Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Alberto D.c. escriba una noticia?

Revolución ciudadana. Es la hora

19/04/2011 18:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Hasta cuándo hemos de aguantar el latrocinio económico y personal?. Este gobierno, presuntamente de izquierdas, ha traicionado todos y cada uno de los valores del progresismo que, durante un siglo, tanto ha costado conseguir

Pasa el tiempo, hace más de tres años que comenzó esta crisis; una crisis que parecía, en palabras de ZP, una pequeña ralentización, pero se ha convertido en el inicio de la destrucción de la Europa social; esto último un ejemplo para el resto del mundo, que siempre ha mirado a la vieja Europa con envidia por sus políticas sociales. Poco a poco, nuestro viejo continente se va convirtiendo en una empresa privada, regida por oligarcas cuyo único fin es amasar fortuna y poder a costa de los ciudadanos más débiles. Durante décadas, esto ha pasado de soslayo para la mayoría de europeos, en parte porque los más débiles no dejaban de ser una minoría en relación al resto. Ahora todo ha cambiado, sobre todo en nuestro país. Cada vez es más numerosa la parte de la población "débil", quizá ya no es una minoría, sino un importante colectivo que ya NO ES AJENO a nuestra existencia diaria.

Tenemos un gobierno europeo de lo más oscurantista; sabemos que hay un parlamento, que incluso existen los llamados eurodiputados, pero desconocemos en gran medida lo que allí se cuece. No sabría decir si es por dejadez de los ciudadanos, de los gobernantes o ambas cosas, pero sí tengo claro que cuando estos últimos quieren hacer saber algo al pueblo, lo consiguen, queramos o no.

En los últimos tiempos, los recortes sociales, las leyes restrictivas, las privatizaciones y demás políticas neo-liberales, ha sido el argumento principal para llevar a cabo el latrocinio descarado del Estado del Bienestar. Lo último que quieren aprobar es la congelación o moderación -eufemismo al canto- de los salarios durante décadas. Si nos ceñimos a nuestro país, los banqueros y demás potentados "padres de la patria", se permiten el lujo de "aconsejar" las medidas que los ciudadanos necesitamos, todas ellas orientadas a conseguir más privilegios y beneficios para ellos y a esquilmar aún más si cabe los derechos de los trabajadores, amén de sus bolsillos.

Ya hace tiempo que Europa ha dejado de ser el paradigma de la democracia, a pesar de que nuestros dirigentes siguen mostrando a la UE como ejemplo de libertades. En Francia tenemos a un bufón llamado Sarkozy, en Italia, a un trasnochado octogenario, fascista, homófobo y machista que atiende por Berlusconi y en Alemania a una señora intransigente que se permite el lujo de dirigir el destino de Europa entera sin tener en cuenta las diferencias culturales de cada país; su única guía es la cuenta de resultados. Y en España tenemos al más torpe de todos, lo cual tiene mérito después de lo dicho anteriormente. Zapatero ha entregado España, nuestro país, a los banqueros y corporaciones poderosas, dejando al ciudadano que le votó a su suerte.

No tenemos alternativas serias y viables, la mediocridad es moneda común y, en realidad, nos gobierna una plutocracia desde hace siglos

No estamos dirigidos por alguien al que hayamos elegido, pues tal y como está organizada nuestra "democracia", no nos queda más remedio que votar a uno u otro, nos guste o no. No tenemos alternativas serias y viables, la mediocridad es moneda común y, en realidad, nos gobierna una plutocracia desde hace siglos. Ellos -los poderosos- son los que deciden quién pone la imagen, pero los hilos los mueven a su antojo. Nos hacen creer que somos el pueblo el que elige, pero como muchas otras cosas, no es más que un engaño perfectamente orquestado.

Por lo tanto nos toca a nosotros, al pueblo, desintoxicar la vida política y social de este país y, por extensión, de Europa. Ya hay precedentes en otros países en cuanto a la no aceptación de las normas capitalistas y neo-liberales que nos han impuesto como si no hubiera otra forma de funcionar. La crisis que mencionaba anteriormente no la hemos creado los ciudadanos, pero sí somos los que la estamos pagando, y muy bien por cierto. Los especuladores, los capitalistas, ricos, banqueros y ejecutivos ambiciosos han llevado al país a la quiebra, pero lejos de sufrir ellos las consecuencias, resulta que en pleno huracán financiero tienen más beneficios que nunca. ¿Alguien me lo puede explicar?.

La realidad es que el pueblo, y aquí puedo emplear la palabra SOBERANO, es el que tiene en su mano cambiar las tornas. La gente no desea lujos, ni riqueza, ni prebendas; la gente desea vivir con tranquilidad, sin sustos ni penalidades, no es pedir mucho y lo realmente claro de todo esto es que se puede hacer perfectamente. El pueblo tiene el PODER y ha de hacer uso de él. Siempre ha habido motivos para movilizarse, pero ahora más que nunca nos lo han puesto en bandeja. Dejar pasar la oportunidad de revelarnos contra el poder establecido durante siglos no tendría perdón por parte de nuestros hijos, nietos y generaciones futuras, porque una cosa está clara, si no lo hacemos nosotros, ¿qué futuro le dejaremos a ellos?.


Sobre esta noticia

Autor:
Alberto D.c. (2 noticias)
Visitas:
373
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.