Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jesús Gutiérrez escriba una noticia?

La reforma labotal nos costará una huelga

30/01/2012 21:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Estas han sido las palabras de D. Mariano Rajoy, captadas por un indiscreto micrófono abierto. Pero lo pero de todo es que la reforma laboral no le costará una huelga a él, sino que nos costará a todos nosotros

'La reforma laboral me costará una huelga'. Estas han sido las palabras de D. Mariano Rajoy, captadas por un indiscreto micrófono abierto. Y D. Mariano tiene razón. Toda la razón. Y así nos va.

Pero lo peor de todo es que la reforma laboral no le costará una huelga a él, sino que nos costará a todos nosotros. Vamos, a los que siempre nos cuesta. A los mismos de siempre. A los que siempre -sea lo que sea- nos cuesta.

Porque a los que nunca les cuesta, esta huelga no les costará -como siempre- absolutamente nada. Nada de nada.

La reforma laboral no sólo es necesaria, sino absolutamente imprescindible para esta país. Pero no una reforma "a lo PSOE" (de esas que no reformo nada y por consiguiente en nada se notan las reformas), sino una reforma estructural y profunda, que acabe de una vez con la inoperativa e ineficiente actual estructura laboral.

Una reforma laboral que empiece por unificar la contratación y que deje atrás la inútil distinción entre contratos fijos o indefinidos y temporales. A ver si nos enteramos de una vez que todos los contratos son temporales desde el momento en que un empresario puede rescindirlo (salvo nulidades flagrantes y expresamente prohibidas por la Ley) abonando la indemnización correspondiente.

Un único contrato laboral a tiempo completo o a tiempo parcial. Con una única indemnización por despido de 24 días por año trabajado. Para que cada trabajador devengue dos días por cada mes que trabaja.

Pero con un funcionamiento bastante diferente al actual: Esa indemnización la abonaría, mes a mes, el empresario a la Seguridad Social (incremento de la cotización empresarial) y la Seguridad Social iría constituyendo un fondo a nombre del trabajador.

Esa indemnización la abonaría, mes a mes, el empresario a la Seguridad Social (incremento de la cotización empresarial) y la Seguridad Social iría constituyendo un fondo a nombre del trabajador

Cuando el empresario despida al trabajador, si el despido es declarado procedente, la Seguridad Social devolverá a la empresa esas cotizaciones (con sus respectivos intereses). Y si es declarado improcedente, la Seguridad Social abonará mensualmente su salario al trabajador (de ese fondo, incrementado en sus respectivos intereses). El mismo salario neto que venía cobrando hasta su despido. Hasta que se acabe el fondo. Y sólo a partir de ese momento (cuando se acabe el fondo) el trabajador tendrá derecho a la prestación por desempleo que se establezca legalmente.

Esta es la única forma en la que la empresa podrá regular efectivamente sus plantillas de acuerdo a la situación del mercado. Y la única forma de que no se produzcan casos de enriquecimiento injusto por el trabajador (hoy es despedido e indemnizado y mañana tiene un nuevo empleo).

En consonancia con lo anterior (y dado que hasta la entrada en vigor de esta norma no se habría constituído fondo), los despidos declarados improcedentes devengarán una indemnización (24 días/año trabajado) por el tiempo trabajado en la empresa hasta la constitución de ese fondo, que la empresa no abonará al trabajador, sino a la Seguridad Social, pudiendo hacerlo de una sóla vez (indemnización total) o mensualmente (obviamente con intereses). Y será, en todo caso, la Seguridad Social, la que abone -siempre mensualmente- la indemnización al trabajador. Para ello utilizará, en primer lugar y hasta que se acabe, la indemnización empresarial y, posteriormente, el fondo que se haya ido constituyendo.

Obviamente esta medida elimina, de una vez por todas, los salarios de tramitación, ya que le empresa abonaría la indemnización desde el mismo día del despido y el trabajador cobraría su indemnización mensual desde el mismo día del despido, estando obligado a restituirlo a la Seguridad Social si el despido fuese declara procedente.

Quizá genere inflación (supondría incrementar los costes salariales del orden de un 6, 5%, lo que podría generar entre un 1% y un 3% de inflación general). Pero es mayor el beneficio que el inconveniente.

Un único contrato laboral a tiempo completo o a tiempo parcial. Con una única indemnización por despido de 24 días por año trabajado

Esta es la primera reforma laboral imprescindible. Que debe combinarse con otras muchas. Pero eso será cuestión de próximos posts.


Sobre esta noticia

Autor:
Jesús Gutiérrez (3 noticias)
Visitas:
367
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.