Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ep-economía escriba una noticia?

Renault adjudica a Valladolid un coche eléctrico, otro convencional y un motor

06/10/2009 13:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La multinacional francesa Renault fabricará en sus instalaciones de Valladolid un pequeño vehículo eléctrico en el año 2011, un motor "muy ecológico" en 2012 y un turismo convencional en el ejercicio de 2013.

Así lo confirmó hoy el presidente de Renault-España, Jean Pierre Laurent, quien acompañado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; el ministro de Industria, Miguel Sebastián, y el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, presentó el nuevo Plan Industrial de Renault en España, un proyecto que fue ratificado por el Comité Ejecutivo de la firma del rombo a las 12.00 horas de ayer y que cuenta con el visto bueno del director general de la firma, Patrick Pélata.

En concreto y según precisó Laurent en una posterior rueda de prensa, el pequeño vehículo eléctrico que se fabricará en la planta vallisoletana de Carrocerías-Montaje corresponderá a uno de los cuatro prototipos que la multinacional francesa de la firma del rombo presentó en el Salón del Automóvil de Frankfurt, decisión que se conocerá en un plazo aproximado de un mes cuando la empresa informará de los lugares de producción de estos vehículos.

Las perspectivas de la empresa son alcanzar una producción global de 100.000 vehículos en el año 2013 en la fábrica de Carrocería-Montaje de los que 20.000 corresponderán precisamente a este pequeño coche eléctrico, un tipo de vehículo para el que las expectativas son "mayores de las que pensábamos", especialmente para empresas como las dedicadas al reparto de correo, según explicó Laurent.

El presidente de Renault-España aclaró asimismo que habrá distintos motores eléctricos porque este tipo de vehículos tendrán también potencias muy diferentes y anunció que, en principio, la idea es trabajar con motores concebidos en colaboración con algunos proveedores con los que se trabaja en estos momentos.

En cuanto al nuevo coche convencional que se fabricará también en Carrocerías-Montaje de Valladolid, el anuncio "más importante" a juicio de Laurent porque garantiza el mantenimiento de la fábrica, el presidente de Renault-España precisó que se tratará de un coche ECO2 (ecológico y económico) del segmento b al que pertenecen Clio y Modus, los dos modelos que se producen en la actualidad en la planta vallisoletana, aunque Laurent prefirió no dar más detalles al respecto para "no desvelar nada a la competencia", salvo que se adaptará a las necesidades del cliente y a la evolución del mercado.

Dicho esto, informó de que la fabricación del nuevo vehículo convencional de Renault se llevará a cabo en la factoría vallisoletana en exclusiva mundial, como ocurre en la actualidad con el Modus.

UNO DE LOS MEJORES MOTORES DEL MERCADO.

Finalmente, el presidente de Renault-España explicó que el nuevo motor que se producirá en la planta de Motores de Valladolid para ser colocado en los coches de la alianza será ECO2 y será "muy eficiente" a nivel de consumo --menos consumo y menor emisión de CO2 a la atmósfera-- por lo que se atrevió a augurar que será "de los mejores del mercado" en respuesta a las características de los motores del futuro.

El nuevo Plan Industrial de Renault, que beneficiará a todas las plantas de la multinacional francesa en España, ha confirmado también las cuatro carrocerías del Mégane, actualmente en fase de producción en Palencia, y prevé el establecimiento de un "flujo fluido" entre España y la nueva fábrica de Renault en Marruecos que beneficiará, por ejemplo, a la planta de Motores o a la unidad de embutición.

Según los datos aportados por el ministro de Industria, Miguel Sebastián, este plan contempla una inversión de 500 millones de euros para un plazo de cuatro años de los que 70 millones corresponderán al vehículo eléctrico y 300 millones al nuevo coche convencional de la marca del rombo, a lo que Laurent añadió que beneficiará a todas las factorías españolas con el objetivo de apoyar su competitividad.

Miguel Sebastián se mostró convencido en este sentido de que con este nuevo Plan Industrial el futuro de Renault-España está garantizado para los próximos diez años, si bien Laurent prefirió asegurar que habrá "tranquilidad sin problemas" para un plazo de cinco años aunque, a renglón seguido, apostó por acompañar al ministro en su optimismo.

Laurent aclaró también que el visto bueno de Pélata a este nuevo Plan Industrial estuvo condicionado, además, a dos premisas: ser competitivos respecto a las plantas de otros países en los que está asentada la multinacional y que España contase con un plan global para apoyar la producción de vehículos eléctricos.

AYUDAS "BASTANTE SIGNIFICATIVAS".

Este nuevo Plan Industrial parte también de las ayudas aseguradas por los gobiernos central y regional, que se han comprometido a financiar las inversiones y a apoyar las solicitudes que se presenten ante la Unión Europea, así como a agilizar todos los trabajos necesarios para mejorar los temas de logística. Laurent admitió que las ayudas son "bastante significativas" y, a pesar de no concretar la totalidad de la cifra, adelantó que pueden alcanzar en torno al 20 o al 25 por ciento.

Durante la presentación oficial de este nuevo Plan Industrial ante los presidentes del Gobierno y de la Junta, Laurent admitió que se trata de una "alternativa de futuro" a una decisión "ya tomada" por la multinacional, que preveía cerrar una de las plantas españolas en el año 2012.

Según reconoció Laurent, este Plan Industrial no habría sido posible sin el apoyo de las administraciones públicas y de organismos como la Embajada de Francia en España, con las que admitió haber mantenido "multitud de reuniones", además de la representación de los trabajadores.

Jean Pierre Laurent, que se definió como un francés con corazón español, admitió por último que hasta hace diez días no tuvo claro el visto bueno de la multinacional francesa de la marca del rombo a este plan alternativo al cierre previsto para 2012 ya que las exigencias de competitividad eran "muy importantes" y estaba pendiente, entre otros asuntos, la negociación con los sindicatos, a la que se refirió como "bastante tensa" porque la empresa "pedía mucho" y "ellos querían dar poco".

Laurent, que ocupa el cargo de presidente de Renault-España desde el pasado 1 de enero, aseguró que cuando llegó a este puesto decidió no conformarse con la decisión inicial adoptada por la multinacional, como se comprometió ante Herrera y Sebastián ante los que se comprometió a "poner toda la carne en el asador" para sacar adelante su plan alternativo que ha concluido finalmente con éxito, según destacó.

Por último, aprovechó la ocasión para aclarar que las fábricas españolas no han competido nunca con las factorías francesas, también en problemas como consecuencia de la caída de ventas por la crisis, y especificó que el problema más complicado para España era la competencia de otros países con costes más bajos.


Sobre esta noticia

Autor:
Ep-economía (114841 noticias)
Visitas:
95
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.