Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

La Resistencia es la única que gira hacia el cambio, ¿ Y la derecha?

01/03/2019 04:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Jesús no es un profeta de la muerte, sino de vida y en abundancia

Vida Cristiana

La frase que puso en marcha la maquinaria de la ley de la blasfemia en contra de Venezuela es muy significativa: “Creo en mi religión y en Jesucristo, que murió en la cruz por los pecados de la hu­manidad. ¿Qué hizo vuestro profeta Mahoma por salvar a la humanidad? ¿Por qué debería ser yo la que me con­virtiera, y no vosotros?”. A partir de aquí, las principales organizaciones islamistas piden sus cabezas, se desató la locura en las calles y repetidamente fue instada a convertirse para salvar sus vidas. No se hizo, y la muerte ha rondado sus días durante estos nueve años, las calles de mi tierra.

Jesús no es un profeta de la muerte, sino de vida y en abundancia.

Nuestros jóvenes de la resistencia fueron expuestos a la sentencia de muerte en cada detonación de un detonante opositor y, a la vez, un calvario para sus padres y grupos familiares, otros han entendido el significado de la cárcel, un largo periplo de lucha internacional hasta llegar a la Organización de Naciones Unidas, ONU. Otros, han salido del país a buscar refugio en otros territorios del Continente y del exterior.

La consecuencia de todo esto, es que he visto a un mayor número de adolescentes reuniéndose bajo la figura del islam y el Corán en sus manos. Esta situación interna se convierte en una situación de fe como de pureza, se insta alejarse de las capillas religiosas y no mirar hacia el calvario.

Sin duda, desde 2010, es un camino de torturas para ambas partes ante la cesantía de empleos y la escasez de alimentos, los pocos que se consiguen con alto valor económico.

La entrevistadora de un programa sobre el tema, desde Miami se acerca a un grupo de chicas: “¿Os consideráis adictas al móvil?”, pregunta. “¡Y tanto!”, responden alborozadas. Nada de subterfugios ni mentirijillas. Nada de frases solemnes y valerosas al estilo de Alcohólicos Anónimos (“Me llamo Miriam y soy alcohólica”). Al contrario, las tres proclaman su nomofobia con risueño desparpajo. Una de ellas explica que cuando se palpa el bolsillo y no encuentra el smartphone el corazón se le pone “a mil”. Y le hace gracia

. A continuación, la entrevistadora habla con un hombre joven que dice trabajar en una agencia publicitaria y que se declara, con rotundidad, “adicto total”. “¿También en el trabajo?”, pregunta ella. Él dice que claro, que en las reuniones todos tienen el móvil a mano porque “las ideas fluyen mejor”. Hace treinta años, en editoriales y agencias publicitarias, las ideas también fluían mejor si se tenía a mano un whisky y un cigarrillo. Muchos eran adictos, pero al menos no hablaban de su adicción a tontas y a locas entre risitas conejiles: se la tomaban en serio

Reacciono impulsivamente, cuando leo las redes sociales, hay mucho atrevimiento y, quienes residen en el exterior, no sienten dolor por Venezuela o, por sus hijos y familiares sí, todavía están acá. Hay que tomar nuestro corazón y colocarlo encima de la mesa y razonar, dejar de herirnos y crear xenofobias. Tomemos unos días de reflexión y, a puerta cerrada, sin meternos en ningún lio, asumamos la credibilidad del proyecto político de Venezuela.

Trump, Xi y Putin no juegan, quieren repartirse a Venezuela para fragmentarla en tres pedazos,

Desde el exterior es fácil opinar y nombras a un dios religioso, cuando la lucha por el poder nos lleva a otra realidad, dejemos de velar intimidades en las redes sociales, no es tiempo de juegos, estamos atrasando los programas por cumplirse.

Ojalá en vez de sobresaltarnos hablando de traición se hubieran tomado un tiempo para analizar si la izquierda puede permitirse fraccionarse aún más. Sólo eso. Tendrán ustedes una manera de hacer este tipo de cálculos. Habrá expertos, politólogos, algo. Quizás todavía estén a tiempo. Porque lo único que pueden hacer ahora es estudiar, técnica y fríamente, cuál es la fórmula que tiene más posibilidades de frenar a la derecha que pacta con la extrema derecha. Y ponerla en marcha, sentimientos aparte. Es su trabajo. De ese modo, quizás llegue la hora en que podamos recordar con benevolencia aquel maldito día en que decidieron abrirnos su corazón.

Trump, no se tirará a una aventura, acá sin un ejército que le abra camino, en caso contrario, tendríamos otra Libia, Siria o Irak, los drones no reconocen venezolanos o de derecha. Se ha perdido tiempo, mucho tiempo, la perspectiva es otra, ofendernos por las redes sociales, creyéndonos norteamericanos. Trump cambia de planes y sí interviene es por nuestro petróleo y uranio de manera directa.

Es la dimensión real de la violencia contra los venezolanos de derecha e izquierda.

 Un tercio del aforo, La Resistencia es la única que le hace el trabajo a quienes opinan desde el exterior, tomando su Martini en República Dominicana, la tierra de la traición Se percibe en ellos un deseo encendido de vivir experiencias nuevas, de alto voltaje emocional. La necesidad casi desesperada de escapar de su realidad. Volar. Un inmenso anhelo de libertad, que se estrella, paradoja pura, con la obediencia absoluta a las instrucciones de un hipnotizador. No es poca la tentación de extrapolar estas conclusiones a la rabiosa actualidad, y más aún. Muchos traicionaron a nuestros jóvenes en las calles de Caracas.

 es el marketing, mientras la sangre de nuestros jóvenes de La Resistencia, seguirá rodando por nuestras calles.

Debemos, tener la dimensión real dela violencia, tener una verdadera percepción que tiene esa experiencia, siempre los fruteros que aparecen en la mesa, no son de plástico y, tienen una autoría, tengamos cuidado, queremos una ruptura de país, pero, cuidado con los personajes que intervienen ellas, la tendencia es muy clara, ojala no seamos las victimas de esta tendencia por culpa de una parte de la derecha irresponsable que juguetea con el poder, sin respetar a la sociedad, que somos nosotros.


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1183 noticias)
Visitas:
5473
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Personaje
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.