Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Galdo Fonte escriba una noticia?

Republicanos de apariencia

16
- +
24/09/2020 13:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con la conducta antirrepublicana que mantiene en el parlamento la izquierda acomplejada, caracterizada por su colaboración con el Régimen del 78 y no opuesta al mismo, será más probable que consigan antes su propia extinción que el derrumbe de la monarquía

Si no fuera por la información publicada por los medios internacionales y la investigación realizada por los tribunales suizos, las tropelías del rey emérito se mantendrían en el más estricto anonimato, pues la corrupción no solo es de la monarquía sino del propio sistema; es decir, de los sucesivos gobiernos del bipartidismo alternante a los que se han de añadir los gerifaltes de la cúpula de Estado y lo siempre cómplices medios de comunicación, que fueron en mayor medidas los que orquestaron las campañas de manipulación creando a tal fin una aureola del rey como salvador de España.

En esta película de ficción el pueblo solo entró en escena para interpretar por exigencias del guión el papel de extra de tan macabra farsa bufonesca.

Por tanto .los desvíos de conducta protagonizados por el ex jefe de Estado para nada son acciones descontextualizadas, sino la crónica de una corrupción institucionalizada en pleno franquismo que fue tejida durante los cuarenta años de dictadura y que en 1975, Juan Carlos como heredero de Franco hizo suya para mantenerla prácticamente invariable durante cuatro décadas de “democracia” ; sin que las tan propagadas “bondades“ de la Transición fuesen impedimento para mantener sus prácticas de cómo hacer dinero fácil al margen de la ley.

Al hacerse receptor del manual de instrucciones del Caudillo asumió de igual modo su forma de actuar y de entender la Jefatura del Estado; y así, sí el general golpista desde el poder supremo se enriqueció a manos llenas apropiándose de lo ajeno, el ahora rey emérito reinando desde el poderío de un ser supremo mantuvo análoga trayectoria e idéntica finalidad con prácticas igual de turbias introduciendo la variable de camuflar sus prácticas corruptas disfrazándose para la ocasión como bróker, lobbista o viajante de negocios.

La degradante situación viene a indicar que mas allá de las “fantasías democráticas “que se nos cuentan para hacernos creer que la situación ha cambiado, lo cierto es, que la herencia franquista sigue manipulando los hilos de nuestro sistema, ante la incapacidad del Régimen del 78 de subvertir la situación, lo que hace cuestionar en mayor medida a la monarquía como solución adecuada a la reconstitución democrática del estado y mucho mas tras la indigna fuga de Juan Carlos de Borbón

La causa del actual deterioro no es otra que el simulacro inducido por una Transición que lejos de producir una verdadera ruptura afianzó la continuidad de las viejas élites que utilizando la manga ancha de su poderío imposibilitaron la consumación de una democracia integra y plena, con la decidida determinación de establecer en suplencia un régimen al servicio de esa misma “casta” que sigue siendo quien al margen de todo formato democrático diseñan el funcionamiento orgánico del país.

El resto de la izquierda no duda en ejercer de prosélitos de la Constitución incurriendo así en el despropósito de creer que a través de esa vía se puede derrocar a la monarquía

A pesar de tan anómala situación el discurso oficial del pensamiento único ha prevalecido porque durante los cuarenta años de primacía oficialista la izquierda no fue capaz de establecer a nivel estatal un proyecto de neutralización y cuestionamiento del régimen instituido.

 A nadie debe sorprender que la derecha española siga defendiendo la figura del Rey a pesar de sus connotaciones con la corrupción, pues se ha de entender que su adhesión no atiende a aspecto de solidez ideológica con la monarquía, sino porque ésta representa para ellos la continuidad de los valores franquistas y por tanto el mantenimiento de sus privilegios como clase dominante, de ahí su condescendencia con las corruptelas borbónicas y su incondicional apoyo al rey.

Pero lo realmente preocupante es la actitud condescendiente con los excesos de la monarquía que mantienen los partidos de izquierdas que aún siendo teóricos referentes del republicanismo no reparan en cerrar filas en torno a la corona e impedir así que se escrute la corrupción de la Familia Real a la vez de ejercer de cómplice de sus delitos, en el marco de una relación indecente, siendo buena prueba de ello el blindaje otorgado a la monarquía desde las filas socialistas.

De no construirse desde la participación activa del republicanismo de izquierdas, un proyecto consensuado de cambio real, efectivo y coherente la batalla estará perdida, toda vez que de seguir contemporizando con el envilecido rumbo de la monarquía y su corrupción, ésta tendrá garantizada su prórroga sine die, con el agravante que el deterioro democrático del país se hará más ostensible.


Sobre esta noticia

Autor:
Galdo Fonte (445 noticias)
Visitas:
406
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.