Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Robots artificiales controlan nuestra inteligencia

19
- +
08/11/2017 16:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Todos, con los ojos vendados, no observaban la realidad, el tiempo, nuestro jugador a presidente eterno, jugaba a favor de él para permanecer en el poder

Fuente Literaria/ Relatos de Ciencia Ficción, 01/21 

Un silencio, se hizo en mi tierra, Venezuela. Un gran agujero se abrió para hacer notar la salida de una esfera metalizada, en cuyo interior el dictador, venía acompañado de un grupo de novatos, todos vestidos de negros para advertirnos que el mundo se encontraba sumergido en una nueva crisis promovida por un grupo político que tiene una moderada influencia mundial.

Todos, con los ojos vendados, no observaban la realidad, el tiempo, nuestro jugador a presidente eterno, jugaba a favor de él para permanecer en el poder.

Las cámaras transmitían su alocución, mediante el satélite y, su mensaje duraba hasta cuatro horas, su sede de gobierno se encontraba en un punto neutro entre la luna y la tierra. Las teorías políticas ya no existían, solo   lo económico. El cambio climático permitía que lloviese con regular intensidad. El proyecto de gobierno ha fracasado.

Mi nave, al entrar al agujero negro para asentarse en un asteroide de mediana capacidad, apagó sus motores de una manera repentina por las fuerzas magnéticas que ese lugar confluyen. Aunque, nos encontramos a cielo abierto.

. La iglesia desde un principio intento sabotear el proyecto, pero al final la ciencia se impuso.Pasaron las semanas, los meses y la gente miraba al cielo y seguía viendo el agujero que ya era tan familiar como nuestra amiga luna. Esperaban ver al jefe supremoMe dirigía al trabajo esa mañana, cuando las televisoras emitieron un sonido como el de un trueno, pero como cien veces más fuerte, me dejo a mí y a todos los que estábamos en la calle paralizados. Todos pensamos lo mismo, que el agujero se había cerrado y que los científicos lo habían logrado. Pero al alzar la vista al cielo, no solo seguía viendo el maldito agujero si no que algo salía de él. No podía creer que era lo que mis ojos veían. Empezó con un pico y no paraba de salir aquella extraña nave que nadie nunca habia visto jamás, solo en películas. Cuando termino de salir toda aquella masa de acero lo primero, que hice fue mirar a la gente de mi alrededor. Mi sorpresa fue cuando a la mayoría de la gente la vi de rodillas mirando a la extraña nave. En eso me vino un pensamiento. La forma de la nave la conocía. Claro....... grite tiene forma de cruz. Pero como la cruz de la iglesia.......... hay que seguir suplicando para la paz y llegue alimentos.

No he logrado teletransportarme en los últimos dos meses, la rutina se hace presente porque los bancos intergalácticos no tienen dinero efectivo en sus cajas y los centros de descanso para internautas tienen los baños cerrados, de verdad, los ruidos molestos vuelven a molestarme y mi cerebro da de un lugar a otro.

De mi madre, no sé, desde hace un año, mis hermanos son de otra galaxia, viven perdidos, como muchos de mi familia

Me vuelvo, sobre mis pasos, el panorama que rodea no es agradable, sé que viene una guerra civil y, hay que tener suficiente comida en las alacenas y los aviones preparados para tomar el camino de los cerros, más allá de las laderas que cubren las ciudades. Realmente, todos se encuentran confundidos y para poder salir, hay que guerrear muy fuerte y el esfuerzo, se esfumo en el pasado.

De mi madre, no sé, desde hace un año, mis hermanos son de otra galaxia, viven perdidos, como muchos de mi familia, poco, viven de sus sueños y la aurora los sorprenden, hay que estar avistados de cada rincón de nuestras vidas y correr, hacia la puerta de salvación.

Abro mis ojos. De nuevo la sensación de malestar. Me levanto del suelo y salgo corriendo del edificio. Menos mal que desde adentro no necesito llave para abrir la puerta. Corro desesperado hasta la oficina para buscar la llave y poder ver quien está dentro de mi departamento. ¡No puedo ser yo! ¡Yo estoy aquí! Así, me sucede, salgo en astral y no me estoy controlando, es el tipo de alimentación que estamos recibiendo los venezolanos, sin proteínas y las pestes endémicas regresaron y, no hay medicamentos.

Realmente, ¿Qué está pasando? Nadie se enfoca en su trabajo y prefiere estar en curiosidad en el espacio interplanetario y desean tener vivencias paralelas y ser controlados por una inteligencia artificial y robots.

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (166 noticias)
Visitas:
665
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.