Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-nacional escriba una noticia?

El TC rechaza reintegrar al magistrado progresista Pérez-Tremps en las deliberaciones

11/06/2010 13:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Tribunal Constitucional ha rechazado la petición que le hiciera el gobierno catalán de reintegrar a las deliberaciones sobre la sentencia del Estatut al magistrado Pablo Pérez Tremps, que fue apartado de la discusión de este asunto a instancias del PP por haber realizado labores de asesoramiento para la redacción de los preceptos de la norma catalana relativos a las relaciones de la Generalitat con la Unión Europea.

El alto tribunal notificó hoy una providencia, fruto del debate que desarrollo ayer en el Pleno, que rechaza las pretensiones de la Generalitat, que buscaban volver a introducir a Pérez-Tremps en las deliberaciones con el fin de reforzar los apoyos progresistas al Estatut. Argumentaban que, una vez que se ha planteado la votación de la sentencia artículo por artículo, no habría impedimentos para que este magistrado pudiera estar presente en la votación relativa a los preceptos que no se refieran a las relaciones exteriores del Govern.

En esta providencia, los diez magistrados que deliberan sobre el Estatut señalan que no puede entenderse como "hecho nuevo" para justificar un eventual retorno de Pérez-Tremps a los debates "la eventual aplicación de una previsión normativa sobre votación".

Añaden que la recusación de este magistrado, que se acordó en febrero de 2007, es "firme e irrecurrible", y que además la pretensión de la Generalitat no es plausible porque si Pérez-Tremps participa en la votación sobre algunos artículos recurridos del Estatut y sobre otros no se rompería "la unidad del proceso".

Para resolver esta cuestión y, "a falta de una regulación expresa", el Tribunal Constitucional ha tenido que remitirse a determinados preceptos de la Ley Orgánica del Poder Judicial y de la Ley de Enjuiciamiento Civil en materia de recusaciones.

Según manifestaron ayer fuentes del alto tribunal, la propuesta de la Generalitat no tendría además mucho sentido porque las deliberaciones no tienen por qué darse en bloques temáticos, ya que podrían agruparse varios artículos sobre los que, por ejemplo, hubiera unanimidad sobre su inconstitucionalidad, con independencia de la temática de los mismos

NO SE DISCUTI? LA SENTENCIA

Según manifestaron las mismas fuentes a Europa Press, durante el Pleno de ayer no se discutió sobre el borrador de la sentencia que debe presentar como ponente la presidenta del Constitucional, María Emilia Casas, puesto que la preparación de su ponencia aún no ha concluido.

No obstante, está previsto que a principios de la próxima semana Casas comience a repartir su propuesta entre sus compañeros, con el fin de que la vayan conociendo de cara a la convocatoria de un nuevo Pleno para su aprobación.

En principio, ninguno de los magistrados que deliberan sobre este asunto es contrario a ir dictaminando sobre el borrador por bloques o incluso precepto por precepto, basándose en el artículo 254 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) que señala que "la votación, a juicio del presidente (del tribunal), podrá tener lugar separadamente sobre los distintos pronunciamientos de hecho o de derecho que hayan de hacerse, o parte de la decisión que haya de dictarse".

Este artículo añade que, en este caso de votación por partes, emitirá su opinión "primero el ponente y después los demás magistrados por orden inverso al de su antigüedad", mientras que quien presida los debates votará el último. Además, precisa que ""empezada la votación, no podrá interrumpirse sino en caso de fuerza mayor".

Más sobre

Fuentes del TC señalaron a Europa Press que el texto que presenta Casas, que es la séptima versión de sentencia que se discute, es prácticamente idéntico al de su antecesora Pérez Vera, ya podría incluir la declaración de inconstitucionalidad de unos 15 preceptos y otra veintena podrían ser sometidos a interpretación.

FORMAS DE VOTO.

Por ello, y en previsión de que no pudiera alcanzarse el consenso necesario, la presidenta estaría dispuesta a votar artículo por artículo con tal de lograr de una vez una sentencia antes del próximo verano, según manifestó ella misma hace un par de semanas a un grupo de periodistas.

Casas se hizo cargo de la ponencia sobre la sentencia del Estatut el pasado 19 de mayo, después de que el anterior ponente, el vicepresidente de este órgano y magistrado del "bloque conservador", Guillermo Jiménez, retirara el texto que había elaborado antes de someterlo a votación.

Ese día, y tras casi cuatro horas de debates, el Pleno del Tribunal Constitucional no llegó a votar el texto de Jiménez porque el magistrado optó por retirarlo ante la falta de apoyos mostrado por la gran mayoría de sus compañeros. Su borrador preveía la declaración de inconstitucionalidad de una veintena de preceptos y la interpretación de otros tantos, además de criticar duramente el empleo del término "nación" en el Preámbulo de la norma.

Casas asumió la nueva redacción del texto con el fin de desatascar la situación creada tras el fracaso de los intentos anteriores para lograr una sentencia sobre el Estatut. El primer borrador, el elaborado por Elisa Pérez-Vera, fue rechazado el pasado 16 de abril por seis votos contra cuatro pese a sufrir hasta cuatro modificaciones desde su redacción inicial, mientras que el segundo ni siquiera fue sometido formalmente a consideración.

La fuerte división en bloques de los diez magistrados que discuten sobre el Estatut --queda fuera Pablo Pérez-Tremps, recurrido por el PP, y hay una plaza vacante tras el fallecimiento de Roberto García Calvo--, permite pronosticar una gran dificultad para alcanzar un acuerdo que ponga fin a la tortuosa evolución que el recurso del PP ha tenido en el tribunal de garantías.

Casas, junto con el vicepresidente Jiménez y los magistrados Vicente Conde y Jorge Rodríguez-Zapata, es una de los magistrados de este órgano cuyo mandato concluyó en diciembre de 2007 sin que el Senado, a quien corresponde su renovación, haya podido alcanzar el consenso necesario para conseguirlo.

La ponencia de Pérez-Vera fue apoyada, además de por su autora, por la presidenta del Tribunal y los magistrados de tendencia progresista Eugenio Gay y Pascual Sala. En contra lo hicieron los magistrados Vicente Conde, Jorge Rodríguez Zapata y Javier Delgado, todos ellos situados en el sector conservador del tribunal.

En un tercer bloque "ideológico" se situarían Jiménez y sus compañeros del 'sector conservador' Ramón Rodríguez Arribas y Manuel Aragón Reyes (pese a que éste último había sido colocado siempre hasta ahora en el ala progresista), que habrían colaborado estrechamente en la elaboración del borrador que fue desechado el la última reunión que el Constitucional celebró sobre el Estatut el pasado día 19.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-nacional (165963 noticias)
Visitas:
66
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.