Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dysart escriba una noticia?

¡Quiero mi bombilla!

18/06/2009 12:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Promesa incumplida por el Gobierno

Quiero mi bombilla!

JAVIER DYSART

La confianza que tenía se diluye. Estoy amostazado y desnortado. La culpa del desasosiego la tiene Miguel Sebastián y, más concretamente, su plan ‘ bombilla’ . Francamente, el anuncio ilusionante que nos hizo el pasado año el ministro de Industria, de enviarnos una bombilla a los usuarios de la energía eléctricas para afrontar la crisis con el ahorro energético, me dio una gran confianza de talento. Enseguida capté que el nuevo ministro iba por el buen camino.

Lo de menos eran los 49 millones de bombillas que tenía que repartir por toda la geografía nacional, ni los 392 millones de euros que la genial e iluminada idea suponía. Se trataba de una medida oportuna, seria y realista, para colaborar de forma positiva en la debilitada economía de los contribuyentes. Esta iniciativa de gran calado no se le ocurre a cualquiera. Hay que ser ministro o asesor ministrable para que las grandes ideas vean la luz. Además, la original y esperada medida se anunció impulsada por una gran campaña mediática. No era para menos. Todos los usuarios de la energía eléctrica recibiríamos en nuestras casas una bombilla de bajo consumo para ahorrar kilowatios. Acogí la oferta con mucha ilusión.

Era consciente de que, al fin, alguien marcaba esa pauta que durante meses se venía reclamando para afrontar la crisis con eficacia e inteligencia. Con el deseo de no perder el valioso obsequio, advertí a los míos que permaneciesen atentos a la llegada del cartero para recibir la bombilla. A los pocos días la atención hubo que desviarla a las facturas de la compañía suministradora. En lugar del cartero, incluirían un cupón en las facturas para poder retirar el objeto de ahorro en la dependencia de Correos. Desde entonces, inspecciono con detalle las facturas eléctricas que recibo cada mes, pero hasta la fecha, nada de nada.

Ni cupón, ni bombilla. La causa efecto por el incumplimiento de esta promesa significa que, por una simple bombilla, mi economía continúa en situación de agobio y, lo que es peor, sin que nada pueda hacer para mejorar el gasto minorando el consumo eléctrico. Pues eso, dicho queda. Lo prometido es deuda. Ministro Sebastián, ¡Quiero mi bombilla!


Sobre esta noticia

Autor:
Dysart (258 noticias)
Visitas:
211
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.