Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Me Marcho A escriba una noticia?

Qué ver en Collioure en 1 dia

15/07/2015 23:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A menos de una hora en coche de la frontera con España, este pequeño pero encantador pueblecito de pescadores francés ofrece, además del espectacular paisaje, un envidiable espacio gastronómico que no deja indiferente a nadie que vaya en busca de la cata de la buena cocina francesa.

Con tan sólo 13 km. cuadrados, Collioure puede recorrerse en un día. He aquí el mío:

Salimos de Playa de Aro y en 1 hora y media nos plantábamos en Collioure a mediodía. Tardamos media hora en encontrar aparcamiento pero al final conseguimos sitio cerca del centro. Nuestra primera parada fue la casa donde vivió sus últimos años Antonio Machado para después adentrarnos en su pintoresco y no por pequeño discreto mercado. Era domingo.

Continuamos nuestra caminata hasta llegar a las orillas del Castillo Real de Collioure, de belleza distinguible. Lástima del día nuboso, tanto las casas como el castillo cobran un color especial a la luz del sol junto al reflejo del agua al romper contra la playa.

Después de tomar un breve café, nos dirigimos a través de sus encantadoras callejuelas hacia la playa de detrás del castillo, donde yace una pequeña posada. Una atrevida osó a echarse un baño a los ojos contemplativos de una familia, que a juzgar por su aperitivo juraría que eran franceses. La pareja y los tres pequeños estaban comiendo baguette. Estereotipos.

De vuelta al centro nos volveríamos a adentrar entre las coloridas calles del pueblo en busca de algún lugar donde comer. La verdad es que me quedé perplejo a cada paso que daba.

Comimos bien. El pescado y las ostras no faltaron en la mesa. Yo soy más de carne y por irónico que pueda parecer. Pedí pollo a la catalana.

Más sobre

Con el estómago lleno continuamos perdiéndonos por el pueblo hasta que llegamos al otro lado de la costa, donde se veía una calle más transitada, una playa con arena más fina, un parquecito donde jugaban los más pequeños junto a sus familias.

Intentamos visitar el castillo de Collioure pero para nuestra desgracia llegamos un tanto tarde y no pudimos pasar. Pasaríamos las horas siguientes degustando las crêpes y galletes bretonas para más tarde llegar a un mirador en lo alto del castillo que, a pesar de estar cerrado el museo, sus inmediaciones seguían abiertas a quiénes tuvieran cuerpo para subir la empinada colina. El paisaje que dejaba atrás, era digno de cualquier película.

Nos fuimos un tanto pronto, sobre las 6 y media de la tarde, pero nos dio sin duda tiempo a recorrer todo el pueblo antes de que anocheciera. Es todo un privilegio vivir tan cerca de este encantador lugar. Un lugar, al que sin duda alguna regresaré, espero más pronto que tarde.

Para más información, no dudéis en entrar a la web oficial de turismo de Collioure

¡Espero que os haya gustado el post!

Artículo enviado por Rubén García, lo podéis seguir en Instagram y Twitter como: @rvben_garcia

Fotos: Todas las fotografías de este post son propias

Fotógrafo: Ángel A. García Gascón


Sobre esta noticia

Autor:
Me Marcho A (280 noticias)
Fuente:
memarchoa.com
Visitas:
4137
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.