Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Julián Recuenco escriba una noticia?

Rutas por Roma

25/05/2011 08:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Roma, con sus cerca de dos mil ochocientos años de historia, es una de las ciudades más antiguas de Europa, que es lo mismo que decir más antiguas del mundo. Por ello, caminar por sus calles es también caminar por la historia de la civilización

Así, se puede empezar la visita por la ciudad imperial. Queda todavía de este período dos grandes conjuntos termales, las termas de Caracalla y de Diocleciano. Si las primeras se encuentran en las afueras de la ciudad, las otras se hallan no demasiado lejos del palacio del Quirinal. También son interesantes los sucesivos foros imperiales, un conjunto monumental en el que se pueden destacar como edificios más importantes, la columna y el mercado de Trajano, la basílica Ulpia, y los templos de Marte, Venus, Minerva y el templo de la Paz. La visita a esta parte de la historia de Roma se puede terminar con dos conjuntos no muy diferentes entre sí: el Circo Máximo, convertido en la actualidad en una superficie elíptica y desmochada que sin embargo permite todavía al visitante apreciar el esqueleto de su estructura; y el Coliseo, el anfiteatro más famoso de todo el imperio, y el resto de monumentos que lo rodean.

Pero Roma es también la ciudad de los cristianos. Todavía se pueden visitar las catacumbas, el lugar en donde los primeros cristianos crearon una ciudad subterránea con el fin de poder practicar su religión a ocultas de los paganos. Además, frente al arco de Constantino el visitante se puede acordar de aquel emperador romano que, gracias a una visión previa a la batalla del puente Milvio, significaría el principio del fin de la Roma pagana. Por otra parte, aunque también es un monumento de origen pagano el Panteón de Agripa, mandado construir en el siglo primero y dedicado a todos los dioses del panteón pagano, fue después consagrado al Cristianismo en el siglo IV. Finalmente, la basílica de San Pedro, al otro lado del Tíber, se halla levantada sobre el lugar en el que fueron asesinados los primeros mártires cristianos, en tiempos del emperador Nerón.

Aquí, en la enorme basílica del Vaticano, se unen las trazas de Sangallo y Bramante, de Miguel Ángel y de Carlos Maderno. Y aquí se puede iniciar también una nueva ruta, la ruta de la Roma papal, la ruta del renacimiento y del barroco. La ruta que pasa por los grandes basílicas, por San Juan de Letrán y por San Pablo Extramuros, o por Santa María la Mayor, la obra más conocida del arquitecto Ferdinando Fuga.

Es la ruta que pasa también por las iglesias más pequeñas. Porque Roma es la ciudad de las mil iglesias, y porque todas las iglesias de Roma guardan, tanto en su fachada como en su interior, algo que decirle al experto en la historia del arte: San Pietro in Vincoli guarda en uno de sus altares el famoso Moisés de Miguel Ángel; San Carlos de las Cuatro Fuentes es en su conjunto obra de Borromini; San Carlos del Corso tiene una grandiosa cúpula, visible desde muchos rincones de la ciudad, obra de Pietro de Cortona; en Santa María del Popolo pueden apreciarse obras de artistas tan dispares como Bernini o Rafael; la Trinita del Monti tiene hermosos frescos de Volterra; en San Luis de los franceses destacan diversos cuadros de Caravaggio sobre la vida de San Mateo; …

Y si el viajero está cansado de tanto arte, también se puede cerrar la visita a la ciudad con una ruta por la roma cinematográfica, y en este sentido nos bastaría con hacer el mismo recorrido que hicieron Audrey Hepbrun y Gregory Peck, de la mano de William Wylder, en “Vacaciones en Roma”; un recorrido que tiene una de sus etapas más importantes en la Boca de la verdad”, en el atrio de la medieval iglesia de Santa María in Cosmedin, en la pétrea boca que, según la leyenda, se cierra, irremediablemente, sobre todo aquél que no dice la verdad. Un recorrido que no puede finalizar en ningún otro lugar que no sea la conocida Fontana de Trevi, donde una empapada Anita Ekberg enamoró para siempre a Marcelo Mastroianni, y con él a todos aquellos que consideramos “La dolce vita” una de las grandes obras maestras de la cinematografía universal.


Sobre esta noticia

Autor:
Julián Recuenco (14 noticias)
Visitas:
3115
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.