Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ok.rick escriba una noticia?

Reflexiones de un treintañero

14/07/2009 00:23 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Quién me hubiese dicho con 14 años, que dentro de veinte nadie se iba a acordar de que el mundo estuvo divido en dos?

Los años van pasando y lo que conocimos ya ha quedado obsoleto. Quizás el exceso de canas o el contorno de mi cintura, hace que me replantee el último cuarto del siglo XX y lo que llevamos del siglo XXI.

El tiempo ha pasado volando y todo ha cambiado a una velocidad vertiginosa, hoy en día la frase esgrimida por Bob Dylan, “los tiempos están cambiando”, ha quedado reducida a añicos, ha quedado superada por la propia evolución de la humanidad.

En los últimos treinta años han sucedido tantas cosas como lo acontecido en el siglo XX, ya no existen buenos o malos como antaño, ya no existe ese muro que durante tantos separó el mundo en dos, los héroes, de vida ejemplar, de valores definidos, de luminosa aureola, con los que soñábamos convertirnos se han convertido en gente mundana, con una vida triste, y conocida por todas…, varios ejemplos como el Che (Ernesto Guevara), que durante años fue el ejemplo del hombre perfecto que lo dejó todo, sin pedir nada cambio, para luchar contra la tiranía y llevar la revolución a todo el mundo, un ideal para jóvenes, nos hemos dado cuenta que era un asesino, un terrorista que quería acabar con todo aquello que no casase con su ideal, al precio que fuese, y que su sueño más anhelado era gobernar a toda costa su Argentina natal, o Air Jordan, ese atleta de atleta, ese mítico jugador de baloncesto, que era capaz de suspenderse en el aire durante décimas de segundos, lo suficiente para hacer el mate perfecto, cuya vida privada estuvo envuelta en problemas con el juego, apuestas, e incluso su padre falleció en extrañas circunstancias, etc. Prefiero seguir viéndolos como personajes inalcanzables, de otro mundo, que su vida íntima se quede en eso, en un secreto aún no desvelado, y por mucho tiempo.

Haber disfrutado de la niñez, de la adolescencia, y empezar a saborear la madurez

De lo vivido en mi adolescencia, nada ha quedado indemne, todo absolutamente todo ha quedado en entredicho, todo nos ha superado por el afán actual de derrocar mitos, de lo pasado quede en el olvido, sin darnos cuenta que lo vivido en antaño ha hecho posible que los jóvenes de hoy, conozcan de forma precoz lo que mi generación tardó 16 ó 18 años en saber, lo que tardamos en experimentar.

Todavía recuerdo 14 ó 15 años, a pesar del cambio de voz, del primer bigote, uno seguía siendo un niño, lleno de inocencia, y con ganas de cumplir sueños dignos de una película de ficción, las experiencias sexuales quedaban en un cosa muy, muy, muy lejano, en algo cercano a la utopía…., sí lo trasladamos al hoy en día, ya con esas edades se ha probado de casi todo, quizás se vive demasiado de prisa sin detenerse un segundo, cerrar los ojos y reflexionar que cada edad tiene un momento para experimentar, para probar y que debemos vivir como niños, adolescentes, hombres, y no pasar de la niñez a la madurez.

En resumidas cuentas en un abrir y cerrar de ojos, me he llenado de canas, el acne ha desaparecido, dejando paso a las arrugas, y los dolores me reciben todos los días, pero a pesar de ello, no me arrepiento de lo vivido, de mi experiencia y sobre todo de haber crecido con unos héroes, hoy casi olvidados, y sobre todo de haber disfrutado de la niñez, de la adolescencia, y empezar a saborear la madurez.

Los años van pasando y lo que conocimos ya ha quedado obsoleto


Sobre esta noticia

Autor:
Ok.rick (39 noticias)
Visitas:
845
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

mac (21/07/2009)

la verdad que o te adaptas a los nuevos tiempos o te quedas en el camino. Tengo treinta y siete y vivo a tope, el pasado, pasado está