Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que www.criterioliberal.com escriba una noticia?

Repunte económico engañoso

24/08/2010 13:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Está visto que la agudeza visual de José Luis Rodríguez Zapatero y de todos sus adláteres es envidiable. Es por eso que desde el PSOE, y desde todas las instituciones que dependen del Gobierno, se vea crecer la hierba y se detecte cualquier brote verde a punto de nacer en nuestro desolado paisaje económico. Pero sus apreciaciones son tan prematuras que, como suele ocurrir con la flor del almendro que se adelanta, se congelan antes de aparecer y de consolidarse.

Se da la circunstancia de que el Tesoro logró adjudicar el pasado día 5 la nada despreciable suma de 3.500 millones de euros en bonos a tres años a un tipo marginal del 2, 306%, porcentaje notablemente inferior al comprometido en la subasta anterior del pasado día 10 de junio que alcanzó un 3, 394%. Una vez terminada la subasta, aparecieron las primeras afirmaciones exageradamente optimistas. Dan por hecho que España ha consolidado ya la confianza de los inversores. No quieren ver que este menor coste de la financiación de la deuda pública española es meramente ocasional y fortuito, debido a los sospechosos test o pruebas de solvencia de las entidades de crédito europeo, entre las que se encuentran los grandes bancos españoles. En todo caso, por mucho que nos digan, nada definitivo que nos lleve a pensar que se está normalizando nuestra situación. La prueba está en que las diversas agencias de calificación no han mejorado un ápice nuestra valoración económica.

Los mismos que han pregonado, antes de tiempo, la consolidación de la confianza de los inversores en España, celebran igualmente, por todo lo alto, el crecimiento de la producción industrial. Y todo por unos datos desvelados por el Instituto Nacional de Estadística en los que se indica que el Índice de Producción Industrial (IPI) creció un 3, 1%, dato que para ellos es francamente esperanzador. Y lo hacen sin valorar previamente el alcance de dicho crecimiento y sin analizar si las circunstancias que lo motivaron son transitorias o definitivas. No quieren ver que ese crecimiento es debido a una mejora manifiestamente ocasional del consumo privado y empresarial por puro interés crematístico.

Se trata efectivamente de un simple adelanto de los gastos en bienes duraderos, por razones tan variadas como la finalización de las ayudas para la adquisición de coches, la implantación de la televisión digital, incluso el interés por seguir el mundial de fútbol y, cómo no, para sustraerse al aumento del IVA que comenzaba a aplicarse el 1 de julio. Incluso se ha adelantado al mes de junio la compra de inmuebles, además de para ahorrarse la subida del IVA, para acogerse a unos beneficios fiscales por la obtención de vivienda que está previsto que desaparezcan a partir del día 1 de enero del próximo año de 2011.

Que esta mejora en el crecimiento de la producción industrial es meramente efímera, queda patente si analizamos los índices de actividad y el comportamiento de cada industria durante el mes de junio. La fabricación de productos informáticos y electrónicos subió un 19, 7%. Igualmente repuntó un 19, 4% la producción de vehículos de motor y remolques. La industria textil crece un 14, 9 % y también lo hace en un 21, 1% la extracción de hulla y antracita. Sin embargo, el retroceso del 20, 3% en la fabricación de material de transporte es sumamente importante, al igual que el descenso del 15, 1% de la reparación e instalación de maquinaria diversa y equipos. También desciende un 8, 4% la confección de prendas de vestir.

La consecuencia de ese gasto adelantado, es cierto, supuso un crecimiento de dos décimas del Producto Interior Bruto del segundo trimestre con respecto al primero, por las circunstancias ya apuntadas. Pues no podemos olvidar que el consumo privado creció un 0, 7% durante el segundo trimestre del año. A pesar de todo no es éste un dato tan boyante como pretenden hacernos creer, pues el crecimiento del segundo trimestre es un 0, 2% inferior al del mismo periodo de 2009. Y así nos encontramos con que julio vertió un jarro de agua fría sobre las ilusiones que se había hecho el Ejecutivo español y todos sus voceros.

El mes de julio vino a poner las cosas en su sitio. Ahí está, por ejemplo, el desplome contundente de la venta de automóviles durante dicho mes y, cómo no, la subida generalizada de precios por la aplicación del nuevo IVA, lo que ha supuesto un repunte de la inflación en cuatro décimas, situándola en el 1, 9% interanual. Es evidente que con estos datos, la situación de la economía española, lejos de ser boyante, vive momentos altamente peligrosos para la supervivencia empresarial. Y más ahora, que han aumentado las dificultades que encuentran las empresas para acceder a la necesaria financiación, al endurecer los bancos la concesión de créditos. Y entre tanto, más de cinco millones y medio de ciudadanos llamando a sus puertas en busca de un trabajo que no aparece.

José Luis Valladares Fernández

Criterio Liberal. Diario de opinión Libre.

Sobre esta noticia

Autor:
www.criterioliberal.com (1605 noticias)
Visitas:
185
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.