Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que John Miller escriba una noticia?

Respuestas literarias a esta época de crisis

15/03/2021 19:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Por Eduardo Sanguinetti , filósofo y poeta (Buenos Aires)

"Tratar en paz y silencio las urgencias más inmediatas de la humanidad" De mi nouvelle Morbi Dei (Ed.Corregidor, 1985)

Viejo transeúnte de búsquedas en los caminos de la historia de la cultura y el rastro de sus hacedores, resulta agradable, en ciertas ocasiones, mostrar y señalar, sin remisiones ni alternativas, la continuidad escandalosa de estafas que nos presentan, los hacedores de realidades perturbadoras de genio y de idiotez, devenida en crónica de encuentros clandestinos con el "deber ser" y encuentros comprometidos con allegados a la farsa reinante... compromisos políticos presentados como el ideal del milenio, eminentemente destinados a ser verdugos de una sociedad que permanece en estado de incertidumbre insoportable.

Tragedia de un tiempo deplorable, de actores y espectadores intercambiables en sus roles de marionetas de un destino que se remite a una puesta en escena multiforme de la 'contramemoria', que ratifica la pérdida de unicidad y veracidad, en permanentes formas de representación de lo real presentes en un metalenguaje excluyente.

En el amplio entramado de discursos apócrifos de la contemporaneidad, pueden reconocerse, como paradigmas innegables, los relatos que, desde la ficción, indagan, representan la realidad oculta, mediata e inmediata de una Argentina decadente.

Si sobre el filo de la revolución de 1789, un incendiario como lo ha sido el Marqués de Sade, proclamaba todavía: "¡Franceses, un último esfuerzo si queréis ser libres!", para mí, ya no hay esfuerzo que valga 230 años después. Todo se ha perdido irremisiblemente y sólo queda la puerta estrecha de las buenas intenciones del colaboracionismo con la mentira elevada a símbolo, de ninguna fe y el camino a la cloaca.

Comienzo por ser sincero conmigo mismo, una práctica habitual, para nada deleznable y que, a fuerza de husmear en los basureros de este sistema, de esta sociedad y en las zonas más viscerales y reprimidas de la conducta humana, acabó con romper con todas las barreras, prejuicios y convenciones que pesan sobre la forma de representación del mundo y del hombre... impuestas por la moral habitual, las buenas costumbres de una comunidad hipócrita y cobarde que se asimila a cualquier propuesta impuesta por personajes clausurados por la dignidad y la ética, en franca retirada de nuestras prácticas de vida-sobrevida.

Más sobre

No deseo que nada falte en mi desengañada enunciación de suciedades que propongo, a modo de lograr un efecto revelador en mentes anestesiadas, dormidas, en el cuadro milimétrico, de una civilización en caída libre, expoliadora, ni la autopsia minuciosa de las instituciones, la religión, la familia, la amistad, el proxenetismo, el amor y el papel de cierta ciencia, entrevista ahora como un mundo de tedio y putrefacciones lentas, de delirio frío y razonado.

En este proceso revelador que propongo, en la que imputó a la suprema grosería de políticos de ocasión, intelectuales de 'patisserie', artistas conmovedoramente espantosos, infiltrados a conveniencia de mercachifles destructores de la cultura, hoy devenida en una construcción escatológica, de la razón burguesa, tan afín al espíritu de la sociedad argentina, inconciliable con la verdad, representando torpemente el rol de enunciadores del discurso vacuo que ha sentado reales en una Argentina réproba, relegada a la zona de lo "innombrable".

También mi obra, es 'clave', para una generación traicionada, condenada al ostracismo más feroz, pero a la vez constituye una revelación, para muchos sórdida y anonadante, de que los "grandes principios" tan proclamados en discursos anodinos de gobernantes "á la carte", o por informantes de trama mafiosa de medios censores y criminales, son moneda falaz y maleable, en un mundo en que los valores humanísticos, se derrumban sin alternativa posible de ser salvaguardados.

Las respuestas literarias o los caminos que se abren a esta situación de crisis, serán múltiples: el "acto gratuito" de "Las cuevas del Vaticano" (1914) de Andre Gide, el 'honor' frío e ingobernable de "La metamorfosis" (1917) de Kafka, la 'oscuridad' y el carácter disolvente de la "Tierra baldía" (1922) de T.S.Eliot, la fractura del "Ulises" (1922) de James Joyce, la visión fantástica en la "Invención de Morel" (1940) de Adolfo Bioy Casares, las exploraciones de los surrealistas y la actitud subversivamente coherente de poetas como Boris Vian, René Crevel y Antonin Artaud, o bien ese tumulto de lirismo, euforia, nihilismo, visión degradada del mundo, pesadillas, humor, sinceridad, pasión, exaltación, epifanías y candor que estalla en mi nouvelle "Morbi Dei" (1985), iniciación vital de un excluido, cual prólogo intentado de una vivisección cruenta que pone de manifiesto los mecanismos más íntimos de la condición humana.


Sobre esta noticia

Autor:
John Miller (1058 noticias)
Fuente:
blogdeleonbarreto.blogspot.com
Visitas:
710
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.