Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-sociedad escriba una noticia?

Reconstruyen por primera vez la uretra de cinco niños con tejidos producidos en el laboratorio

08/03/2011 10:33 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Investigadores del Instituto de Medicina Regenerativa del Centro Médico Baptista de la Universidad Wake Forest en Winston-Salem (Estados Unidos) han desarrollado por primera vez a nivel mundial uretras (tubos urinarios) personalizadas y conseguir reemplazar con éxito el tejido dañado en cinco chicos de entre 10 y 14 años. Su avance en ingeniería de tejidos se publica en la edición digital de la revista 'The Lancet'.

Los autores del trabajo informan que tras el reemplazo de segmentos dañados de la uretra (tubos urinarios) en los chicos, las pruebas para medir el flujo urinario y el diámetro de los tubos mostraron que el tejido producido seguía en funcionamiento seis años después como media.

Según explica Anthony Atala, responsable del estudio y director del Instituto de Medicina Regenerativa, "esto es un ejemplo de cómo los métodos de regeneración de tejidos pueden aplicarse a múltiples tejidos y órganos".

El equipo de Atala utilizó un sistema similar para producir vejigas de sustitución que fueron implantadas en nueve niños a inicios de 1998, convirtiéndose en el primero del mundo que implantaba órganos producidos en el laboratorio en humanos. Los investigadores del instituto están actualmente produciendo más de 30 tejidos y órganos diferentes de reemplazo.

Los investigadores produjeron entre 2004 y 2007 uretras para cinco chicos de entre 10 y 14 años utilizando sus propias células. Tres pacientes tenían daños extensos debido a un trauma pélvico y dos pacientes habían pasado por cirugías que habían fallado. Los tubos urinarios producidos en el laboratorio fueron utilizadas para reemplazar segmentos completos de la uretra dañada en la sección que va del pene a la próstata, considerada la más difícil de reparar.

El primer paso en el proceso para producir las uretras de reemplazo personalizadas fue realizar una pequeña biopsia de vejiga de cada paciente. De cada muestra, los científicos aislaron células musculares lisas y células endoteliales, las células que cubren los vasos sanguíneos y otras estructuras tubulares. Estas células fueron multiplicadas en el laboratorio durante entre tres y seis semanas y situadas entonces en una estructura de apoyo tridimensional con forma de tubo uretral. Las células musculares lisas fueron situadas en la parte externa de la estructura y las células endoteliales en el interior.

Las estructuras artificiales, que tenían el tamaño necesario para cada paciente, estaban hechas de material biodegradable. Después de situar las células, las estructuras fueron incubadas durante siete días y el tiempo total de producción varió entre cuatro y siete semanas. Hacia el día seis, todas las áreas superficiales estaban cubiertas completamente con las células.

Después de la incubación, los tubos fueron implantados al eliminar el segmento defectuoso de la uretra y el tejido cicatrizado y fijar los tubos de reemplazo en su lugar. Una vez en el cuerpo, las células continuaron expandiéndose y comenzó la formación de tejidos. Las biopsias mostraron que las uretras producidas tenían capas normales de músculo epitelial y liso en los tres meses siguientes a la implantación.

Las medidas de flujo, pruebas urinarias y cuestionarios a los pacientes confirmaron la satisfacción de éstos medida por la carencia de pérdidas nocturnas, propensión a orinar e infecciones del tracto urinario, síntomas comunes cuando los tubos uretrales se estrechan.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-sociedad (107905 noticias)
Visitas:
619
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.