Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bankimia escriba una noticia?

Qué se puede y qué no se puede embargar

11/04/2013 08:00
0

La crisis económica ha incrementado el número de impagos. Ya sean cuotas de la hipoteca, de la seguridad social o una multa de tráfico. En muchos casos, la justicia opta por el embargo de bienes para sufragar la deuda pero no todas las posesiones se pueden retener.

En un artículo publicado hace unos días en invertia.com listábamos los bienes que se pueden embargar y los que no, que se denominan inembargables. Los detallamos a continuación.

image

El impago de las cuotas de la hipoteca, pero también el no sufragar unas multas de tráfico, facturas o no abonar las cuotas de la seguridad social en caso de ser autónomo puede llevar al embargo de algunos bienes. Esto es, al no cumplir con los pagos, un juez decreta que se secuestren algunas de las propiedades del deudor para cubrir la deuda.

Normalmente, se suele determinar el embargo de las cuentas corrientes, los sueldos... Pero en ocasiones no es suficiente y se debe recurrir a otras posesiones. Aquí mostramos un listado de los bienes embargables, según establece el Boletín Oficial del Estado (BOE):

  • Dinero y cuentas corrientes (incluso el crédito de las tarjetas)
  • Sueldos, pensiones, salarios...
  • Productos financieros, intereses o rentas que se dispongan, no importa su procedencia
  • Joyas
  • Objetos de arte
  • Bienes inmuebles

A pesar de ello, no todas las propiedades son susceptibles de ser embargadas. Son los bienes inembargables.

  • Sueldos, salarios, pensiones... Que no lleguen al valor del sueldo mínimo interprofesional
  • El mobiliario y el menaje de la casa del ejecutado así como su ropa y la de su familia
  • Alimentos, combustible y cualquier producto imprescindible para subsistir
  • Bienes cuyo valor supere previsiblemente la cuantía de la deuda
  • Instrumentos profesionales
  • Objetos destinados al culto religioso

Con todo, y para evitar este tipo de sorpresas, antes de asumir una deuda hay que ser consciente de si se le podrá hacer frente o no y, también, estar al día de cualquier pago (multa, facturas...) que se puedan tener.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en