Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miriam Santana escriba una noticia?

Régimen de Incorporación Fiscal

11/03/2020 13:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El análisis del Régimen de Incorporación Fiscal resulta muy atractivo ya que ayuda a las personas físicas dueñas de pequeñas y medianas empresas a gozar de los beneficios de ser un negocio formal al contribuir al gasto público

Antecedentes

En México el 99.8% de las unidades económicas son consideradas Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes), las cuales aportan 42% del Producto Interno Bruto (PIB) y generan el 78% del empleo en el país (Arana, 2018). Por esta razón resulta atractivo analizar las características del Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) para conocer los beneficios que las personas físicas dueñas de este tipo de negocios pudieran obtener al formar parte del régimen. El RIF tiene como objetivo disminuir los negocios informales y alentar a la tributación.

El 8 de septiembre de 2013, mediante la presentación del paquete económico del ejecutivo federal para el ejercicio fiscal 2014, se mostró la exposición de motivos, a través de la cual se presentan las razones por las que se hacen reformas o modificaciones a las disposiciones legales, mismas que incluyen varios cambios en el ámbito fiscal, contemplándose entre otros aspectos específicos en cada una de las normas jurídicas tributarias, la abrogación de la LISR del 2002 vigente hasta el 31 de diciembre de 2013 y entrando en vigor la nueva LISR el primero de enero de 2014 (DOF 11 de diciembre de 2013).

De acuerdo a la exposición de motivos antes referida, muestra que unos de los principales objetivos de la Administración Federal actual, radica en que a través de la participación de todos los sectores de la población se puede lograr un incremento generalizado de la productividad, proyectándose con ello el sostenimiento de la capacidad de crecimiento de largo plazo de la economía mexicana, mejorando con ello el bienestar de la población y la búsqueda de la reducción de la pobreza de manera acelerada. Indudablemente, dicho incremento de productividad conlleva una vinculación estrecha con el fenómeno de la informalidad, aspecto que ha representado un reto económico desde la década de los ochenta. Por tal motivo, en el esquema propuesto por el ejecutivo federal actual mediante el instrumento de estudio, menciona que a través de las facilidades en el cumplimiento de las obligaciones tributarias, son esenciales para que los negocios de nueva creación en nuestra economía, principalmente los de escala menor, se incorporen de inmediato a la formalidad de la esfera tributaria doméstica. En atención a lo anteriormente expuesto, la Iniciativa de Reforma Hacendaria consideró como una de sus principales medidas la sustitución de diversos regímenes fiscales aplicables a las personas físicas con actividades empresariales que presten servicios y/o enajenen bienes por un solo régimen, denominado RIF, permitiéndose con ello el cumplimiento de sus obligaciones fiscales y de seguridad social a través de un esquema con facilidad (Atondo, 2017).

Dicha modalidad de tributación para personas físicas con actividades empresariales, quedó establecida en la nueva LISR en su capítulo II sección II el establecimiento del RIF, sustituyendo de la LISR anterior a los contribuyentes que tributaban como REPECOS y como RI. La justificación en la exposición de motivos sobre dicho cambio, estriba en que para el caso de los REPECOS, consistió en un esquema simplificado para dichos contribuyentes con ingresos de hasta dos millones de pesos, contando con la exención de conservar comprobantes fiscales de sus proveedores y de proporcionar facturas por enajenación de bienes y/o prestación de servicios, limitándose a la emisión de comprobantes simplificados denominadas notas de venta; generándose con ello espacios para la evasión y la elusión fiscal ya sea porque algunos sujetos pasivos aprovecharon de forma indebida dicha modalidad o bien los que interactuaron con dichos contribuyentes se beneficiaron al disminuir las obligaciones de comprobación fiscal y por ende la reducción del pago de sus contribuciones (Presidencia de la República: Iniciativa de Decreto de la nueva LISR: 2013).

Marco teórico

El Régimen  de  Incorporación  Fiscal  (RIF)  tiene  como  finalidad reunir  en  un  solo  cuerpo  a  contribuyentes  personas  físicas  que  se  dedican  a enajenar  bienes  o  prestar  servicios  con  las  limitaciones  en  ingresos  que  la  ley señala,   esto  es,   juntar  en  un  solo cuerpo  a  contribuyentes  con  características afines  con  el  objetivo  de  que  transcurrido  cierto  plazo  se  incorporen  al  régimen general de la Ley del Impuesto sobre la Renta (Manautou, 2016).

 

Con el régimen propuesto se pretende que la incorporación a la formalidad atraiga esencialmente a quienes hoy ya realizan una actividad empresarial, enajenen mercancías o presten servicios y no cumplen sus obligaciones fiscales.

El régimen que se propuso es exclusivo para las personas físicas que realizan una actividad empresarial, enajenan mercancías o prestan servicios; sin embargo, reconoce que en el ejercicio de estos actos hay actividades complementarias o intrínsecas a su realización que los hacen más competitivos o agregan valor a su actividad preponderante, o bien, los animan a adoptar nuevas y sanas prácticas, como lo es la inclusión financiera al usar terminales punto de venta de instituciones financieras o realizar operaciones a través de ellas, al mismo tiempo, que utilizan estos medios para evitar el manejo de efectivo que pone en riesgo su patrimonio(Chávez, 2019).

Permite gozar de los beneficios de ser formal, emitir facturas e informar bimestralmente tus ventas y gastos. Es para las personas físicas con actividades empresariales que obtengan ingresos de hasta dos millones de pesos anuales y realicen:

  • Venta de bienes, por ejemplo: tienda de abarrotes, papelería, carnicería, frutería, dulcería, tianguista, locatario de mercado, entre otros.
  • Prestación de servicios que no requieran título profesional, por ejemplo: salón de belleza, plomería, carpintería, herrería, albañilería, taxista, entre otros.
  • Venta de productos por los que obtienes una comisión, siempre que no sea superior de 30% de tus ingresos totales, por ejemplo: comisión por venta de tarjetas telefónicas, tiempo aire, productos de belleza, entre otros.

Adicionalmente, puedes obtener ingresos por:

  • Sueldos o salarios.
  • Asimilados a salarios.
  • Arrendamiento de casa habitación o local comercial.
  • Intereses. Lo anterior, siempre que el total de tus ingresos en su conjunto no excedan de $2´000, 000.00 (SAT, 2020).

Las personas físicas que se integren a este esquema tendrán descuentos en el Impuesto sobre la Renta (ISR) del 100% durante el primer año, este descuento irá disminuyendo paulatinamente a un 10% a lo largo de los siguientes diez años, que dura el esquema, una vez terminado, deberán tributar en el régimen de personas físicas con actividad empresarial y profesional (Artículo 111 de la Ley del Impuesto sobre la Renta).

Además se otorga un estímulo para los contribuyentes que determinen el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) por sus operaciones con el público en general, consistente en la aplicación de una reducción del 100% del impuesto a pagar siempre que sus ingresos anuales en el ejercicio inmediato anterior no excedan de hasta trescientos mil pesos, o en su caso se le aplicarán los porcentajes de reducción (el cual decrecerá anualmente en 10 puntos porcentuales), según corresponda al número de años que tenga el contribuyente tributando en el RIF (SAF, 2020).

Conclusiones

Con lo anterior se puede ver con claridad que el gobierno está dando  beneficios muy atractivos para las personas con actividad empresarial que cumplan con los requisitos que la ley señala, se podrá disminuir el negocio informal dándole facilidades para ir poco a poco cumpliendo con la totalidad de sus obligaciones en materia fiscal, se espera que aumente la tributación y con ello la federación pueda obtener más ingresos para mejorar la calidad de vida de la sociedad.

Referencias

Arana, D., 2018. Pymes Mexicanas, Un Panorama Para Lo Que Les Espera En 2018. Forbes México. Disponible en https://www.forbes.com.mx/pymes-mexicanas-un-panorama-para-2018 [Extraído el 8 Marzo 2020].

Atondo, J. M. O., Reynoso, L. H., & Gastélum, A. J. M. M. T. (2017). El régimen de incorporación fiscal y su incidencia en el impuesto sobre la renta en México. Revista Global de Negocios5(2), 1-16, [extraído el 06 de febrero del 2020].

Chávez, F. O. (2019). Estudio del Impuesto Sobre la Renta Personas Físicas. México: Taxxx.

Iniciativa de Decreto por el que se expide la Ley del Impuesto sobre la Renta para el ejercicio fiscal 2014, (2013). “Presidencia de la República”, [En línea]. Disponible en: http://www.diputados.gob.mx/PEF2014/ingresos/06_lir.pdf, [extraído el 20 de febrero de 2015].

Manautou, E. M. (2016). Régimen de incorporación fiscal. BIOLEX REVISTA JURIDICA DEL DEPARTAMENTO DE DERECHO15, 1-18.

 

SAF. (06 de febrero de 2020). Atención ciudadana. Obtenido de https://data.finanzas.cdmx.gob.mx/regIncorpFiscal.html

SAT. (07 de febrero de 2020). Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Obtenido de https://www.sat.gob.mx/consulta/55107/conoce-el-regimen-de-incorporacion-fiscal

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Miriam Santana (1 noticias)
Visitas:
4141
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.