Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Donpacontraria escriba una noticia?

Reforma laboral o Deformidad laboral

18/11/2010 18:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Estatuto de los Trabajadores hace muchos años que murió, pues empresarios y gobiernos se ocuparon desde muy pronto de limitar su eficacia, los unos contratando en fraude de ley, los otros haciendo la vista gorda a aquellas contrataciones

Cuando las vacas fueron gordas, nadie se preocupó de trasladar a los trabajadores una proporción de los suculentos beneficios empresariales. Ahora, las vacas flacas reavivan el recuerdo de que el trabajador... existe

El actual gobierno ha presentado sus propuestas de reforma laboral, reforma que sigue los pasos de su predecesor presidente de gobierno: José María Aznar.

Por curioso que parezca, el excelentísimo señor don José Luis Rodríguez Zapatero se está situando a la derecha de Aznar, sí, escribo bien cuando pongo a la derecha de Aznar y por ese motivo lo repito.

Si en 1997 Aznar se atrevió a reformar algunos temas relativos a indemnizaciones de trabajo, reduciendo a 33 días por año trabajado, solo alcanzó al colectivo de jóvenes menores de 30 años y a mayores de 45 años, así y todo, se tambaleó por las protestas de sindicatos y partidos políticos cuyas críticas se centraron en la actitud antisocial que abanderaba, con el único beneplácito de la CEOE.

Hoy, Zapatero propone la consecución del objetivo inacabado de Aznar, la indemnización de 33 días por año que alcance a todos y sin las excepciones contempladas por su predecesor. Como diría mi mujer tiene “peremendengue” la cosa.

Si los empresarios no son la “madre Teresa”, deberían aplicarse el cuento y entender que los trabajadores tampoco lo son

En realidad lo más curioso es que el Estatuto de los Trabajadores hace muchos años que murió, pues empresarios y gobiernos (sin distinción) se ocuparon desde muy pronto de limitar su eficacia, los unos contratando en fraude de ley de manera continuada, los otros haciendo la vista gorda a aquellas contrataciones que llevaban el beneplácito de la correspondiente oficina del INEM y los trabajadores... a tragar las ruedas de molino o a engrosar las filas del paro, que es para lo único que pueden tomar decisiones “libres”.

Llama la atención el abanderamiento que los empresarios hacen de los graves costes de despido, aludiendo que estos causan quiebras empresariales y, en definitiva, la ruina económica. Si así fuera, deberían explicar como fue posible que obtuvieran ingentes beneficios, con estas normas, en las décadas precedentes y que es lo que ha cambiado para culpar ahora al alto coste de despido de la ruina económica que atraviesan.

Si los empresarios no son la “madre Teresa”, deberían aplicarse el cuento y entender que los trabajadores tampoco lo son, que un trabajador, normalmente, trabaja por la necesidad de obtener los ingresos necesarios para vivir (mejor o peor, según qué trabajador) y que no siempre tiene la suerte de conseguir el trabajo deseado o más acorde con su formación. Si el empresario hace incumplir horarios, el trabajador no tiene nada mejor que hacer que regalar su tiempo al empresario. ¡Cuánto canalla!

Cuando un empresario se decide a contratar, no pide lo que busca, no, además pide lo que no busca por si en alguna ocasión lo pudiera necesitar, total, por el mismo precio uno puede pedir cuanto se le antoje, el paro está lleno de gente muy preparada. Luego se sorprende por que un trabajador le deje plantado a la primera de cambio, era licenciado y con varios másteres para un trabajo que requería estudios primarios, era bilingüe en un puesto en el que solo se hablaba español y del malo, tenía 3 ó 15 años de experiencia y cualquier inexperto habría servido; ¿así se potencian las empresas? Yo mas bien creo que así se potencian las “infidelidades” y la desidia por el trabajo.

Por el mismo precio un empresario puede pedir cuanto se le antoje, el paro está lleno de gente muy preparada

Y ahora, ¡hasta los gobiernos socialistas están en connivencia con los empresarios!


Sobre esta noticia

Autor:
Donpacontraria (19 noticias)
Visitas:
674
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.