Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Dbnews escriba una noticia?

El repago o la insumisión fiscal

30/11/2011 20:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageEl copago comienza a extenderse como la fórmula salvadora para la mala gestión de la Administración Pública, que no del ciudadano. La medida es tan ruin que hasta su propio nombre esconde una falacia y es que no se trata de un 'copago', sino de un 'repago' pues, a fin de cuentas, ¿de dónde saca el dinero el Estado? Del ciudadano, que pondría dinero dos veces.

Así, mientras Cataluña avanza en Sanidad lo que se avecina y Andalucía extiende la factura en la sombra a más servicios más allá de los sanitarios, ayer la DGT volvió a hablar de copago de las carreteras por boca de su subdirector, Federico Fernández, que confunde la velocidad con el tocino. Y es que no se puede comparar la restricción del tráfico que tenemos aquí en Londres para entrar en el centro -por problemas de atascos y contaminación- con el repago de carreteras. Según Fernández, "en muchos países se ha pasado a pagar por utilizarlas no solo por temas puramente de financiación sino también como una herramienta para gestionar la movilidad".

En Reino Unido son mínimos los peajes y, de hecho, fue este país el inventor del 'peaje en la sombra', que es mucho más simpático que las facturas en la sombra andaluzas: el conductor disfruta de una vía de pago sin advertirlo porque es la Administración quien realiza el pago directamente a la concesionaria de la vía según el volumen del tráfico real y otros parámetros de la explotación (nivel de servicio, horas de congestión o disponibilidad de carriles...).

Hace ya un año que la Asociación Española de la Carretera (AEC) lanzó su propuesta de copago: un bono de movilidad (con el que se recaudaría entre 20.000 y 25.000 millones de euros al año) con límite de 100.000 kilómetros para los vehículos profesionales y 15.000 para los particulares. A partir de ahí, se abonarían entre 10 y 12 céntimos de euro cada kilómetro recorrido. La tasa variaría en función de factores como si es carretera secundaria, si es hora punta, etc.

Fórmulas que no hacen más que enmascarar la pésima gestión tributaria de las Administraciones Públicas y que se encaminan a minar aún más las economías domésticas. Así no se saldrá de la crisis como quieren los Estados. Jamás. Se retraerá el consumo y entonces, en lugar de tasas de pago por uso, los Gobiernos tendrán que imponer los pagos independientemente del disfrute de los servicios. Dicho de otro modo, habrá que imponer subidas significativas en los impuestos directos, lo que volverá a reducir la capacidad ahorradora de los hogares y, con ello, el consumo.

¿Tan complicado resulta gestionar correctamente el erario público? Al parecer sí. Lo único que medidas como el repago pueden propiciar es el aumento del fraude como fórmula ciudadana de insumisión fiscal. Nadie paga por una botella de agua y, después, por cada trago que da.


Sobre esta noticia

Autor:
Dbnews (402 noticias)
Fuente:
d-bnews.blogspot.com
Visitas:
326
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.