Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que José Herrero escriba una noticia?

Rajoy y la corrupción del PP

11/04/2010 16:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Rajoy debería irse si no es capaz de demostrar que es un líder

Europa  Press

El que debe abandonar, y pronto, la presidencia del Partido Popular es, sin lugar a duda, Mariano Rajoy. Para liderar un partido político nacional capaz de presidir un gobierno hace falta algo más que haber pasado por una universidad (que hoy tampoco sirve de mucho si tenemos en cuenta que hay más universitarios que estudiantes de secundaria, y están, muchos de ellos, parados o realizando trabajos que nada tienen que ver con sus estudios... u opositando eternamente para intentar el último o primer recurso: ser funcionarios). Y Mariano Rajoy está demostrando que, aparte de su estatura, carece de lo demás para llevar las riendas de toda una nación: carece de liderazgo, de carisma, de tesón y de firmeza.

El caso Gürtel, a los que algunos llaman ya una trama de partido, similar o incluso mayor a la de FILESA que protagonizó en su día el PSOE (en esto parece que ambosvan como los Reyes Católicos: tanto monta, monta tanto), está tomando derroteros impredecibles pero que salpican no a uno ni a dos sino a muchos en diferentes partes de nuestra geografía, desmoronada y vilmente dilapidada por nuestro actual presidente del gobierno ZP, y que, en contra de lo que debería ser, se mantiene por parte de los dirigentes del PP el mutismo de las piedras, la abstración total, el yo no digo mientras que el otro se desdice. ¡Un fiasco total!

Rajoy no ha tenido bemoles para salir ante la opinión pública y dar la cara, su cara aterciopelada por la blanca y absurda barba, y expulsar inmediatamente de haberse sabido al señor Bárcenas, tesorero general de su partido y senador en la cámara baja, de su cargo público y del privado de tesorero. Está imputado, cierto, y no condenado; pero de cara a la opinión pública eso debe bastar para ponerlo de patitas en la calle desde el primer día en que se supo. Y Rajoy se ha mantenido al margen del asunto hasta que salieron a la luz los 50.000 folios de marras. Y entonces también se mantuvo en la mudez, y apenas un tartamudeo reciente, cansado, atribulado, aburrido, aburridor de masas, en el que ha manifestado que le da las gracias a Bárcenas por los servicios prestados (será por la supuesta malversación de más de un millón de euros) y por haber dimitido (temporalmente) del partido y de tesorero, no así de senador, y añade que él no sabe si seguirá de senador o qué hará con él el nuevo tesorero general, Becaría. No, señor Rajoy, así ni se lidera un partido nacional ni se hace uno acreedor de ese liderazgo que se precisa para tomar las riendas de un partido ganador sin que se desboquen los caballos. Usted, lo siento, sobra en el PP. ¡Váyase a comer percebes a su Galicia natal y deje que otro, caso de Esperanza Aguirre o de Mayor Oreja, rija los destinos de su partido para que pueda alcanzar a gobernar el país! De lo contrario tendremos socialismo y socioslistos para rato.

Contra la corrupción, supuesta o nu supuesta, que parece que tiene en sus filas muchos manchadas sus manos del color del dinero ajeno, hay que emplear mano firme y dura, no valen tibiezas, sin contemplaciones. caiga quien caiga. No es de recibo, sobre todo en estos tiempos que corren en los que muchos españoles espantan el hambre a guantazos y la engañan sorbiéndose bien arriba los mocos, que un político como Bárcenas esté imputado por malversación de fondos, aunque sea supuestamente, o que Jaume Matas, más o menos por lo mismo, elude la cárcel pagando en efectivo 3 millones de euros sin suponer nada, que fueron depositados en el juzgado, tiene que dar escalofríos a los españolitos de a pie que ven, vemos, cómo el oficio de político, para muchos, es la forma más rápida de hacerse rico. Cuando uno trabaja para el servicio del pueblo, pueblo que lo vota y lo quita y lo pone, no basta con ser honrado o parecerlo, hay que demostrarlo día a día ante ellos.


Sobre esta noticia

Autor:
José Herrero (13 noticias)
Visitas:
381
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.