas. "Hola, Neil y Buzz. Os estoy hablando por teléfono desde el Despacho Oval en la casa Blanca, y ésta tiene que ser ciertamente la llamada de teléfono más histórica jamás realizada."

Durante las dos horas y once minutos que pasan en la Luna, Armstrong y Aldrin recogen muestras, colocan la bandera estadounidense, colocan una placa conmemorativa y dejan las medallas recibidas de las familias de Yuri Gagarin y Vladímir Komarov, las insignias del Apollo en recuerdo de Virgil Grissom, Edward White y Roger Chaffee, fallecidos en el incendio de la nave Apolo 1.

18.54 horas del 21 de julio de 1969

El Eagle despega de la Luna, donde han estado 21 horas y 36 minutos.

17.50 horas del 24 de julio de 1969

El módulo de mando ameriza en pleno océano Pacífico. La misión del Apollo 11 ha terminado con éxito.

Los astronautas son recibidos en Nueva York. Los

Armstrong, Aldrin y Collins pasaron tres semanas de reclusión total en un aislamiento biológico, para confirmar que no estuvidesen contaminados por ningún "organismo extraterrestre". Pocos días después, los tres astronautas inician una gira mundial organizada por el Gobierno estadounidense para sacar un rédito político de su hazaña.


Sobre esta noticia

Autor:
Zaragozacity (22 noticias)
Visitas:
1628
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.